Banco Central Europeo descarta nueva alza de tasas

Asimismo, el presidente de la entidad, Wim Duisenberg, rechazó los temores de quienes creen que le último aumento de tipos decidido el pasado 8 de junio, puede frenar el fuerte crecimiento económico actual.

20 de Junio de 2000 | 11:45 | EL MERCURIO ONLINE
BRUSELAS.- El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Wim Duisenberg, manifestó este martes que la subida de los tipos en medio punto decidida el pasado 8 de junio pretendía abrir "un período de tranquilidad y sosiego en los próximos meses" y sostuvo que se prevé un crecimiento superior al previsto.

Descartando implícitamente una nueva subida del tipo de referencia en este plazo, Duisenberg explicó que una subida de un cuarto de punto hubiera dejado en los mercados la inquietud sobre una nueva alza en breve.

"Es un argumento psicológico", señaló en su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo.

El principal tipo de refinanciación se encuentra en la actualidad en el 4,25%.

Duisenberg rechazó los temores de quienes creen que este último aumento de tipos puede frenar el fuerte crecimiento económico actual.

En su opinión, un crecimiento económico sostenido, por encima del 3%, "es posible y probable con tipos de interés significativamente más altos".

Por contra, "si nos relajásemos, sería un desastre de cara a los mercados y la opinión pública", advirtió.

El presidente del banco emisor del euro consideró que la economía europea superará en crecimiento en el 2001 a la de los Estados Unidos, que experimentará "un aterrizaje suave".

La zona euro, en cambio, "todavía está despegando", opinó Duisenberg.

No quiso pronunciarse sobre el carácter duradero o no del crecimiento por encima del 3% más allá del 2001: "es demasiado pronto para juzgar", apuntó, e indicó que podrá responder a esta pregunta a finales de este año.

"Parece que estamos entrando en un período de fuerte crecimiento", constató.

Duisenberg se declaró "encantado" con esa perspectiva y afirmó que el BCE "no hará nada para frustrar esta tendencia", en alusión a las observaciones de algunos eurodiputados que evocaron una intervención para evitar el riesgo de recalentamiento de la economía de la zona euro.

Pese a este optimismo en términos de crecimiento, Duisenberg renovó el toque de atención a la situación de los precios, en particular en Irlanda, Holanda y España, donde, además, "existen presiones para aumentos más fuertes de salarios".

Pese a indicar que la causa fundamental de la inflación reside en el precio del petróleo, recordó que "la inflación que experimenta la gente es la total y no la subyacente, que, además tiene muchas definiciones distintas".

Añadió que el precio de los carburantes mantiene vigente el riesgo de "un efecto de segunda ola" inflacionista, en particular, en materia de reivindicaciones salariales.

La estabilidad de precios constituye el núcleo del mandato del BCE, cuyo objetivo a medio plazo se sitúa por debajo del 2% de media en la zona euro.

Duisenberg enfatizó la necesidad de "una expectativa de estabilidad de precios para que los agentes económicos actúen con confianza a medio plazo".

Sobre el tipo de cambio del euro respecto del dólar, recordó que no es ese el objetivo primordial del BCE, aunque se felicitó porque "desde hace tres o cuatro semanas, parece que el descenso se ha detenido e incluso invertido".

Reconoció que el descenso continuo le había preocupado, por cuanto "da un sentimiento totalmente infundado de debilidad de la zona euro".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores