IMACEC de abril no es una derrota, según Carlos Massad

El presidente del Banco Central aseguró que la variación de 6,4% en el índice refleja que la economía se está recuperando al ritmo estimado por el instituto emisor y que por esta razón, "no existen razones para cambiar nuestra proyección de crecimiento".

21 de Junio de 2000 | 11:18 | EL MERCURIO ONLINE
SANTIAGO.- El presidente del Banco Central, Carlos Massad, señaló hoy que la variación de 6,4% del Indice Mensual de Actividad Económica (IMACEC) de abril no constituye una derrota, si se le compara con las estimaciones de diversos analistas que apuntaban a un 7,0-7,5%, debido a que es coherente con la proyección de crecimiento del producto de 5,9% para este año.

"No nos dejemos derrotar porque las tasas de crecimiento sean inferiores a las que prevén los analistas, porque sería una derrota sicológica y no real. El IMACEC de abril y el que se registrará en mayo están perfectamente en línea con la proyección de crecimiento de 5,9% en el 2000. No esperamos crecer ni más ni menos que esa cifra, por lo que no nos dejemos derrotar por nuestras expectativas", dijo Massad durante un encuentro con los miembros de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami).

Agregó que la variación de 6,4% refleja que la economía se está recuperando al ritmo estimado por el instituto emisor y que por tal motivo, "no existen razones para cambiar nuestra proyección de crecimiento".

Reiteró que el sector más rezagado es la Construcción, pero que la lentitud de su expansión se está viendo compensada por las exportaciones.

Indicó que para volver a crecer a tasas del orden del 6,0-7,0% en forma sostenida, será necesario incrementar los proyectos de inversión, los que se han visto paralizados por la incertidumbre tanto externa como interna.

"Que exista un grado normal de incertidumbre, no debería ser un desaliento para llevar a cabo buenos proyectos de inversión... El retraso de la recuperación del sector Construcción obedece al gran stock que existe y que todavía no se ha podido vender en su totalidad. Las tasas para los préstamos hipotecarios son muy convenientes, pero por el problema del stock no podemos esperar que la reactivación de este sector sea rápida. El resto de las inversiones dependen más de elementos estructurales que de las tasas de coyuntura", comentó.

En cuanto a la inflación, Massad insistió en que ésta se ha visto afectada por el alza del precio internacional del petróleo y que por esta razón se va a ubicar en un nivel superior al 4,0% a fines de año. Sin embargo, puntualizó que la inflación subyacente se mantiene en línea con la meta rango de 2,0-4,0% fijada para el mediano plazo.

"Prevemos un aumento del precio de los combustibles en el corto plazo, lo que no va a afectar a la inflación proyectada para el mediano plazo, por tal motivo, no vemos razones para modificar nuestra política monetaria. No obstante, si observamos que la inflación se nos aleja de la meta rango, vamos a tener que actuar en forma simétrica; esto es, subiendo las tasas cuando la inflación se acerque o supere el límite de 4,0%, y bajándolas cuando se aproxime o sea inferior al 2,0%. Hemos conquistado una situación de inflación increíblemente baja con tasas de crecimiento de alrededor de 6,0% o más en el futuro. Esa es una conquista muy importante para el país que no debería ser sacrificada.

Respecto de la política cambiaria, Massad afirmó que no existen motivos para abandonar la flotación del dólar sin intervenciones del BC, por lo que "vamos a continuar en ese camino, ya que no prevemos que se produzcan casos extremos que justifiquen una intervención en el futuro cercano".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores