Resolver alto desempleo debe ser tarea prioritaria

Gobierno anuncia hoy nuevo paquete de medidas.

31 de Octubre de 2000 | 08:20 | El Mercurio
SANTIAGO.- Resolver el problema del desempleo constituye una primera prioridad tanto para el Gobierno como para el sector empresarial y en especial para los 627 mil desocupados en el país. En este contexto, las nuevas medidas para hacer frente a esta situación que anunciará hoy el Gobierno abren expectativas e interrogantes acerca del rumbo que ellas deberían tomar para que resulten realmente eficaces.

El fin de semana las autoridades económicas se reunieron con el Presidente Lagos para analizar las medidas. Según el Ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, se conversó sobre la necesidad de tener un"fondo de contingencia", de modo de asegurar que si la economía por sí misma no fuera capaz de generar los empleos necesarios para reducir la desocupación, esos recursos sean gastados en planes de empleo dirigidos a jóvenes y a jefes de hogar que estén cesantes y según las necesidades de las regiones.

Se trata de tener flexibilidad presupuestaria para poder intervenir con programas de diseño público-privado en el mercado laboral cuando la cesantía esté en una situación compleja. Para ello, se definió un fondo específico dentro del presupuesto nacional, cifra que el ministro del Trabajo, Ricardo Solari, declinó adelantar, así como mayores detalles del proyecto y el número de potenciales beneficiados.

Esta es la segunda iniciativa que asume el Gobierno en los últimos meses, luego que la cesantía sobrepasara el 10,2%, en el mes de agosto, y repitiera su tendencia en los dos últimos trimestres móviles, que marcaron 10,6% y 10,7%, respectivamente.

La primera, anunciada el 28 de agosto, incluyó la entrega de un bono de $ 10 mil para 800 mil familias de más escasos recursos, el adelanto en la devolución de impuestos de segunda categoría para un millón de personas, repactación de las deudas tributarias con énfasis en la pequeña y mediana empresa y otras medidas destinadas a facilitar el acceso al crédito para este sector productivo.

COMBATE A DESEMPLEO

Hermann von Mühlenbrock, presidente de la Asociación de Industrias Metalúrgicas y Metalmecánicas (ASIMET), está de acuerdo en que siempre se debe privilegiar y solidarizar con la gente que está sin empleo y una vez que ello se resuelva, pensar en compensaciones a la gente que ya tiene trabajo, como los funcionarios públicos o profesores.

El dirigente se muestra contrario a un subsidio a la contratación de mano de obra para las pequeñas y medianas empresas (Pymes) porque si ellas no están vendiendo sus productos debido a la baja demanda interna, para qué necesitarían más personal. Ello, salvo que se hicieran programas fuertes de exportación donde se inserten las Pymes.

Con todo, su percepción es que en una primera etapa el aumento del empleo va a venir solamente por programas municipales de empleo mucho más fuertes y focalizados.

El ministro Eyzaguirre reiteró que hay que tener paciencia, porque seguramente el 2001 el país no retornará a los bajos niveles de desempleo de entre 5 y 6% que logró en los '90, aunque sí espera que no excedan el 8 ó 9%. El presidente de Asimet comparte este planteamiento y argumenta que las empresas que hicieron un ajuste, ven hoy que pueden trabajar con menos personal.

Para Mario Agliati, vicepresidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), el esfuerzo principal debe estar centrado en la creación de empleos permanentes porque si bien este año el nivel de desocupación llegó a su máximo en septiembre, en los próximos meses debe bajar por razones estacionales. Advierte que de no crearse actividad permanente, el alto desempleo podría repetirse en abril o mayo cuando se inicia la estacionalidad negativa de otoño-invierno.

Agliati dice que en esto no hay medidas milagrosas, pues sólo la mayor actividad económica genera requerimientos de mano de obra.

FOCOS DE INCERTIDUMBRE

Fernando Coloma, académico de la Universidad Católica, considera que contribuye mucho más a las decisiones de inversión y generación de empleos, que el Gobierno decida despejar factores de incertidumbre que se arrastran desde el año pasado, como las reformas laborales o los cambios tributarios que actualmente está impulsando.

En su opinión, el Gobierno ha mantenido esta situación en statu quo durante demasiado tiempo lo cual es peligroso. Si no despeja el tema hoy, la incertidumbre retardará aún más la reactivación económica y la rápida recuperación del empleo, con el agravante de que estará dando una señal negativa de lenta capacidad de respuesta.

Su apreciación es que las autoridades se han equivocado al reaccionar con medidas después de verificar que el desempleo sigue subiendo, porque se ve actuando a la zaga en lugar de haber dado señales de mediano plazo, despejando temas sobre los cuales hay aprensiones en el sector privado.

En cambio, el economista del Programa de Economía del Trabajo (PET), Luis Hidalgo, estima que este tipo de argumentos constituye un chantaje de los voceros del mundo empresarial porque los temas laborales y ambientales que se han planteado no significaron en el pasado trabas para el desarrollo productivo que exhibió el país en la década de los 90, por lo menos hasta antes de la crisis.

Hidalgo piensa que el Estado debe asumir un papel más activo en la generación de puestos de trabajo porque el crecimiento económico actual está siendo impulsado por las exportaciones, que no son las que generan más empleo, mientras que la construcción y el comercio se ven debilitados frente a la escasa reactivación de la demanda interna.

No sólo es partidario de un rol más activo del Gobierno en el fomento de la micro, pequeña y mediana empresa y su endeudamiento sino también de fortalecer el desarrollo tecnológico de ese sector, de modo que el Estado asuma un desarrollo de la política industrial para hacer realidad la segunda fase del desarrollo exportador.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores