Solari: Riesco emite "juicios políticos y no empresariales"

Ante las duras críticas del presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Walter Riesco, a la decisión del Ejecutivo de incluir en la discusión del proyecto de reformas laborales los llamados "temas duros", el el ministro del Trabajo y Previsión Social, Ricardo Solari, replica que un tema "tan importante" no debe teñirse de pasiones políticas ni de juicios ideológicos.

15 de Diciembre de 2000 | 16:43 | Por Patricia Pacheco - El Mercurio Online
SANTIAGO.- Ante las duras críticas del presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Walter Riesco, a la decisión del Ejecutivo de incluir en la discusión del proyecto de reformas laborales los tópicos más conflictivos, el ministro del Trabajo y Previsión Social, Ricardo Solari, replica que un tema "tan importante" no debe teñirse de pasiones políticas ni de juicios ideológicos, sino que debe intentar un debate "equilibrado, respetuoso y riguroso".

El jueves, el máximo líder empresarial dijo que se observa una "cierta frivolidad que casi raya en la irresponsabilidad" en algunos sectores políticos que son partidarios de incluir estos temas en el polémico proyecto.

"Con dolor debo decir que se observa en cierto sector de nuestra clase política una frivolidad que casi raya en la irresponsabilidad al impulsar iniciativas que lo único que traerán es más pobreza, más agitación social y más desempleo", señaló Riesco en la ocasión.

Solari fue enfático en señalar que ningún sector puede autoasignarse una capacidad de mirar con seriedad aquellos temas de país. "Tengo la sensación que el Gobierno de Chile, los parlamentarios y la Concertación, tienen una aspiración a un país mejor que incluye el que el país crezca y que las empresas se desarrollen, pero también que tengamos una equidad en las relaciones laborales adecuadas", dijo en entrevista con El Mercurio Online.

En ese contexto, se manifestó contrario a promover en un debate público del país las opiniones descalificatorias. "Creo que lo que nos importa y lo que verdaderamente nos sirve, más que descalificaciones, es buscar puntos de acuerdo, y de encuentro, aceptar que no todas las personas en un país y menos en una democracia van a pensar lo mismo", recalcó.

En este sentido, aseguró que en materia laboral, la actitud del Gobierno ha sido 'tremendamente' abierta al diálogo, por lo que insistió en que el mejor camino hacia un consenso no es el de las descalificaciones.

"Yo entiendo además que el señor Riesco está abandonando la presidencia de la CPC, pero creo que hubiera sido mucho mejor que hubiera dejado como legado positivo una visión de los empleadores mucho más constructiva que una visión que descalifica, porque la verdad es que uno también puede llegar a la conclusión que algunos de los juicios que se han emitido son más bien políticos que estrictamente empresariales", aseveró.

- Pero no sólo Walter Riesco ha criticado la actitud del Gobierno, hace unos días, el presidente de la Sofofa, Felipe Lamarca, instó a "ordernar la casa" y ser más coherentes en esta materia...

- La opinión de Lamarca es distinta, porque él lo que pide, que es algo que me parece bastante razonable, es coherencia de parte de la coalición que gobierna. Si nosotros queremos tener una sola opinión como Concertación sobre esta materia, es un desafío que tenemos, y un desafío que a mí me parece muy importante que la Concertación asuma. Distingo esas exigencias que nos hacen de ser coherentes, de una descalificación.

- Sin embargo, la preocupación del empresariado es global respecto a la inclusión de estos temas y los efectos que podría tener en la competitividad de las empresas....

- Me parece muy razonable que el empresariado se preocupe por las reglas del juego laboral, pero en la vida de las empresas es efectivo que pueden hacer ganar o perder competitividad, eso yo lo tengo absolutamente claro. No está fuera de nuestro horizonte de preocupaciones el modo en que estas normas laborales afectan o benefician a las empresas.

No obstante, aseguró que el Gobierno ha estado promoviendo una combinación de medidas que promuevan la flexibilidad y la adaptabilidad de las empresas con medidas que fomenten avances en los derechos y en la protección a los trabajadores.

"Nosotros somos de los que creemos que ambas cosas son compatibles, y que el crecimiento económico no se hace a costa de los trabajadores y, a su vez, que promover el derecho de los trabajadores no tiene por qué tener un efecto negativo ni nefasto para las empresas", concluyó Solari.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores