Flexibilidad agrícola de Japón y Europa condiciona nueva ronda de la OMC

El director general de Organización Mundial del Comercio (OMC), Mike Moore, estimó hoy posible lanzar una nueva ronda de negociaciones para la liberalización comercial si los países muestran suficiente flexibilidad para avanzar en temas controvertidos tales como la agricultura.

27 de Noviembre de 2000 | 10:40 | El Mercurio Online
SANTIAGO.- El director general de Organización Mundial del Comercio (OMC), Mike Moore, estimó hoy posible lanzar una nueva ronda de negociaciones para la liberalización comercial si los países muestran suficiente flexibilidad para avanzar en temas controvertidos tales como la agricultura.

"En estos momentos hay diferencias importantes, significativas, pero creo que las estamos superando ... Para economías que tienen una agricultura complicada como Japón, Suiza y los países del norte de Europa, encuentro que va a ser difícil que puedan hacer progresos a menos que reciban compensaciones", dijo Moore.

Indicó que la ronda de Seattle fracasó "en forma tan espectacular y tan pública" por las diferencias sustantivas entre los países del norte y del sur, en temas como la agricultura, sociales-laborales y de reglas como los aranceles y el antidumping, entre otros.

"Se trataba de hechos sustantivos que no permitieron cerrar la brecha", opinó Moore, añadiendo que en los últimos 12 meses la OMC ha tratado de restablecer la confianza, y crear las condiciones necesarias para negociar temas ligados principalmente a la agricultura y los servicios.

"Hemos avanzado en áreas tales como las políticas de competencia y los aranceles industriales, que no son fáciles. Sí hemos progresado en la implementación. Por eso ahora estamos viendo un período de transición de un acuerdo complicado que va a ayudar a los países en desarrollo, y a hacer más fácil el sistema", puntualizó.

Insistió en que la amplitud de la nueva ronda, a realizarse eventualmente a fines del 2001, dependerá de la voluntad de los miembros de la OMC para ser flexibles.

"El ánimo y el espíritu para una nueva ronda son mucho mejores que hace un par de meses. Ha habido flexibilidad pero todavía tenemos desacuerdos básicos ... El objetivo de mi visita a Chile es explicar hacia dónde vamos y pedir ayuda, porque creo que aquí todos tenemos algo que ganar", sostuvo.

Asimismo, afirmó que los acuerdos multilaterales son el camino más fácil y en el cual todos pueden obtener beneficios. No obstante, reconoció que mientras no se materialice una nueva ronda, los Gobiernos pueden negociar acuerdos bilaterales y regionales.

"El regionalismo es bueno siempre y cuando sea abierto, pero hay que recordar que el camino multilateral es el más fácil. Los Gobiernos deben avanzar por estos 2 caminos, pero al final, el multilateral es el más seguro, el menos complicado y el único que tiene reglas claras y reales. Acepto que ante la ausencia de una ronda, los funcionarios inteligentes y los ministros ambiciosos pueden hacer ambas cosas, lo que podría convertirse en un estímulo para una nueva ronda", expresó.

En este sentido, Moore valoró la declaración de las economías integrantes de la APEC, que valoraron la suscripción de acuerdos bilaterales siempre que se enmarquen en las normas de la OMC.

"La declaración de APEC fue muy importante... Ellos quieren una nueva ronda con una agenda para los países en desarrollo... Como hay diferencias importantes, los países en desarrollo tienen un tratamiento especial, preferencial con un marco de tiempo mayor para incorporarse", puntualizó.

En cuanto a la posibilidad de incluir el tema medioambiental en la agenda de la OMC, Moore resaltó que muchos países temen que éste se utilice con fines proteccionistas, por lo que crea tensiones.

"El medio ambiente es un asunto que genera controversia... La OMC tiene un Comité dedicado a este ítem, pero existe mucha tensión, sobre todo entre el norte y el sur, donde los países más ricos tienen movimientos ambientalistas fuertes", señaló.

OMC y Chile

Consultado por la política chilena de defensa de las bandas de precio y de las salvaguardias, Moore se limitó a señalar que en los últimos 30 años los países que han elevado sus estándares de vida han sido los que han optado por liberalizar su comercio.

"Chile está promulgando legislaciones a la luz de los compromisos asumidos en la Ronda de Uruguay... mientras sean compatibles con esos acuerdos, no hay problema", acotó.

Moore también mostró cautela frente a la solicitud de constitución de panel que formuló la Unión Europea contra Chile por el pez espada, y el proceso de renegociación del arancel consolidado de 31,5% para el azúcar en el cual están insertos las autoridades nacionales.

Frente al primer punto, el director general de la OMC manifestó escuetamente que el sistema de solución de controversias de la Organización tiene 5 años y ha resuelto más de 200 casos. Sin embargo, "los países tienden a creer en él cuando ganan y dudan cuando pierden. Yo creo que es un buen sistema, aunque por supuesto tiene ciertas fallas; por lo tanto, tenemos que examinarlo según lo que hemos aprendido y cómo es posible de mejorar".

En cuanto al azúcar, Moore pidió disculpas por no poder comentar ese tema, al tiempo que manifestó que "todos los países tienen áreas sensibles".

Finalmente, y respecto a la acusación de trato discriminatorio entre el pisco y el whisky, Moore recordó que ese tema ya fue fallado por un panel, por lo que Chile tiene que acatar las recomendaciones emitidas: esto es, modificar su ley de alcoholes a más tardar el 21 de marzo de 2001.

"Chile es uno de los líderes a favor de abrir las fronteras. Veo ahí una ventaja para el país y para las viñas nuevas", puntualizó.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores