Razones políticas motivan ingreso al Mercosur, según la oposición

Según un documento del Instituto Libertad, el proyecto se encuadra en la afinidad ideológica entre los presidentes de Chile, Ricardo Lagos; Argentina, Fernando de la Rúa; y Brasil, Fernando Henrique Cardoso, todos socialdemócratas.

28 de Julio de 2000 | 14:58 | EFE
SANTIAGO.- La oposición afirmó hoy que el proyecto del Gobierno para incorporar a Chile como miembro pleno al Mercado Común del Sur (Mercosur) obedece a razones ideológicas y políticas, más que a motivos económicos.

Según un documento del Instituto Libertad, vinculado al Partido Renovación Nacional, el proyecto se encuadra en la afinidad ideológica entre los presidentes de Chile (Ricardo Lagos), Argentina (Fernando de la Rúa) y Brasil (Fernando Henrique Cardoso), todos socialdemócratas.

"El Presidente Ricardo Lagos presenta una imagen internacional muy diferente a la de su antecesor, más respaldada por los gobiernos de igual signo político", afirmó José Antonio Guzmán, presidente del mencionado instituto y conocido dirigente empresarial.

Agregó, sobre la base de lo anterior, que las relaciones económicas internacionales "no deben estar guiadas por la afinidad ideológica, sino por el interés que tenga el país en el largo plazo".

Por su parte, el vicepresidente del Instituto Libertad, Pedro Daza, afirmó que no existe una evaluación rigurosa que justifique el paso irreversible que se pretende dar con la entrada de Chile al Mercosur, "tomando en cuenta todos los negocios individuales que Chile perdería como miembro de este bloque".

El gobierno chileno ha anunciado que formalizará el proceso de incorporación al Mercosur en la Cumbre que el bloque celebrará el próximo diciembre, aunque también las autoridades han advertido que será un trámite lento, que no se completará en menos de cinco años.

Según Pedro Daza, como miembro del Mercosur, "el país perdería su autonomía para negociar tratados internacionales y la opción de suscribir acuerdos importantes para nuestro comercio con Estados Unidos, Unión Europea y Asia".

Las aprensiones de Guzmán y Daza se suman a un análisis difundido el jueves por el Instituto Libertad y Desarrollo (ILD), vinculado a la Unión demócrata Independiente (UDI), que también formula reparos a la intención de Chile de transformarse en miembro pleno del Mercosur.

Para el ILD, uno de los principales soportes en el crecimiento económico del país en las últimas décadas ha sido el comercio exterior, lo que "se ha logrado a través de una apertura sustancial hacia el mundo".

En dicho escenario, según el análisis, el Mercosur no aparece como el principal socio comercial del país y se plantean dudas ante los pasos que ha dado el gobierno hacia una asociación "en la que hasta el momento se han considerado solo aspectos políticos".

A pesar de que las versiones de que Chile podría ingresar en diciembre al Mercosur, diversas autoridades han reiterado esta semana que el proceso será lento.

El director de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Osvaldo Rosales, enfatizó que la entrada plena del país al bloque no significará detener la dinámica de liberalización comercial en que se encuentra embarcado Chile.

El inicio del proceso de entrada de Chile al Mercosur, según las autoridades, implicará la firma de protocolos específicos sobre el calendario de desgravación arancelaria, la asimilación del patrimonio histórico a la normativa chilena y el establecimiento de mecanismos para levantar las barreras que limitan el comercio recíproco.

A partir de enero de 1999, Chile aplicó una rebaja unilateral de aranceles de un punto porcentual anual hasta reducir las tasas aduaneras al seis por ciento en el 2003.

Este punto es precisamente el más complejo en las negociaciones del ingreso pleno de Chile al Mercosur, cuyos países miembros poseen aranceles mucho más altos.