Déficit comercial de EE.UU. alcanzó récord en junio

La cifra alcanzó los US$ 30.620 millones, debido al alza radical de los precios del petróleo.

18 de Agosto de 2000 | 11:34 | REUTERS
WASHINGTON.- El déficit comercial de Estados Unidos escaló a un récord de 30.620 millones de dólares en junio, debido al alza radical de los precios del petróleo, que superó los beneficios de unas exportaciones más fuertes, informó el viernes el departamento de Comercio.

Mientras tanto, la brecha bilateral con China y Canadá llegó a nuevos máximos, agregó el departamento.

El déficit de junio fue superior en un 1 por ciento al déficit revisado de 30.310 millones de dólares registrado en mayo, originalmente publicado como de 31.040 millones de dólares, considerado como el mayor déficit registrado.

Con el sector de computadores como líder, las exportaciones aumentaron un 4,6 por ciento en junio, para llegar al máximo histórico de 90.560 millones de dólares, mientras que las importaciones se incrementaron en 3,7 por ciento, a 121.180 millones de dólares, lo que también fue un récord mensual.

La cifra del déficit de junio fue ligeramente menor que los 31.150 millones de dólares de brecha que habían pronosticado los economistas de Wall Street.

Los precios del petróleo importado, que se habían suavizado en mayo, revirtieron esa tendencia y escalaron a 26,65 dólares el barril en junio, el nivel más alto en una década.

El costo de la importación de productos energéticos llegó al récord de 10.300 millones de dólares.

Déficit sin señales de despedida

La constante expansión de la economía estadounidense ha provocado un aumento del volumen de los bienes importados desde sus socios comerciales que registran crecimientos más lentos.

"El aumento de las exportaciones es un agregado, pero el panorama global... de un mayor déficit no da señales de despedirse", dijo el economista David Blitzer de Standard & Poor's en Nueva York.

"Hasta que nuestros socios comerciales aceleren (su economía) o Estados Unidos se desacelere, esto no se resolverá", agregó.

Los analistas advirtieron que un creciente déficit comercial es un aspecto potencialmente débil de la economía estadounidense.

Si Estados Unidos continúa emitiendo más dólares para pagar sus importaciones de lo que recoge por sus exportaciones, el valor del dólar podría resultar afectado y hacer que los inversores extranjeros sean más cautelosos al mantener sus inversiones en dólares.

El economista Robert Blake, de Natwest Global Financial Markets, dijo que la gran brecha comercial genera interrogantes sobre la extensión de la moderación del crecimiento de Estados Unidos.

"Esto muestra que la demanda no se está desacelerando en la economía de Estados Unidos. Vamos a continuar estimulando las importaciones", dijo Blake.

"En algún momento el déficit externo va a ejercer presión sobre el dólar, pero eso no va a pasar hoy", agregó.

Los mercados financieros mostraron una reacción plana a los datos de la balanza comercial, que estuvieron más o menos en línea con los pronósticos.

En junio, el déficit con China aumentó a un récord de 7.220 millones de dólares, de 6.310 millones de dólares en mayo.

La brecha con Canadá se amplió a un nuevo máximo de 4.340 millones de dólares, de 3.720 millones en mayo.

El déficit comercial con los mayores productores de petróleo de la OPEP escaló a un récord de 4.580 millones de dólares en junio, de 4.120 millones de dólares en mayo.

Un punto positivo fue que el déficit comercial mensual con Japón disminuyó a 6.310 millones de dólares en junio, de 6.940 millones de dólares en mayo.

Las importaciones más costosas del petróleo son inquietantes para la industria estadounidense desde que se convirtiera en un costo de producción básico que puede afectar los precios de los bienes manufacturados.

El precio de 26,65 dólares por barril de crudo fue el más alto desde 29,51 dólares en noviembre de 1990, cuando la economía estadounidense estaba en su última recesión.

El informe del empeoramiento de la situación de la balanza comercial de Estados Unidos es una de los últimos indicadores del comportamiento de la economía antes de la reunión del próximo martes de la Reserva Federal, en la que se decidirá si se mantienen o no las tasas de interés.

Los economistas esperan que el banco central estadounidense las mantenga, ya que otros indicadores de la demanda mostraron una desaceleración del crecimiento que podría ayudar a mantener la inflación bajo control.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores