Gobierno reiteró que no condonará deuda de Pymes

El ministro de Economía, Minería y Energía, José De Gregorio, precisó que el hecho de que el gobierno se haya comprometido a levantar todo tipo de barreras que dificulten la actividad de las pequeñas y medianas empresas, no significa "perdonazos ni subsidios generalizados".

27 de Julio de 2000 | 14:32 | EFE
SANTIAGO.- El Gobierno chileno reiteró hoy que no condonará la deuda de 3.600 millones de dólares que tienen las pequeñas y medianas empresas (Pymes) con la banca privada y que, según los gremios, amenaza con hacer quebrar al 30 por ciento.

"El Gobierno ha estado desde el primer día preocupado por el problema de las Pymes, nos hemos comprometido a levantar todo tipo de barreras que dificulten su actividad, pero eso no significa 'perdonazos' ni subsidios generalizados", precisó José de Gregorio, ministro de Economía, Minería y Energía.

Tras participar en la inauguración del I Encuentro Nacional de la Pequeña Empresa (ENAPE 2000), donde el Gobierno fue criticado duramente por los empresarios allí presentes, de Gregorio calificó de injustas las acusaciones y llamó al sector a detectar y superar las barreras e imperfecciones que obstaculizan su desarrollo.

Tras reconocer en las Pymes un instrumento "clave para el desarrollo" y "una fuente de generación de empleo", el ministro reafirmó el compromiso del Gobierno de generar condiciones macroeconómicas adecuadas para la actividad empresarial.

En este sentido señaló que la experiencia internacional muestra que la mayor parte del crecimiento de la productividad se da en las Pymes, que en el caso de Chile proporcionan el 80 por ciento del empleo.

De Gregorio se mostró visiblemente molesto con la amenaza de movilizaciones para mediados de agosto que anunció el presidente del gremio del transporte, Héctor Moya, en conjunto con los agricultores.

El funcionario rechazó categóricamente las afirmaciones "que cuestionan la voluntad y honestidad del Gobierno del Presidente Ricardo Lagos en apoyar efectivamente a las Pymes".

Según Moya, alrededor de 180.000 pequeños empresarios de los 620.000 que componen las Pymes pueden quebrar en lo que queda del año, por lo que emplazó al Gobierno a actuar con más energía y más audacia para resolver "el gigantesco problema del endeudamiento".

Por su parte, Rafael Cumsille, presidente de la Confederación del Comercio Detallista, tuvo fuertes palabras contra los bancos, a los que acusó de "insensibles" y de olvidar que "todos los chilenos salvaron a la banca en la década de los 80".

El dirigente afirmó que no es posible que la deuda de las Pymes ascienda a 3.600 millones de dólares, si el monto efectivo de los préstamos del sector es de sólo 560 millones, y dijo la diferencia se explica por los altos intereses, reajustes y otros cobros adicionales.

En algunos casos los intereses sobrepasan el 25 por ciento anual, según Cumsille.

En este sentido, el presidente de la Confederación Nacional Unida de los Pequeños y Medianos Empresarios (CONUPIA), Germán Dastres González, señaló que si una Pyme cae en mora, los bancos aplican tantos intereses que cuando la empresa ha cancelado el 70 por ciento de un crédito, en sólo seis meses vuelve a deber el monto original.

"En este contexto resulta trágico que se nos invite a generar programas especiales de empleo para aumentar la demanda interna, cuando los principales beneficiados de estas medidas son las empresas extranjeras que introducen productos subsidiados a precios ridículos", sentenció Dastres.

El ministro de Economía, José de Gregorio, reafirmó que las Pymes, al igual que sucede en otros países, son una importante fuente de desarrollo y capacidad empresarial, pero advirtió al mismo tiempo que en el caso de las no viables, "tampoco hay nada que hacer y debieran extinguirse tarde o temprano".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores