Premier israelí podría enfrentar crisis gubernamental

El parlamento israelí discutirá la fase preliminar una propuesta de ley hecha por un diputado de extrema derecha para la disolución anticipada del cuerpo legislativo. Según la prensa israelí, Ehud Barak correría el riesgo de encontrarse en minoría porque su principal aliado gubernamental, el Partido Shass, con 18 escaños, amenazó con votar a favor de la oposición.

06 de Junio de 2000 | 09:50 | AFP
JERUSALEN.- El Primer ministro israelí Ehud Barak se enfrentaba el martes al riesgo de una grave crisis política, ya que el segundo integrante de su coalición, el partido ultraortodoxo Shass, anunció que votaría el miércoles a favor de una propuesta de ley sobre elecciones anticipadas.

Una crisis gubernamental tendría un fuerte impacto en las negociaciones con los palestinos, que se acercan a su momento crucial. La amenaza de crisis tiene lugar, además, en el preciso momento en que la secretaria de Estado norteamericana, Madeleine Albright, se encuentra de viaje en Israel y los territorios palestinos.

El presidente del grupo parlamentario del Shass, Yair Peretz, afirmó a la radio pública que el jefe del partido, Eli Yishai, le había ordenado que los 17 diputados de la formación votasen a favor de las elecciones anticipadas.

El texto, que debe ser presentado a la Knesset, es obra de Avigdor Lieberman, el jefe del pequeño partido ultraderechista de habla rusa Yisrael Beitenu (Israel Nuestro Hogar).

Lieberman afirmó que sólo presentará su texto si está seguro de contar con la mayoría.

Todos los analistas coincidían el martes en señalar que si el Shass, tercer partido del país, decide votar a favor de la disolución de la Knesset, la propuesta de ley será adoptada.

Esto no significaría una disolución inmediata del Parlamento, ya que se trata solamente de una votación preliminar. Tres consultas más serían necesarias, lo que en teoría podría durar varios meses.

Pero es casi seguro que en tal caso Barak pediría al Shass que abandonase el gobierno, que se convertiría así en minoritario, porque actualmente sólo dispone de 68 de los 120 escaños de la Knesset.

Así, el ministro de Justicia, Yossi Beilin, consideró que si el Shass vota contra el gobierno, el partido habría franqueado "una línea roja" y ya "no tendría un lugar en la coalición".

La crisis actual tiene su origen en la decisión tomada por Barak el lunes de romper las negociacines con el Shass sobre la financiación por el Estado de las instituciones educativas de ese partido, que se encuentran al borde de la bancarrota.

El primer ministro tomó esta decisión después de que el Shass hubiese amenazado con apoyar al texto de ley de Lieberman si no obtenía los fondos exigidos.

Barak "afirmó claramente que no está dipuesto a actuar bajo ninguna amenaza, ya sea abierta o encubierta", afirmaron sus servicios en un comunicado.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores