Bandas precio del azúcar son coherente con subsidios internacionales

Empresas Iansa ratificó hoy que los subsidios aplicados a los agricultores cañeros australianos en las últimas semanas, confirma lo expresado por esta compañía, en cuanto a que "los bajos precios actuales del mercado internacional del azúcar son producto de subsidios y no permiten cubrir los costos de producción de ningún productor por eficiente que éste sea".

22 de Septiembre de 2000 | 18:04 | El Mercurio Online
SANTIAGO.- Empresas Iansa ratificó hoy que los subsidios aplicados a los agricultores cañeros australianos en las últimas semanas, confirma lo expresado por esta compañía, en cuanto a que "los bajos precios actuales del mercado internacional del azúcar son producto de subsidios y no permiten cubrir los costos de producción de ningún productor por eficiente que éste sea".

En este contexto, agregó, "la aspiración del sector remolachero, de mantener en
vigencia sus mecanismos de bandas de precios establecidos por ley en 1986, es coherente
con la realidad del mercado".

La semana pasada el gobierno australiano anunció un paquete de ayuda y asistencia a
sus agricultores producto de la fuerte crisis financiera originada por los bajos
precios del azúcar.

Cabe recordar que Australia lideró la campaña para liberalizar el mercado azucarero de subsidios, a través de la "Global Alliance for Sugar Trade Reform". No obstante, sucumbió en su batalla contra Estados Unidos, Europa y Japón y decidió dar subsidios a sus agricultores.

El gobierno australiano justificó el giro en su política al no poder hacer frente a las distorsiones que provocó en el mercado azucarero la fuerte política de subsidios aplicada por Estados Unidos, Europa y Japón, situación que desembocó en un fuerte deterioro de la industria del azúcar en su país, calificada como líder en eficiencia a nivel a mundial y uno de los mayores exportadores.

El paquete de medidas contempla cinco instrumentos que consideran el subsidiar las
tasas de interés de créditos utilizados para la plantación de caña de azúcar hasta US$
50.000 por productor; subsidiar la tasa de interés a todos los créditos asociados al
negocio azucarero hasta US$ 100.000 por productor; subsidios a las familias directamente afectadas; otorgar un bono de US$ 1.000 por productor para consultoría financiera y; ayuda para entrenamiento y capacitación de agricultores relacionados a la industria azucarera.

Por su parte, el gobierno argentino extendió hasta el año 2005 la protección a sus productores azucareros al excluir por otros cinco años a ese producto del Mercosur.

En este sentido, explicó que las importaciones de azúcar al mercado transandino seguirán gravadas con la totalidad de aranceles que tenían a la fecha (arancel general y sustentación de precio piso, en niveles que superan el compromiso de este país de asumir el consolidado máximo de 35%) es decir, un 23%.

Argentina comunicó que mientras Brasil siga adelante con su programa de alcohol de caña, mediante el cual subsidia indirectamente el azúcar que exporta hacia Argentina mantendrá este tipo de política.

Asimismo, Guatemala, otro miembro importante de la "Global Alliance for Sugar Trade Reform", también cedió en sus posiciones al autoexcluirse de un acuerdo que cuestionaba el sistema de cuota de Estados Unidos, del cual es un importante beneficiario. Dicha cuota al mercado norteamericano le reporta al país centroamericano varios millones de dólares anuales extras.

Guatemala teme perder la fuerte ayuda que recibe anualmente de Washington y que equivale a un precio que más que duplica el precio de exportación a otros mercados como
el chileno.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores