Hungría planea nuevos impuestos para contener déficit presupuestario

El nuevo primer ministro de Hungría, Victor Orban, dijo que introduciría un impuesto a la renta plano del 16%.

BUDAPEST.- El nuevo primer ministro de Hungría dijo el martes que reducirá los salarios públicos, reformará el sistema tributario y prohibirá los préstamos hipotecarios en moneda extranjera, con el fin de contener el déficit presupuestario y así tranquilizar al mercado.


Tras arrasar en las elecciones de abril con una mayoría de dos tercios, Victor Orban dio a conocer un programa completamente distinto al del Gobierno socialista que le antecedió y que redujo el gasto el año pasado tras evitar por poco la crisis económica en el 2008.


El partido oficialista de derecha Fidesz se había comprometido a reducir impuestos y crear empleos al limitar la gran carga de deuda de Hungría, pero según analistas, podría amenazar las metas acordadas en un paquete de rescate al país de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional de 20 mil millones de euros.


En un intento por reconquistar la confianza del mercado después de que dirigentes del Fidesz estremecieran a los inversionistas al advertir la semana pasada que podrían enfrentar una crisis de deuda al estilo griego, Orban dijo que introduciría un impuesto a la renta plano del 16%.


Agregó que su Gobierno reduciría los impuestos de las empresas pequeñas y medianas, y prohibiría los créditos hipotecarios en moneda extranjera.


Los préstamos denominados en moneda extranjera han sido un motor crucial de la economía griega de esta década, ya que representan cerca del 70% de todos los créditos minoristas.


También anunció un nuevo tributo a las ganancias de los bancos.


"Nos gustaría iniciar conversaciones con los bancos respecto a lo que debiera ser este impuesto, cómo las cargas se compartirán entre los bancos, las aseguradoras y las empresas de leasing, y propondremos introducir esto por tres años", afirmó en un discurso al Parlamento.


Agregó que el impuesto bancario podría recaudar 200.000 millones de florines (1.000 millones de dólares) en ingresos presupuestarios.


Orban dijo que la economía necesita estar basada en una mayor producción y empleo, pero también llamó a congelar los costos de las instituciones públicas e introducir un techo a los sueldos estatales para un ahorro total del 15% en costos salariales.


"Obviamente, debiera reducirse la deuda en los próximos años. Mantenerla bajo control y si es posible reducirla", acotó.


Según analistas, el plan de Orban de reducir impuestos e impulsar el crecimiento podría ser difícil de cuadrar con las metas fiscales acordadas en un paquete de rescate al país de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional de 20.000 millones de euros, que apuntaló a la economía de 10 millones de personas.

Reuters
Martes, 8 de Junio de 2010, 12:03
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion