EE.UU. y UE intentarán mañana apaciguar sus conflictos comerciales

Dirigentes de los dos bloques económicos más poderosos del mundo se reunirán en Lisboa para intentar disminuir la lista de litigios comerciales que las separa, la cual ha aumentado desde que en diciembre pasado terminara en fracaso la apertura de una nueva ronda de negociaciones para liberalizar el comercio mundial en Seattle.

30 de Mayo de 2000 | 11:47 | EFE
LISBOA.- La Unión Europea (UE) y Estados Unidos tendrán ocasión mañana, miércoles, de apaciguar sus conflictos comerciales en la tradicional cumbre semestral que reúne a los dirigentes de los dos bloques económicos más poderosos del mundo.

La lista de litigios comerciales entre las dos partes aumenta, en vez de disminuir, desde que terminó en fracaso la apertura de una nueva ronda de negociaciones para liberalizar el comercio mundial en Seattle (EE.UU.) el pasado diciembre.

La cumbre, última del Presidente Bill Clinton en Europa, puede servir "para apaciguar las disputas o echar más leña al fuego si cada una de las partes reprocha a la otra alguna de sus prácticas comerciales" según fuentes diplomáticas.

El último conflicto es el sistema de "Corporaciones de Ventas al Exterior" (Foreign Sales Corporation) estadounidense, que la UE denunció ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) como un esquema oculto de subvenciones a la exportación del que se benefician grandes empresas como Boeing o Microsoft.

La OMC ha dado de plazo a EE.UU. para modificar el sistema hasta el 1 de octubre, pero el plan alternativo que ha presentado la administración norteamericana ha sido rechazado ayer por el comisario europeo de Comercio, Pascal Lamy.

Este sistema, según los europeos, sirve a las grandes multinacionales estadounidenses para establecer una sociedad pantalla en un paraíso fiscal -principalmente las Islas Vírgenes, Barbados y Guam- a través de los cuales exportan al resto del mundo ahorrándose 250.000 millones de dólares anuales en impuestos, entre un 15 y un 30 por ciento de la carga fiscal de cada empresa.

Lamy considera que las modificaciones que ha propuesto EE.UU. a este sistema para ajustarse al fallo de la OMC son "insuficientes", lo que significa que la UE volverá a apelar al arbitraje de esa organización.

Esta nueva disputa se suma a las que EE.UU. mantiene contra la UE por el régimen de importación de banano, las prohibiciones europeas de importar carne con hormonas o nuevos productos biotecnológicos norteamericanos, que cada vez parecen más enquistados.

La negativa de varios países de la UE, entre ellos España, a aceptar un régimen de importación de banano que provocaría la desaparición de los productores autóctonos, como en las islas Canarias, deja pocas posibilidades para que haya una solución sobre la mesa antes de un mes, cuando expira el plazo que dio la OMC.

La nueva propuesta que anunció Bruselas la semana pasada para regular el uso de hormonas en la carne de vacuno tampoco modifica la prohibición de importar carne norteamericana vigente desde 1996 y son mínimas las perspectivas de que se levante la moratoria para autorizar la venta en Europa de nuevos productos biotecnológicos fabricados en EE.UU., que data de 1998.

EE.UU. podría replicar este inmovilismo europeo con sanciones comerciales contra productos europeos más dañinas que las que tiene en vigor, con la autorización de la OMC, instaurando un sistema de "carrusel" en el que periódicamente variaría la lista de productos de la UE a los que se aplicarían restricciones a su llegada a la frontera estadounidense.

Con todo este menú de litigios, que puede ampliarse si los norteamericanos plantean el problema de las supuestas ayudas públicas al consorcio aeronáutico europeo Airbus o la polémica sobre los silenciadores aéreos ("hushkits"), será muy difícil que en Lisboa ambas partes concreten un plazo para relanzar la ronda negociadora de Seattle.

Lamy planteará a su homóloga norteamericana, Charlene Barshefsky, esta posibilidad, aprovechando que China puede incorporarse antes de final de año a la OMC, pero las posibilidades de arrancar un compromiso son "remotas", según fuentes norteamericanas en Bruselas.

EE.UU. esta inmerso en el proceso de elecciones presidenciales, que el próximo noviembre podrían provocar la sustitución de la administración demócrata del Presidente Bill Clinton por una republicana encabezada por George Bush.

La UE achacó el fracaso de Seattle a la proximidad de esa cita electoral, pero según responsables norteamericanos el principal problema es la dificultad de ambos bloques comerciales para "ponerse de acuerdo en una agenda de asuntos a tratar antes de relanzar Seattle y después convencer al resto de los socios de la OMC".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores