Mercosur rebajaría arancel externo común a fin de año

El Mercosur bajaría a fin de año en más de 21 por ciento su arancel externo común (AEC), y recortaría la profunda brecha que impide a Chile ser socio pleno de la tercera unión aduanera más grande del mundo, dijo el subsecretario de Integración económica de la cancillería argentina, Norberto Ianelli.

06 de Julio de 2000 | 17:38 | REUTERS
BUENOS AIRES.- El Mercosur bajaría a fin de año en más de 21 por ciento su arancel externo común (AEC), y recortaría la profunda brecha que impide a Chile ser socio pleno de la tercera unión aduanera más grande del mundo, dijo el jueves un funcionario de la Cancillería.

La reducción responde a un compromiso firmado a fines de 1997 entre los ministros de Economía de Argentina y Brasil, las principales economías del bloque. Los funcionarios habían acordado en ese momento que la rebaja regiría desde 2001.

"Obviamente, esta decisión pienso que se va a respetar, por lo que a fin de año caería en tres puntos el arancel", explicó el subsecretario de Integración económica de la cancillería, Norberto Ianelli.

Para el bloque comercial, que también integran Uruguay y Paraguay, la rebaja en el AEC significa que pasaría al 11 por ciento desde el 14 por ciento actual.

Sin embargo, una fuente del gobierno que prefirió el anonimato aclaró que el AEC es un promedio entre un conjunto de aranceles que conforman el nomenclador externo de la unión aduanera, y que no todos sus componentes serían reducidos.

"Los tres puntos (porcentuales de diferencia) se terminan a fin de año. Pero en algunos productos podrían quedarse y en otros bajarse", explicó.

La reducción del AEC achica las grandes diferencias tarifarias que separan al Mercosur de Chile. De hecho, en una cumbre el viernes, los presidentes del bloque destacaron que el ingreso del país andino es una prioridad y aclararon que estudian una baja mayor en el AEC.

Chile también se mostró deseoso de convertirse en miembro pleno y dejar su status de país asociado, pero aclaró que no sacrificaría para esto sus planes de reducir su arancel externo del actual 9 por ciento a 6 por ciento en 2003.

"Yo creo que la baja del AEC ayudaría para que Chile ingrese al Mercosur, pero no soluciona el problema de fondo, que son dos concepciones comerciales distintas", explicó a Reuters el economista Raúl Ochoa, un ex subsecretario de comercio exterior argentino.

Según analistas, Chile pone énfasis en una apertura económica que en el Mercosur está relegada por los intereses proteccionistas de sus miembros.

Para la nación andina, su ingreso en la unión aduanera sudamericana permitiría que sus productos tengan un acceso privilegiado a un mercado con 200 millones de habitantes y un Producto Interno Bruto (PIB) de un billón de dólares.

Por su parte, el Mercosur accedería a una pujante economía con 15 millones de consumidores y un PIB de alrededor de 80.000 millones de dólares. Además ganaría un aliado para sus negociaciones con la Unión Europea y el Nafta con vistas a cerrar acuerdos de libre comercio.

Pero la planificada reducción del AEC puede ser un duro golpe para la industria del Mercosur, especialmente la argentina, que es menos competitiva que la de sus socios.

"Una baja de aranceles en el caso de Argentina es una imprudencia. No hay que mirar más que la relación del tipo de cambio. Nuestra apreciación al seguir al dólar es muy fuente", dijo Ochoa.

El peso argentino está atado a la suerte del dólar desde 1991, cuando el país adoptó el sistema de convertibilidad.

Este régimen de cambio fijo permitió remontar una crisis inflacionaria, pero dañó la competitividad de las exportaciones locales, que se aprecian a la par que lo hace el dólar.

"En una situación como la de hoy, que es bastante precaria desde el punto de vista de la competitividad, algunos sectores pueden ser afectados por la baja del AEC", explicó Ricardo Fuente, economista de la consultora Ecolatina.

La desfalleciente industria argentina aún no pudo digerir la fuerte recesión que atravesó la economía local en 1999 y que significó el año pasado una contracción de 6,5 por ciento en la producción manufacturera respecto de 1998.

Este año, la producción industrial había comenzado a levantar cabeza, pero según analistas este atisbo de recuperación comenzó a perder fuerza a partir de abril pasado.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores