SNA sostiene que no se estarían cumpliendo acuerdos de Mesa Agrícola

"El Gobierno no ha cumplido con los acuerdos que firmó en la Mesa de Diálogo Agrícola y hoy tenemos que seguir al Presidente hasta México para que nos escuche. La gente está desesperada y yo, responsablemente, ya no puedo contenerla frente a la insensibilidad de las autoridades", afirmó el vicepresidente de la SNA, Manuel Riesco.

13 de Diciembre de 2000 | 15:32 | El Mercurio Online
SANTIAGO.- El presidente del Consorcio Agrícola del Sur (CAS) y vicepresidente de la SNA, Manuel Riesco, acusó hoy al Gobierno de no cumplir los acuerdos emanados de la Mesa de Diálogo Agrícola, perjudicando principalmente a los pequeños agricultores nacionales.

"El Gobierno no ha cumplido con los acuerdos que firmó en la Mesa de Diálogo Agrícola y hoy tenemos que seguir al Presidente hasta México para que nos escuche. La gente está desesperada y yo, responsablemente, ya no puedo contenerla frente a la insensibilidad de las autoridades", afirmó Manuel Riesco.}

Recordó que sólo en México, durante el cambio de mando en ese país tuvo oportunidad de tratar el tema de los agricultores de productos con banda de precios y su desesperada situación con el Presidente Lagos.

"Hoy las importaciones de aceites mezclas siguen sin que se les apliquen salvaguardias, en circunstancias que el acuerdo firmado por el Gobierno estipulaba esa medida hace ya meses. Además, las salvaguardias renovadas para los productos con banda de precios incluidos los aceites puros- estipulan criterios que no coinciden con lo firmado en el acuerdo", agregó.

El próximo miércoles 20 de diciembre fecha en que comienzan las cosechas de raps- todos los agricultores, desde Linares a Puerto Montt, se reunirán en Temuco para estudiar las medidas a seguir.

"En las actuales circunstancias, responsablemente, no puedo solicitarle a los agricultores que se abstengan de tomar medidas, cualesquiera que sean. Sólo podría hacerlo si en la reunión extraordinaria de la Mesa Agrícola del lunes próximo se nos entregara una solución precisa, real y consistente. De cualquier forma, es insólito que luego de meses de firmado un acuerdo, la Mesa Agrícola deba volver a reunirse para tratar los mismos problemas que se suponía ya había resuelto. La inquietud y desconcierto de los agricultores es perfectamente comprensible", aseguró Riesco.

El dirigente agregó que tiene una reunión pendiente con el Ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, para tratar los problemas del sector y analizar las vías reales de solución.

"El Presidente Lagos se comprometió en Osorno, el pasado 2 de octubre, a compensar a los agricultores con la diferencia entre el precio del raps al momento de la cosecha y el piso de la banda vigente en ese momento. Sin duda, el Ministro de Hacienda tiene mucho que decir para asegurar que este compromiso se cumpla", dijo Riesco.

Otros aspectos que preocupan a Riesco y a los agricultores son la forma en que se renovaron las salvaguardias para los productos con banda y un acuerdo que el Gobierno habría firmado con Bolivia. La renovación de salvaguardias para los aceites puros considera que no se aplicarán a los países cuya importación a Chile no supere el 3% del consumo nacional. Esto permitiría que, por ejemplo, ingresaran los aceites a través de la frontera con Perú, pagando un arancel básico del 9%.

Respecto del supuesto acuerdo con Bolivia, éste contemplaría la no aplicación de salvaguardias a las importaciones de aceites puros de ese país por un porcentaje superior al arancel consolidado de la OMC, es decir, 31,5%.

A este respecto, Fernando Puga, gerente general de Promosol, afirmó que "es necesario tener claro que para llegar hoy al piso de la banda de precios es necesario aplicar salvaguardias por al menos un 77% a las mezclas de aceite. Lo anterior implicaría cuestionar la efectividad de la
salvaguardia otorgada para los puros y a su vez la de las mezclas que supuestamente se debieran implementar. Hemos llegado a un punto donde jamás pensamos encontrarnos y la preocupación y nerviosismo de los agricultores es totalmente justificada. Aunque no tenemos verdaderos motivos para ello, todavía confiamos en que el gobierno tomará medidas para resolver esta situación",
aseveró.

Cabe recordar que existen 23.000 hectáreas de raps sembradas en el sur del país, con una cosecha total esperada de 62.000 toneladas. En las circunstancias actuales los agricultores sufrirían una pérdida equivalente a US$ 7,5 millones.

"Un agravante de esta situación, es el draw-back del 10% que Argentina entrega a sus exportaciones de aceites refinados envasados destinados a Chile y que la Mesa Agrícola también acordó negociar con ese país en forma inmediata, aunque nada se ha hecho-, lo que pone en una situación aún más desaventajada a la industria de los aceites y al cultivo de raps en nuestro país con respecto a las importaciones", concluyó Puga.

El daño que esta medida argentina produce en nuestra industria se ha traducido, por ejemplo, en el cierre del área industrial de Aceitera San Fernando y en el anuncio de otras empresas que correrán la misma suerte dado que es más conveniente traer los productos envasados desde Argentina. 450 despidos ya se han materializado y otros 1.000 han sido anunciados a los trabajadores.

El draw-back argentino ha generado un crecimiento explosivo de la participación de mercado de las marcas importadas.

Según datos de Nielsen, en 1998 las marcas importadas representaban un 8,4% del mercado nacional, en 1999 llegaron a un 12,8% y en el 2000 subieron a un 25%. Esto demuestra el gran deterioro del sector industrial tanto refinador como envasador producto de una errática política gubernamental hacia el sector.

"Tan pronto termine la actual cosecha los agricultores deberán determinar si vuelven a cultivar raps o no. Es decisión del gobierno determinar si crea o no las condiciones necesarias para que este cultivo y su industria continúen o desaparezcan", afirmó Fernando Puga.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores