10 años de cárcel para croata que no impidió ataque sexual

La Cámara de Apelaciones del Tribunal Internacional de Crímenes de Guerra confirmó una condena a 10 años de cárcel para un comandante miliciano bosnio croata que no detuvo un ataque sexual cometido por un subordinado suyo.

21 de Julio de 2000 | 10:20 | AP
LA HAYA.- La Cámara de Apelaciones del Tribunal Internacional de Crímenes de Guerra confirmó una condena a 10 años de cárcel para un comandante miliciano bosnio croata que no detuvo un ataque sexual cometido por un subordinado suyo.

Los cinco jueces de las Naciones Unidas rechazaron todos los argumentos con que la defensa impugnó el juzgamiento el 10 de diciembre de 1998 de Anto Furundzija, de 31 años.

Al confirmar el veredicto, el presidente de la cámara, el guyanés Mohamed Shahabuddeen, dijo que "al apelante no se le negó el derecho a un proceso imparcial" y que "la cámara de apelaciones no fue persuadida de la existencia de ningún error legal que requiriera su intervención".

El pronunciamiento de la cámara, el tercero del tribunal y el primero sobre ataque sexual, refuerza el precedente de un veredicto de 1998 que amplió la definición de violación como crimen de guerra.

Furundzija, jefe de una unidad de policía militar autodenominada "Jokers" (Los guasones), presenció la violación de una detenida que fue desnudada y amenazada con un cuchillo. Fue convicto de violación y tortura y condenado a 10 años de cárcel.

El hecho ocurrió transcurrido un año de la guerra de Bosnia de 1992 a 1995, en medio de una sangrienta campaña en el centro del país para expulsar a los musulmanes del valle del río Lasva.

La condena original, basada casi totalmente en el testimonio de la víctima, que no fue identificada, contuvo dos importantes elementos jurídicos:

* La testigo fue considerable digna de crédito a pesar de que sufría de shock post traumático con tendencia al suicidio.

* La definición de violación se hizo más fácil de castigar al ampliarla a la categoría de tortura.

En la apelación, el abogado defensor Luka Misetic sostuvo que el fiscal no probó que el violador hubiera actuado con el consentimiento de Furundzija.

Calificó la condena a 10 años de cárcel como "castigo cruel y extraordinario".

Misetic también cuestionó la imparcialidad de la jueza zambiana Florence Mumba, que presidió el proceso. Sostuvo que no había hecho conocer que había pertenecido a una comisión de la ONU de derechos de las mujeres que promovió la reafirmación de la violación como crimen de guerra.

El tribunal, establecido por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en 1993, condenó hasta el momento a 14 acusados por la guerra de Bosnia y aplicó penas de hasta 45 años de cárcel.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores