Argentina crea fuerza especial contra fiebre aftosa

Autoridades de Agricultura del país trasandino crearon hoy un grupo de trabajo para enfrentar un posible borte de fiebre aftosa que obligó a la cuarta nación exportadora de carne del mundo a suspender la venta del producto a la mayor parte de América.

12 de Agosto de 2000 | 23:45 | REUTERS
BUENOS AIRES.- Autoridades argentinas de Agricultura crearon el sábado un grupo de trabajo para enfrentar un posible brote de fiebre aftosa que obligó al cuarto país exportador de carne del mundo a suspender la venta del producto a la mayor parte de América.

La nación sudamericana suspendió el jueves temporalmente las exportaciones de cortes frescos y congelados sin hueso a la mayor parte de América, incluyendo Estados Unidos, Canadá, América Central, Venezuela y el Caribe.

El viernes, Argentina suspendió la faena de alrededor de 20 por ciento de su ganado (50 millones de cabezas) por la aparición de vacas con anticuerpos de aftosa.

Hace poco menos de dos meses, el 24 de mayo, Argentina consiguió la certificación internacional de país libre de aftosa sin vacunación, y con ello el acceso a mercados como Japón, México y Corea del Sur.

Sin embargo, a 10 ejemplares de ganado que ingresaron al país desde Paraguay se les encontró a principios de esta semana el virus que causa la aftosa.

"Acá claramente hay una responsabilidad de Paraguay, que se autoimpuso la categoría de libre de aftosa sin vacunación, sin que ningún organismo internacional lo determinara", dijo el sábado el secretario argentino de Agricultura Ganadería y Pesca, Antonio Berhongaray.

La aftosa es altamente contagiosa entre los animales, pero no se transmite a los seres humanos. La mayoría de los mercados más grandes del mundo se niega a recibir embarques de países con tropas infectadas.

Berhongaray sostuvo el sábado una reunión de emergencia con los secretarios de Agricultura de las provincias fronterizas con Paraguay. Los funcionarios determinaron crear una fuerza especial para enfrentar un posible brote de la enfermedad.

El grupo de trabajo estará conformada por científicos que sean reconocidos a nivel provincial, federal e internacional, quienes deberán vigilar el progreso de los trabajos de testear al ganado vacuno por anticuerpos del virus que causa la aftosa, además de certificar esos trabajos tan pronto como sea posible, explicó Berhongaray.

Berhongaray dijo en una conferencia de prensa que ordenó a la agencia fitosanitaria nacional (Senasa) revisar su lista de criadores de ganado acreditados para averiguar quien pudo haber entrado al país las 10 cabezas con la posibilidad de presentar cargos de conducta ilícita mediante la cual se causan daños a la propiedad pública.

Advirtió además a los dueños de 9,8 millones de cabezas de ganado del cual se ha ordenado la inmovilización en el noreste del país que sus tropas serían sacrificadas si violan la prohibición de tres semanas a la faena y movimiento de ganado.

El presidente de Argentina, Fernando de la Rúa, convocó a una reunión el próximo miércoles con los gobernadores provinciales, para vigilar el trabajo tanto de las pruebas, como de la fuerza especial.

El director de epidemiología del Senasa dijo el viernes a Reuters que todo el ganado de invierno en las provincias de Formosa, Entre Ríos y Corrientes quedaría "inmovilizado" por 21 días mientras se realizan pruebas por anticuerpos del virus que causa la aftosa.

"(La aftosa) está terminada en Argentina y no la vamos a dejar reinstalarse", dijo a periodistas Berhongaray, antes de reunirse con los secretarios de Agricultura de las provincias.

"No me desentiendo del problema. Simplemente ahora estoy tratando de ver con toda dureza cómo podemos evitar que esto, que es un alerta amarilla, se transforme en rojo. Por eso la dureza con la que estamos actuando en todos los frentes", explicó Berhongaray.

Una portavoz de Senasa dijo el viernes que como resultado de la orden de inmovilización ninguna de las aproximadamente 9,8 millones de cabezas de ganado en las tres provincias afectadas sería faenada hasta nuevo aviso.

Las exportaciones de carne argentina llegarían a las 350.000 toneladas en 2000 gracias a los precios estables por kilo vivo y a la creciente demanda mundial.

El embajador argentino en Estados Unidos, Guillermo González, dijo que espera que esta alarma no tenga un efecto negativo y que el problema se resuelva pronto.

"Confiemos en que en 30 ó 40 días no se pierdan los compradores. Estoy convencido de que así va a ser", dijo González a una radio local.

"Evidentemente si nosotros mantenemos la veda de exportación, las cifras van a afectarse porque además se afecta la cadena de distribución y venta", agregó González.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores