Inestabilidad argentina pone a prueba recuperación económica de Brasil

La inestabilidad financiera argentina obligará a Brasil a demostrar si los pilares de su recuperación económica son sólidos, si el sistema de libre fluctuación de su moneda, el real, es acertado y si su apuesta por la integración regional continúa firme, opinan analistas.

01 de Diciembre de 2000 | 14:33 | El Mercurio Online
RIO DE JANEIRO.- La inestabilidad financiera argentina obligará a Brasil a demostrar si los pilares de su recuperación económica son sólidos, si el sistema de libre fluctuación de su moneda, el real, es acertado y si su apuesta por la integración regional continúa firme, opinan analistas.

Las turbulencias en el país vecino "pondrán de manifiesto por una parte que el sistema cambiario brasileño es más fuerte y apropiado que el argentino y subrayarán, por otro, que el Mercosur es un todo y los problemas de un miembro afectan al resto", declaró Renier García, coordinador del Instituto Brasileño de Economía (IBRE), a la Agencia France Presse.

Las dificultades en la aprobación del presupuesto en Argentina y la incertidumbre sobre el préstamo que el Fondo Monetario Internacional (FMI) concederá al gobierno del socialdemócrata Fernando de la Rúa se dejaron sentir esta semana en Brasil.

El dólar alcanzó su precio más alto desde hace un año: 1,98 reales, valor que no registraba desde el periodo que siguió a la devaluación de casi el 50% de su moneda con respecto a la estadounidense.

El índice de la Bolsa de Sao Paulo -la mayor plaza financiera de América Latina-, el Bovespa, se desvalorizó en 10,6% en el mes de noviembre, alcanzando su nivel más bajo desde el mismo mes del año pasado.

Si en aquella época, el efecto de la crisis financiera brasileña golpeó con fuerza a Argentina, dos años después está comenzando a producirse el efecto contrario.

"Brasil y Argentina son muy diferentes, pero tienen una relación comercial tan fuerte que inevitablemente, cualquier turbulencia se refleja rápidamente", aseguró García.

No obstante, a ojos de todos, Brasil no es tan vulnerable y "saldrá fortalecido" de esta crisis porque tendrá la ocasión de demostrar si la recuperación económica que inició en 1999 es firme.

El miedo de los empresarios brasileños es que la crisis argentina tenga un impacto negativo sobre la credibilidad del Mercosur (Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay) y toda América Latina de cara a los inversores internacionales.

"Indirectamente esto puede provocar que los industriales brasileños consideren que la opción Mercosur debe ser retrasada porque no les compensa. Y esto sería un error porque esta región está destinada a ser una sola área de libre comercio", aseguraron economistas presentes esta semana en un seminario sobre sistemas financieros en Río de Janeiro.

Además de los problemas argentinos, la incertidumbre que preside la política estadounidense y el ambiente de inestabilidad que invade los mercados financieros internacionales hará que el dólar no baje de precio en Brasil por lo menos hasta entrado el 2001.

Desde septiembre, el real perdió un 5% de su valor con respecto a la moneda estadounidense. Esta diferencia de apariencia insignificante implica un aumento de US$ 2.600 millones en la deuda pública y una subida de la inflación de 0,5%, según Adauto Lima, economista del Lloyds Bank.

El único impacto positivo de esta devaluación del real es que aumenta la demanda de productos nacionales y disminuyen las importaciones, lo cual beneficia a la balanza comercial, que en lo que va de año ya acumuló un déficit de US$ 310 millones.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores