Los quince aprueban proyecto de presupuesto de la UE para el 2001

El presupuesto de la UE para el próximo año ascenderá a 92.504 millones de euros (15,3 billones de pesetas), un 3,5 por ciento más que en 2000, según el pacto alcanzado hoy por los ministros y secretarios de Estado de Presupuesto de los Quince y que el Parlamento Europeo revisará el próximo octubre.

20 de Julio de 2000 | 12:41 | EFE
BRUSELAS.- Los responsables de presupuesto de los Quince aprobaron hoy, jueves, el proyecto de presupuesto comunitario para el 2001, en el que figura un aumento del Fondo de Cohesión para España de 213 millones de euros (unos 35.440 millones de pesetas).

El presupuesto de la UE para el próximo año ascenderá a 92.504 millones de euros (15,3 billones de pesetas), un 3,5 por ciento más que en 2000, según el pacto alcanzado hoy por los ministros y secretarios de Estado de Presupuesto de los Quince y que el Parlamento Europeo revisará el próximo octubre.

"Se ha aprobado un presupuesto riguroso y absolutamente favorable para los intereses españoles", resumió la Secretaria de Estado española de Presupuesto, Elvira Rodríguez.

El 47 por ciento del presupuesto corresponderá a los gastos de la Política Agrícola Común (PAC) que se elevarán en 2001 a 43.545 millones de euros (7,2 billones de pesetas), unos 500 millones de euros por debajo de lo que había propuesto la Comisión Europea en el anteproyecto que presentó el pasado mes de marzo.

Esta rebaja se justifica, en gran parte, por la reducción de las ayudas de mercado causada por los efectos del tipo de cambio del euro con respecto al dólar.

El 34,3 por ciento -31.800 millones de euros (5,27 billones de pesetas)- corresponderá a la segunda categoría por volumen de gasto de la UE, los fondos estructurales para las regiones europeas y el Fondo de Cohesión.

En esta categoría, los Quince pactaron un recorte del capítulo de los fondos estructurales por valor de 413 millones de euros (68.558 millones de pesetas); pero en contrapartida aumentaron en 360 millones de euros (59.760 millones de pesetas) la cantidad destinada al Fondo de Cohesión, del que España es el principal beneficiario con un 62 por ciento del dinero presupuestado.

Esto supone que el dinero que recibirá España del Fondo de Cohesión el año próximo aumentará en unos 213 millones de euros (unos 35.440 millones de pesetas) y es la primera vez desde la creación de este instrumento en 1993 en que los Quince deciden un aumento de sus créditos por encima de lo que proponía la Comisión Europea en su anteproyecto de presupuesto.

El aumento es la consecuencia de un pacto entre los grandes contribuyentes al presupuesto de la UE, que quieren contar con el apoyo de España en su intento de evitar que el Parlamento Europeo rompa con sus enmiendas el rigor acordado en la cumbre de Berlín.

En dicha cumbre, celebrada en marzo de 1999, los jefes de Estado o gobierno pactaron el marco presupuestario hasta 2006, que los Quince desean preservar a toda costa.

En la preparación del presupuesto de 2001, los principales contribuyentes netos -Alemania, Holanda, Austria, Francia y Suecia- se han puesto de acuerdo para no superar el techo máximo de aumento de los gastos, con el fin de reducir el mínimo el margen de maniobra del Parlamento Europeo, que suele aumentarlos.

A las políticas internas los Quince destinarán el 6,1 por ciento del presupuesto, 5.734 millones de euros (951.844 millones de pesetas), tras recortar los gastos que proponía la Comisión Europea en 177 millones de euros.

Los principales recortes en este categoría corresponden al dinero destinado al programa marco de investigación (100 millones de euros), el programa Sócrates de formación y enseñanza para los jóvenes (18,4 millones de euros), la cultura y la información.

En política exterior, los Quince presupuestaron 3.801 millones de euros (630.966 millones de pesetas) -el 4,1 por ciento del presupuesto), después de decidir un recorte de 186 millones de euros de los fondos con los que la Comisión Europea proponía nutrir varios programas de ayuda exterior.

Los dos más afectados serán el programa MEDA de ayudas a países mediterráneos y el de la cooperación con los Balcanes occidentales.

El recorte en estos dos programas centrará la batalla presupuestaria con el Parlamento Europeo en octubre, debido a que tanto los eurodiputados como la comisaria europea de Presupuesto, Michaele Schreyer, querían aumentar el dinero para los Balcanes.

A pesar de que las cantidades destinadas a los Balcanes aumentan con respecto al presupuesto de este año casi en un 29 por ciento, Schreyer defendía un porcentaje superior e incluso una modificación del marco financiero de Berlín, en parte para prever ayudas multimillonarias a Serbia en caso de que desapareciera el régimen de Slobodan Milosevic.

Los Quince rechazaron las tesis de la Comisión Europea porque nada indica, de momento, un cambio político en Belgrado que justifique reabrir el difícil compromiso de Berlín.

El resto del proyecto de presupuesto comunitario lo componen los gastos administrativos de las instituciones (4.825 millones de euros), las ayudas a los países candidatos a la adhesión (1.881 millones de euros) y la reserva, que para 2001 quedará en 916 millones de euros.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores