Crisis petrolera, lejano eco de la tormenta financiera en Asia

Por paradojal que parezca, la crisis petrolera actual es un eco lejano de la tormenta financiera asiática de 1997 y 1998, en la medida en que los productores subestimaron el repunte de Asia oriental el año pasado y su impacto en la demanda global, según economistas de la Societé Generale Securities.

08 de Septiembre de 2000 | 11:05 | El Mercurio
Bandar Seri Begawan, Brunei.- Por paradojal que parezca, la crisis petrolera actual es un eco lejano de la tormenta financiera asiática de 1997 y 1998, en la medida en que los productores subestimaron el repunte de Asia oriental el año pasado y su impacto en la demanda global, según economistas de la Societé Generale Securities.

Una mirada a los gráficos de la economía, permite observar que desde comienzos de los años 1990, la curva de los precios del barril de Brent en Londres es el reflejo casi exacto de la curva del PIB del Asia (exceptuando Japón).

Cuando en 1998, Asia oriental sufre la peor recesión de su historia contemporánea, el precio del barril cae al nivel de los US$ 12. Con el repunte espectacular del año pasado, el crudo se dispara hacia los US$ 30 el barril.

En la correlación entre crecimiento asiático y precio del crudo, los economistas de SGS hacen notar una "evidencia de que la fuerza inesperada del crecimiento en Asia en 1999 fue la causa del desbordamiento de la demanda de productos refinados, que echó por tierra las estimaciones de los productores y llevó al desequilibrio actual entre oferta y demanda en los mercados petroleros mundiales".

En todo el año 2000, la demanda total promedio está estimada en 76 millones de barriles por día, frente a una oferta de tan sólo 73,7 millones.

Según SGS, habrá que esperar el segundo trimeste de 2001 para que la oferta supere de nuevo la demanda.

"Si las reservas caen debajo de un nivel crítico, es muy difícil hacerlas subir en un plazo relativamente rápido. Es la situación en la que nos encontramos actualmente", explicó Mahendran.

En ese sentido, los países productores de la OPEP, que habían reaccionado al desplome de los precios del crudo después de la crisis asiática, mediante una limitación de su producción, no pueden ser considerados responsables de las tensiones actuales.

No obstante, todas la miradas se dirigen hacia ellos para encontrar una salida, en vísperas de una reunión crucial del cartel, el 10 de setiembre en Viena.

"Es un problema de percepción" estima Arjuna Mahedran, encargado de investigaciones sobre la ASEAN y Asia del sur para SGS en Singapur.

"La gente debe tener el convencimiento de que los países productores harán todo lo posible para garantizar un aprovisionamiento generoso. Los precios a término van a bajar y con ellos el conjunto de la curva de precios seguirá la tendencia", agregó.

Reunidos en Brunei este fin de semana, los ministros de Finanzas de la APEC, el foro de cooperación económica del Asia y del Pacífico, podrían unir sus voces a los llamados a un aumento de la producción petrolera.

"Es muy probable que incluyamos esto en el comunicado", adelantó este viernes el viceministro adjunto japonés de Finanzas, Takatoshi Ito, evocando un consenso contra los precios del petróleo demasiado elevados.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores