Sector forestal pretende exportar US$ 4.500 MM anuales en 10 años

Así lo manifestó hoy el presidente de la Corporación de la Madera(Corma), José Ignacio Letamendi, al inaugurar la X versión de la Feria Internacional Forestal, Celulosa y Papel Expocorma 2000, que se desarrollará hasta el 25 de noviembre próximo en Coronel, VIII Región.

22 de Noviembre de 2000 | 12:54 | El Mercurio Online
SANTIAGO.- El sector forestal nacional requiere el desarrollode proyectos de inversión por algo más de US$ 4.000 millones con el fin de alcanzar cifras de US$ 4.500 millones anuales en exportaciones al 2010 y convertir a Chile en el segundo país exportador forestal del mundo.

Así lo manifestó hoy el presidente de la Corporación de la Madera(Corma), José Ignacio Letamendi, al inaugurar la X versión de la Feria Internacional Forestal, Celulosa y Papel Expocorma 2000, que se desarrollará hasta el 25 de noviembre próximo en Coronel, VIII Región.

En la ocasión, el dirigente gremial dio a conocer las metas de la Corporación para los próximos 10 años, dentro de las que se encuentra evitar de manera urgente que la Ley de Fomento Forestal (DL 701) sea letra muerta, por lo que propuso revisar diversos aspectos del texto legal y reglamentario que permita que los beneficios de esta ley alcancen a todo tipo de propietarios y solucione aquellos problemas que actualmente están frenando la forestación por parte de pequeños propietarios.

Asimismo, expresó la importancia de aprobar a la brevedad una Ley de Bosque Nativo que ponga fin a la incertidumbre sobre las normas que van a regir esta actividad.

"Nadie puede estar en desacuerdo con que se garantice la protección y preservación de un área importante de bosques naturales en toda su diversidad. Nadie, tampoco, discrepará con fomentar el uso productivo de una porción de nuestros bosques nativos, que hoy día hacen un escaso aporte al desarrollo de las regiones, y en verdad constituyen una riqueza potencial importante
pata su desarrollo", añadió.

Letamendi agregó que el país no puede darse el lujo de dilapidar otra década sin definir, de una vez por todas, las reglas del juego para el bosque nativo. "El trabajo que se está desarrollando en esta materia debe contar con la buena voluntad y amplitud de criterio de todos los sectores para llegar a buen fin", aseguró.

El dirigente gremial también manifestó la relevancia de solucionar el problema mapuche, precisando que el respeto irrestricto al Estado de Derecho es una condición indispensable para avanzar en esta materia fundamental que a su juicio el Gobierno debe cumplir. "Pero necesitamos también una política integral que apunte a sacar a estos chilenos de la pobreza y la marginalidad extrema en que viven. El país debe encarar sus necesidades de educación y capacitación laboral, así como su integración plena al desarrollo productivo de Chile", dijo.

Letamendi dijo que otro de los desafíos para esta década es el incrementar la inversión en infraestructura vial para aumentar el bosque a las industrias y a los puertos, y recordó que hace pocos años la escasez de salidas portuarias era un problema serio en el sector, a pesar que el Gobierno generó condiciones y los empresarios forestales respondieron invirtiendo cuanto era necesario en nuevos puertos y en la ampliación de los existentes.

"Esta es otra condición necesaria para que nuestra economía forestal, en especial aquella sustentada en la pequeña y mediana propiedad, pueda mantenerse competitiva y hacer su aporte al desarrollo local", indicó.

Además, precisó que para mantener y acrecentar la posición de Chile en el mercado mundial, se necesita de trabajadores cada vez mejor preparados para la modernización tecnológica en curso, invirtiendo en educación técnica que permita a los jóvenes del campo capacitarse para lograr su inserción en el desarrollo silvícola e industrial del sector.

"Aunque a estas alturas parezca obvio, digamos también que es necesario mantener un marco económico favorable a las exportaciones, con un tipo de cambio realista, baja tasa de inflación, transparencia del mercado y flexibilidad laboral", añadió.

El dirigente forestal indicó que también se requiere de "un golpe de modernidad" a la institucionalidad pública, adecuándolas a las necesidades de este siglo en el ámbito de la investigación aplicada, de la preservación, de la fiscalización y de la promoción de la actividad, desarrollando instituciones flexibles, descentralizadas, concentradas en sus responsabilidades específicas, externalizadas en parte de sus tareas y en permanente diálogo e interacción con el sector privado.

Agregó que se deben buscar mecanismos que permitan a los chilenos disfrutar de los beneficios de los casi cuatro millones de hectáreas de bosques de propiedad del Estado, a través del Sistema Nacional de Areas Silvestres Protegidas, lo que a su juicio están hoy subutilizados desde el punto de vista de importantes funciones como el turismo, recreación y otros.

También manifestó la importancia de contar con un esfuerzo nacional para educar, informar, y comunicar a los chilenos la riqueza forestal del país, los innumerables usos de la madera, el aporte ambiental de todos los bosques y la identidad potencial de Chile como país forestal.

Finalmente, Letamendi resaltó la relevancia de avanzar con rapidez y decisión en el ámbito de certificación forestal, completando el trabajo en marcha de certificar a través de ISO 14.001 un millón doscientas mil hectáreas, equivalentes al 60% de la superficie plantada hacia mediados
del próximo año y materializar la elaboración de una norma de manejo forestal sustentable de mayoritario reconocimiento nacional y homologación internacional en el curso del año 2001.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores