Bolivia: Relaciones comerciales con Chile no sustituirán demanda marítima

El vicecanciller, Fernando Messmer, y el ministro de Información Gubernamental, Manfredo Kempff, aseguraron que en la reunión de Mandatarios que se realizó el fin de semana en Panamá, entre los presidentes de Bolivia, Hugo Banzer, y de Chile, Ricardo Lagos, "no se ha olvidado el tratamiento del tema marítimo".

21 de Noviembre de 2000 | 13:06 | Agencias
LA PAZ.- El gobierno boliviano aclaró hoy que el hecho de haberse considerado primero las relaciones comerciales con Chile no significa que se deje de lado el tema fundamental, que es el retorno a las costas del Océano Pacífico.

El vicecanciller, Fernando Messmer, y el ministro de Información Gubernamental, Manfredo Kempff, aseguraron que en la reunión de Mandatarios que se realizó el fin de semana en Panamá, entre los presidentes de Bolivia, Hugo Banzer, y de Chile, Ricardo Lagos, "no se ha olvidado el tratamiento del tema marítimo".

"Los temas comerciales de ningún modo sustituyen el objetivo de la política exterior boliviana que está fijada para retornar al mar de manera soberana", agregó Messmer.

Al respecto, reiteraron que el plan de integración con el puerto de Tocopilla "no es un sustituto de la salida de Bolivia al mar, sino un camino más a las costas del Pacífico".

Bolivia perdió su salida al Océano Pacífico en 1879, cuando -aliado con Perú- salió derrotado en una guerra contra Chile, y su mediterraneidad quedó sellada en 1904, tras la firma de un tratado que fue impuesto, según La Paz, y que sigue vigente de acuerdo con Santiago.

Chile se ha negado a reconocer la aspiración boliviana de acceder nuevamente de manera soberana al mar, indicando que, en materia de límites, "no hay nada pendiente con su vecino".

Luego de dos encuentros de los mandatarios de Bolivia y Chile y los últimos acuerdos, las relaciones comerciales parecían haberse vuelto a imponer en esta gestión de gobierno en el intento de reclamar la salida soberana al mar.

En la primera reunión realizada el 1 de septiembre en Brasilia en ocasión de la Cumbre de Presidentes Sudamericanos, Banzer y Lagos acordaron encontrarse en todos los eventos internacionales para "de buena voluntad" hacer un seguimiento a los temas que ambas naciones tienen en común.

No obstante, Bánzer reconoció que 'los nuevos acuerdos comerciales con Chile son más fluidos', donde se entrevistó por segunda vez con Lagos durante la X Cumbre Iberoamericana.

Agregó que en el encuentro que sostuvieron no logró convencer a su homólogo chileno de asumir una agenda única para tratar el tema marítimo, pero sí consolidó un valioso acuerdo para habilitar el Puerto de Tocopilla, que garantizará la salida de la producción de la mina San Cristóbal de Bolivia.

Otro resultado obtenido por Banzer en su reunión con Lagos es la determinación de que los ministros de Desarrollo Económico de ambos países se reúnan en enero del 2001 en la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra, con el objetivo de elaborar una propuesta para las áreas deprimidas del norte de Chile y el occidente de Bolivia.

Respecto a las aguas del Silala, Banzer informó que Chile se comprometió a realizar un estudio aerofotográfico de la zona para ayudar a encontrar una solución al tema del manantial.

Bolivia reclamó, en reiteradas oportunidades, que las aguas del Silala provienen de vertientes y que éstas fueron canalizadas artificialmente para el aprovechamiento de poblaciones aledañas.

Por su parte, el gobierno chileno argumenta que el Silala es un río, por lo que, de acuerdo con convenios internacionales, es un recurso hídrico que no puede ser desviado y que no corresponde pago alguno por el uso de las aguas.

Las empresas de Chile que se niegan a pagar por la utilización de las aguas del Silala son la mina Chuquicamata, propiedad de la estatal chilena Codelco, y la empresa del Ferrocarril Antofagasta- Bolivia.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores