Los quince aceptan la entrada del euro en Grecia

Ya desde el próximo 1 de julio, Grecia participará en las reuniones de coordinación entre los países participantes en la moneda única que se celebran justo antes del Consejo de Ministros de Economía y Finanzas de la UE.

19 de Junio de 2000 | 09:17 | EFE
FEIRA.- Los líderes de la Unión Europea decidieron hoy, lunes, admitir a Grecia como duodécimo miembro de la la unión monetaria a partir de 2001, informaron fuentes de la Comisión de la UE.

A partir del próximo 1 de enero, el cambio de la dracma quedará fijado de forma irrevocable frente a las otras monedas que participan en el euro.

En Grecia y los actuales Once los billetes y monedas empezarán a circular un año más tarde, en 2002.

Ya desde el próximo 1 de julio, Grecia participará en las reuniones de coordinación entre los países participantes en la moneda única que se celebran justo antes del Consejo de Ministros de Economía y Finanzas de la UE.

Tanto la Comisión Europea, "ejecutivo" comunitario, como el Parlamento Europeo habían dado su visto bueno en mayo al ingreso de la dracma tras decidir que la economía griega se ajusta a los baremos del Tratado de Maastricht para ser miembro.

Tras la decisión de los líderes, el comisario europeo de Economía y Asuntos Monetarios, Pedro Solbes, se felicitó porque, según dijo a la prensa, constituye "un precedente para futuras ampliaciones del euro".

Se trata de "una decisión muy satisfactoria no sólo por lo que supone para Grecia, sino para toda la unión monetaria".

"Siempre estuve convencido de que Grecia entraría en el euro, porque sus datos económicos eran buenos", añadió Solbes, quien admitió, no obstante, que algunos países habían puesto reparos al principio por el nivel de inflación en Grecia.

Según el comisario, el nivel de precios ha tenido "un comportamiento excelente".

Grecia fue el único país que quiso entrar en 1999 con el primer grupo pero quedó fuera por no cumplir los requisitos. El Reino Unido, Dinamarca y Suecia decidieron mantenerse al margen del euro.

El Gobierno de Costas Simitis ha logrado reducir drásticamente en los últimos años el déficit presupuestario, que se situó en el 1,6 por ciento del PIB a finales de 1999, cuando el tope establecido por Maastricht es del 3 por ciento.

El nivel de la deuda pública, en el 104 por ciento del PIB, se sitúa bastante por encima del 60 por ciento de Maastricht, pero Italia y Bélgica entraron con peores cifras, y la Comisión pronostica que Grecia aprovechará un crecimiento superior al 4 por ciento para rebajar esa deuda.

El índice de inflación, el 2,9 por ciento anual en mayo, es motivo de cierta preocupación, pero el aumento de los precios del petróleo también ha provocado un repunte en la actual eurozona.

De los tres países que quedan fuera, Dinamarca es el primero que se pronunciará sobre el ingreso en el euro en un referéndum que se celebrará en octubre, con una recomendación favorable del Gobierno de Poul Nyrup Rassmussen.

Suecia, donde el partido socialdemócrata en el poder también es partidario de unirse a la moneda única, vigilará el resultado del país vecino antes de tomar una decisión sobre su eventual referéndum.

Los laboristas en el Reino Unido reiteran su apoyo al éxito del euro aunque sólo convocarán una consulta popular cuando consideren que las condiciones son idóneas para entrar, y en todo caso después de las próximas elecciones.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores