Coca-Cola será la primera empresa de EE.UU. en Corea del Norte

Tres días después de que Washington decidiera levantar las sanciones al régimen norcoreano, la compañía símbolo del capitalismo norteamericano anunció que será la primera empresa estadounidense en entrar al recién abierto mercado de 22 millones de personas.

SEUL.- The Coca Cola Company, símbolo del capitalismo americano, será la primera empresa estadounidense en entrar a Corea del Norte tras los tímidos pasos de apertura al mundo que comienza a dar el hasta hoy más hermético régimen comunista.

El histórico acuerdo entre el Presidente de Corea del Sur, Kim Dae Jung, y el líder norcoreano, Kim Jong Il, el primero desde que la península se dividió en 1945, sentó la semana pasada las bases para la reconciliación de los dos países hermanos, y al tiempo abrió al sector privado un nuevo mercado virgen y necesitado de 22 millones de personas.

Sin tiempo que perder, tres días después de que Washington decidiera levantar las sanciones al régimen que durante décadas consideró un "Estado potencialmente delincuente y patrocinador del terrorismo", Coca-Cola anunció que será la primera empresa estadounidense en llegar a Corea del Norte.

El portavoz de Coca-Cola en Corea, John Gustaveson, dijo que un primer cargamento de sus refrescos embotellados en China se encuentra ya en la localidad fronteriza norcoreana de Shinuiju, a la espera de su distribución en hoteles y restaurantes internacionales de Pyongyang, para los turistas extranjeros.

"Esta es la primera vez que la compañía entabla relaciones comerciales oficiales con Corea del Norte", recalcó.

En todo caso, el régimen comunista de Kim Jong Il no se ha visto privado de la Coca-Cola capitalista, pues desde septiembre del año pasado Corea del Norte importa "extraoficialmente" los refrescos.

Su eterna rival, Pepsi, tampoco ha perdido el tiempo para trasladar la competencia a esta zona asiática, y ha ordenado a su central de Hong Kong el diseño de un plan para acceder a ese mercado.

Según la prensa surcoreana, una docena de empresas estadounidenses se prepara para poner su pie en ese país, incluida la Cámara de Comercio Americana de Seúl.

La noticia del desembarco empresarial estadounidense ha saltado nada más conocerse la positiva reacción norcoreana al levantamiento de Washington a sus sanciones y las seguridades que Pyongyang ha vuelto a dar para mantener su moratoria en los lanzamientos de misiles balísticos.

En un despacho de la agencia oficial de noticias norcoreana KCNA llegado a Seúl, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores pidió a EE.UU. la anulación de todas las sanciones y su renuncia a la política de hostilidad contra Corea del Norte.

"Si EE.UU. respeta nuestra soberanía y trabaja para mejorar las relaciones bilaterales bajo el principio de igualdad y reciprocidad, Corea del Norte actuará de buena fe", indica la nota de prensa.

Pyongyang aseguró a través de la misma agencia que "seguía en pie" la suspensión de sus lanzamientos experimentales de misiles balísticos de largo alcance, anunciada en Berlín el pasado mes de septiembre para facilitar las negociaciones con EE.UU.

En Seúl se afirma que la decisión de la Casa Blanca para permitir a sus empresas establecer relaciones comerciales con Corea del Norte, aunque con la solicitud de permisos, se tomó tras el acuerdo de Pyongyang de los dos dirigentes coreanos, y del mantenimiento de la moratoria norcoreana de misiles balísticos.

En ese nuevo espíritu de acercamiento con el Norte, el Presidente de Corea del Sur se ha mostrado dispuesto a pedir al Congreso estadounidense que elimine de la lista de países enemigos y peligrosos a Corea del Norte, en la que hoy aparece junto a naciones como Irán y Libia.
EL MERCURIO ONLINE
Miércoles, 21 de Junio de 2000, 10:43
Comentarios mejor valorados en Economía
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion