Queja argentina por norma brasileña sobre comercio de vinos

La "enérgica reclamación" está asociada a una normativa aplicada en Brasil que, según las autoridades argentinas, "establece un condicionamiento de la importación de vinos a la presentación de un permiso de preembarque sujeto a inspección".

09 de Octubre de 2000 | 21:18 | EFE
BUENOS AIRES.- El Gobierno argentino protestó hoy por una decisión de Brasil que puede "traer consecuencia gravísimas" para las exportaciones de vinos desde este país.

La "enérgica reclamación" está asociada a una normativa aplicada en Brasil que, según las autoridades argentinas, "establece un condicionamiento de la importación de vinos a la presentación de un permiso de preembarque sujeto a inspección".

La postura argentina está contenida en una nota que el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de este país, Antonio Berhongaray, envió a su colega brasileño, Marcus Vinicius Partini de Moraes.

El funcionario argentino indicó que las normativas en cuestión son contrarias a resoluciones anteriores incluidas en el Reglamento Vitivinícola del Mercosur y a otras que tienden a la "eliminación de las restricciones no arancelarias".

Berhongaray señaló que las nuevas disposiciones brasileñas toman una importancia particular porque "entre los meses de octubre y noviembre se realizan la mayor parte de las ventas de productos vitivinícolas a Brasil, dado que los mismos en ese país tienen marcada estacionalidad".

"En virtud de las graves consecuencias que la medida dispuesta pueda tener para el sector vitivinícola argentino, solicito su pronta gestión para que se excluya a los estados del Mercosur del nuevo requisito impuesto", añadió Berhongaray en su nota.

A su vez, el presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura de Argentina, Luis Borsani, señaló que la norma brasileña "puede tener gravísimas consecuencias para las ventas de vinos, que representan el 10 por ciento del total de las exportaciones de vinos finos".

Para Borsani, si la norma se aplica, se creará "un esquema absolutamente burocrático".

"Cada partida de vino, antes de ser preembarcada, deberá contar con la aprobación del Ministerio de Agricultura de Brasil y luego, al ingresar, será paralizada para una inspección, de cuyo resultado dependerá la liberación del mercado", completó el funcionario.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores