EE.UU. y Chile consolidan relación con libre comercio y defensa

Esta semana, el acercamiento se completó en el campo estratégico y de defensa, con la decisión de Chile, tras más de tres años de incertidumbre, de optar por la compra de una decena de cazas F-16 norteamericanos, dejando de lado otras ofertas de fabricantes europeos.

29 de Diciembre de 2000 | 12:57 | AFP
WASHINGTON.- Estados Unidos y Chile protagonizaron un notable acercamiento en la recta final del mandato del presidente norteamericano Bill Clinton, con la negociación de un tratado de libre comercio sin esperar la integración regional y tras la decisión chilena de comprar aviones estadounidenses F-16 para modernizar su Fuerza Aérea.

Washington y Santiago lanzaron a principios de mes las negociaciones para un acuerdo bilateral de libre comercio, en un proceso separado al de la estancada Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA).

La promesa tardó en cumplirse pero se concretó: Chile había sido invitado en 1994 a sumarse al exclusivo club del Tratado de Libre Comercio (TLC: Estados Unidos, Canadá y México), pero la falta de autoridad "fast trak" necesaria para que el presidente norteamericano pueda negociar el acuerdo bloqueó el proceso.

Tras forjar acuerdos separados con los otros dos socios del TLC, Chile finalmente aceptó negociar uno bilateral con Estados Unidos, sin esperar el "fast track" cuya ausencia mantiene por otra parte congelado el proceso ALCA.

Las negociaciones se iniciaron el 6 de diciembre en Washington y continuarán en Santiago a principios de enero, pero este mes los dos gobiernos ya comenzaron a intercambiar posiciones.

Dado que en los acuerdos existentes -TLC y los bilaterales de Chile con México y Canadá- ya están definidas posiciones sobre la mayoría de los temas clave o controversiales, se espera que las cosas avancen rápido.

Esta semana, el acercamiento se completó en el campo estratégico y de defensa, con la decisión de Chile, tras más de tres años de incertidumbre, de optar por la compra de una decena de cazas F-16 norteamericanos, dejando de lado otras ofertas de fabricantes europeos.

Tanto Chile como Estados Unidos negaron oficialmente que existiese una relación entre las dos decisiones, anunciadas en espacio de apenas un mes.

La consolidación de la relación con Estados Unidos no deja indiferentes a los vecinos de Chile en el Cono Sur y ya suscitó fricciones con Brasil, que busca mantenerse como polo decisivo de la integración regional.

Reunidos a mediados de mes en Florianópolis (Brasil), los presidentes del Mercosur mantuvieron la suspensión del proceso de adhesión plena de Chile al bloque austral, al que continuará perteneciendo como asociado.

"Como sucedió en el campo del libre comercio, el problema es a veces una falta de comunicación entre los países de la región", comentó a la AFP Michael Shifter, vicepresidente de la organización Diálogo Interamericano, con sede en Washington.

"Brasil no sabía, no fueron informados por los chilenos" sobre el inminente acuerdo de libre comercio con Estados Unidos, agregó. "Si existe el sentimiento de que otro país, de alguna manera, tiene tratos secretos con Estados Unidos, eso crea problemas", dijo Shifter.

Los analistas destacan que paralelamente al acercamiento con Chile, el presidente electo George W. Bush colocará al libre comercio hemisférico y al "fast track" como una prioridad de su gestión.

"Podría tratar de obtener el fast track en los primeros tres o cuatro meses, es difícil pero posible", opinó Shifter, destacando que todo dependerá del tipo de relación que Bush logre establecer con el Congreso.

En caso de aprobación de la "vía rápida" -que permite al presidente negociar un acuerdo y someterlo luego a la aprobación en bloque por el Congreso-, Bush podría relanzar el proceso del ALCA, principal punto en la agenda de la Tercera Cumbre de las Américas prevista en abril en Quebec (Canadá).
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores