Argentina admite pérdidas US$ 1.500 MM por paro general

Con calles despobladas, a simple vista se vislumbraba que la inactividad era aún mayor que el jueves, al sumarse a la paralización de actividades una de las tres centrales laborales que convocó al paro, en este caso por 24 horas. Según el secretario de Finanzas del ministerio de Economía, Daniel Marx, Argentina perderá "alrededor del 0,5% de su Producto Bruto Interno, es decir, unos 1.500 millones de pesos (dólares)".

24 de Noviembre de 2000 | 11:31 | AP
BUENOS AIRES.- Argentina estaba hoy con muy escasa actividad, por los efectos de un paro general de 36 horas impulsado por el movimiento sindical en demanda de cambios en la política económica del gobierno.

Con calles despobladas, a simple vista se vislumbraba que la inactividad era aún mayor que el jueves, al sumarse a la paralización de actividades una de las tres centrales laborales que convocó al paro, en este caso por 24 horas.

Circulaban muy pocos autobuses y taxis y los trenes y subterráneos lo hacían con servicios reducidos.

Ni el gobierno ni las centrales obreras dieron cifras relacionadas con el paro, que pareció haber tenido sus mayores efectos en el sector industrial.

El vocero presidencial Ricardo Ostuni dijo que "mucha gente no fue a trabajar porque no pudo llegar", debido a la falta de transporte público.

Para el secretario de Finanzas del ministerio de Economía Daniel Marx, la Argentina con este paro perderá "alrededor del 0,5% de su Producto Bruto Interno, es decir, unos 1.500 millones de pesos (dólares)".

Los colegios públicos y la mayoría de los privados cerraron sus puertas, los bancos trabajaban con muy escaso personal y a puertas cerradas.

Entre aislados incidentes se destacaron cortes de vías férreas impulsados por manifestantes para impedir la circulación de trenes en las afueras de Buenos Aires.

El ministro del Interior, Federico Storani, declaró que hubo "una acción de violencia muy clara en el corte de vías", considerando que "esa gente se enardeció cuando vio (que los trenes cumplían con sus servicios)".

Según la ministra de Trabajo, Patricia Bulrrich, "tal como ocurrió ayer, hay un clima de amedrentamiento. La gente escucha por televisión o radio que cortan vías del ferrocarril y directamente se queda en casa".

Además, al igual que el jueves, volvieron a registrarse cortes de rutas y ollas populares en diversos puntos del país.

Los efectos del paro se hicieron sentir en la propia casa de gobierno, donde los periodistas acreditados allí se vieron impedidos de entrar a la sala de prensa, ya que el personal que administra el lugar no se hizo presente.

El paro, que empezó el jueves al mediodía y que finaliza esta medianoche, es el tercero que enfrenta el gobierno del presidente Fernando de la Rúa, quien asumió el 10 de diciembre pasado.

El blanco de la protesta es un severo programa de austeridad del gobierno, anunciado el 10 de noviembre como parte de un pedido de los organismos financieros internacionales para auxiliar a la maltrecha economía argentina con un 'blindaje financiero' por US$ 20.000 millones.

Con ese respaldo, el país podría hacer frente a sus compromisos internacionales y evitar caer así en una eventual cesación de pagos.

De la Rúa dijo anoche que la primera jornada transcurrió sin incidentes graves pero insistió en que no se permitirán acciones de 'amedrentamiento' y se garantizará la libertad de trabajo.

El dirigente Hugo Moyano, de la combativa Confederación General del Trabajo (CGT), dijo que podrían registrarse otras protestas para diciembre de no producirse cambios en el rumbo económico.

La CGT 'oficial' es la que hoy se sumó al paro. La tercera rama sindical que impulsa el paro es la Central de Trabajadores Argentinos (CTA). Todas ellas tienen amplia mayoría de dirigentes opositores peronistas.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores