Economía mundial crecerá en el 2000, pero hay riesgo de recesión

Según la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD), a pesar de los indicios de buena salud de la economía, "persisten graves desequilibrios", cuya corrección a través de la política monetaria podría generar turbulencias.

19 de Septiembre de 2000 | 05:24 | EFE
GINEBRA.- La economía mundial crecerá este año por encima del tres por ciento, pero los desequilibrios globales aumentan el riesgo de una nueva perturbación financiera, según la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD).

Las causas que hacían temer una recesión en 1998-99 no sólo persisten sino que se "han abierto nuevas líneas de fractura" y las perspectivas de los países ricos pueden deteriorarse si siguen elaborando sus políticas sin valorar sus repercusiones mundiales.

El informe sobre el Comercio y el Desarrollo publicado hoy, martes, por la UNCTAD, indica que a pesar de los indicios de buena salud de la economía, "persisten graves desequilibrios" en el crecimiento global, los pagos exteriores y los flujos de capitales.

Como la corrección de estos desequilibrios se realizará a través de la política monetaria no está garantizado que la corrección se haga sin turbulencias, afirma la UNCTAD.

La bonanza económica depende en gran medida de que la fortaleza ininterrumpida de Estados Unidos alcance un equilibrio estable y de si las economías de Europa y Japón consiguen ser más fiables y regulares.

A pesar del buen comportamiento estadounidense, las perspectivas apuntan a una desaceleración, pero es una incógnita si será una transición ordenada hacia tasas de crecimiento más moderadas y sostenibles.

Los mismos factores que producen un crecimiento superior al cuatro por ciento han restado eficacia a su política monetaria para conseguir un aterrizaje suave.

El menor ahorro privado con una deuda en aumento, el creciente déficit en cuenta corriente y la burbuja de la nueva tecnología pueden "acabar produciendo cambios mucho más abruptos de lo que es necesario o deseable", señala el informe.

La Unión Europea (UE) podría crecer un tres por ciento, aunque corre el riesgo de que unos tipos de interés altos, una recuperación parcial del euro y una desaceleración en EE.UU. y Asia oriental lleven a un debilitamiento en el segundo semestre.

El crecimiento en la UE es vulnerable a cualquier aumento de los tipos de interés de EE.UU., según la UNCTAD.

Además "es improbable" que la UE pueda sustituir a Estados Unidos en su papel de motor de la expansión mundial, señala el informe.

Las tensiones en la zona euro entre las economías de crecimiento rápido y lento no parecen reducirse, lo que complica mucho la adopción de una política monetaria común.

En Japón las previsiones son "algo mejores para este año", pero como su gasto privado es frágil, la situación dependerá de las exportaciones y del gasto privado.

Las economías en transición del este de Europa crecerán entre el tres y el cuatro por ciento gracias a que las condiciones internas y externas son más favorables, aunque la volatilidad es una característica endémica de la región.

Sin embargo, la baja cifra de exportaciones y los persistentes temores a la inflación siguen creando a estos países muchos problemas para obtener financiación exterior.

El crecimiento en Latinoamérica, que podría llegar al cuatro por ciento, depende mucho de cómo evolucione el medio económico exterior y de cuánto se recurra a la política monetaria y fiscal para apoyar la demanda interna, afirma la UNCTAD.

Aunque la recuperación sea general, esta será desigual en cada país debido a sus factores específicos y así la reanimación de Colombia, Perú, Guatemala, Ecuador y Venezuela puede verse dificultada por sus frágiles sectores financieros.

En la región asiática, tras un crecimiento del cinco por ciento y la fuerte recuperación de los países del este, se prevé un aumento más equilibrado, mientras existen riesgos de regresión en Indonesia.

El crecimiento de China, del siete por ciento en 1999, fue el mas bajo de toda la década y se cree que las autoridades buscarán una nueva senda que acabe con la deflación y el exceso de producción, a lo que puede ayudar su ingreso en la Organización Mundial del Comercio.

En Africa, el crecimiento se paralizó en 1999, debido a los bajos precios de algunos productos básicos, los conflictos y los factores meteorológicos, aunque para este año hay signos positivos en la zona septentrional y oriental del continente.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores