Massad: "Política monetaria no es todopoderosa"

El presidente del Banco Central, en encuentro en la Universidad de Chile, comentó la nueva baja de la tasa de interés y descartó categóricamente un peligro de inflación en el país.

09 de Agosto de 2002 | 12:57 | ORBE
SANTIAGO.- El Presidente del Banco Central, Carlos Massad, afirmó que "la política monetaria no es todopoderosa", al tiempo que indicó que la baja en la tasa de política monetaria tuvo como objetivo dar un estímulo adicional a la economía para aprovechar de mejor manera los márgenes existentes.

Respecto del recorte de la tasa de instancia a 3 por ciento ayer, dijo que "nosotros seguimos percibiendo que no tenemos riesgos de inflación hacia adelante. Por el contrario, en algún momento se ha dado la proyección de que la tasa de inflación puede estar incluso por debajo del 2 por ciento que es el límite inferior de nuestra meta y cuando eso ocurre, el Banco Central actúa simétricamente a cuando hay peligro de inflación".

Explicó que cuando existe peligro de inflación debe subir la tasa y en caso contrario, se reduce. "Eso es lo que hemos hecho y no percibimos ningún peligro de inflación hacia adelante y esta reducción de tasa tiene como objeto dar un estímulo adicional a la economía para aprovechar los márgenes de mejor manera", dijo.

Hizo estas afirmaciones al intervenir en una reunión organizada por la Asociación de Ingenieros Comerciales de la Universidad de Chile (ICU).

Descartó que la baja de la tasa de instancia no sea efectiva y aclaró que los recortes de tasas actúan con cierto rezago.

"Lo que nosotros hacemos es una proyección a 12 ó 24 meses hacia adelante y sobre esa base actuamos. No tenemos ninguna duda que los recortes de tasas son efectivos y de hecho si hoy la tasa fuera como hace un año atrás, la economía estaría en una situación más mala de lo que está", indicó.

Puntualizó que la tasa de interés no es "una herramienta todopoderosa, tiene una función que cumplir y el Banco Central está usándola para cumplir esa función, pero no resuelve todos los problemas y mientras más baja sea, menor es la probabilidad que vuelva a bajar y por tanto, hay que dar cada vez más importancia a otros elementos que pudieran influir".

Agregó que afortunadamente el cambio a la tasa nominal se hizo en un buen momento, porque actualmente en su rango de 3 por ciento tiene margen para bajar.

Massad dijo que los actuales niveles de tasa nominal "reflejan una situación que si fuese necesario en el futuro dar otro movimiento también lo hace posible, pero ya estamos en tasas bastante bajas y mientras menor es, menor también la probabilidad que pueda volver a bajar".

Consultado respecto de las medidas que permitan reactivar la economía, señaló que se requiere buscar la mayor flexibilidad en todos los mercados de modo los ajustes se hagan por precios en lugar de cantidad.

Añadió que "se debe buscar cerrar lo más rápido posible aquellos debates que se abren y tienden a provocar grave incertidumbre respecto del futuro en materia de regulación de las empresas y utilidades. Es legítimo abrir esos temas, el país necesita abrir muchos de esos temas, pero desde el punto de vista de la efectividad de la política monetaria en la economía, una vez que se abren lo más apropiado es tratar de cerrarlos lo más rápido".

En otro orden, precisó que la situación mundial y de contagio se mantiene muy inestable, sin embargo, los mercados financieros han respondido con bastante independencia, "reconociendo la solidez de nuestra economía".

Al respecto, subrayó que la importancia del sector externo ha tenido un fuerte impacto sobre la actividad, ya que la evolución del crecimiento mundial es uno de los factores claves, explicando cerca de 1,5 puntos porcentuales del menor crecimiento de la economía chilena.

Por otra parte, señaló que dentro del país los distintos indicadores muestran una evolución del gasto interno claramente por debajo de lo anticipado hace algunos meses, mientras que las presiones inflacionarias se han mantenido acotadas.

Sostuvo que "todos estos antecedentes han permitido que la política monetaria haya tomado un sesgo aún más expansivo en los últimos seis meses, lo que se ha reflejado en los recortes de tasas. De no haberlo hecho, se arriesgaba que la inflación disminuyera persistentemente hacia el piso e incluso debajo del rango meta en el horizonte habitual de política de 12 a 24 meses".
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores