Países árabes preocupados ante posible victoria de Ariel Sharon

El candidato opositor es favorito en las encuestas pero su triunfo en las próximas elecciones de Primer Ministro en Israel preocupa a Egipto, el Líbano y Siria por las acciones que pudiera tomar si es elegido.

26 de Enero de 2001 | 08:42 | EFE
EL CAIRO.- La posibilidad de que Ariel Sharon gane las elecciones y sea próximo primer ministro de Israel el 6 de febrero ha disparado la alarma entre los Estados árabes vecinos, dispuestos a no dejarse intimidar por el pasado del candidato de la derecha.

Sólo Jordania de los cuatro países frontera con el Estado judío mantiene silencio, mientras que Egipto, el Líbano y Siria han respondido con contundencia a las veladas amenazas electorales de asesores del veterano "halcón" israelí, además de alertar sobre el peligro que supondría para la paz su llegada al poder.

Todo el mundo árabe desconfía de los antecedentes de Sharon y le acusa de provocar la actual Intifada palestina contra Israel, en la que han muerto más de 380 personas, en su mayoría palestinos. La revuelta contra la ocupación israelí estalló el pasado 28 de septiembre, tras una desafiante visita del dirigente derechista israelí a la disputada Explanada de las mezquitas, en la Ciudad vieja de Jerusalén, del sector árabe de la ciudad.

El Presidente de Egipto, Hosni Mubarak, le ha advertido que no romperá su tratado de paz con Israel de 1979, pero que tampoco permitirá otra invasión de territorio egipcio, como la de 1967, cuando el Ejército israelí conquistó el Sinaí. "Si Sharon elige la senda equivocada, sabremos como actuar. Lo que sucedió hace 34 años no volverá a ocurrir", respondió Mubarak a unas declaraciones de esta semana del director de la campaña electoral de Sharon, Ivegro Liberman. Según éste, el ex general y dos veces ex ministro Sharon no dudará en atacar la presa egipcia de Asuán, en el Nilo, si Egipto traslada tropas al Sinaí.

Egipto mantiene sólo fuerzas policiales en el Sinaí, de acuerdo con el tratado de paz, que lo considera zona desmilitarizada, donde no puede destacarse equipo militar pesado. No obstante, el presidente egipcio está dispuesto a dar un margen de confianza al político israelí, que en las encuestas electorales aventaja distanciado a su oponente, el candidato laborista y primer ministro, Ehud Barak.

Siria, todavía en teórico estado de guerra contra Israel, es más contundente y dice que no titubeará en adoptar cualquier medida en defensa de sus derechos. "Estamos decididos a afrontar con determinación las amenazas israelíes, y actuaremos contundentemente ante cualquier agresión o deterioro en el proceso de paz", dijo el ministro sirio de Asuntos Exteriores, Faruk al Shara.

Siria e Israel suspendieron sus conversaciones de paz hace un año, tras serias discrepancias sobre la devolución de los altos sirios del Golán, ocupado por los israelíes en la guerra de 1967. El propio Sharón ha amenazado con duras represalias a Beirut y Damasco -que mantiene en el Líbano 35.000 soldados-, si la guerrilla chiíta Hizbulá ataca Israel desde el sur libanés.

Pero los mayores temores sobre Sharon parten de Beirut, el Gobierno del vecino del norte, que no olvida que fue el cerebro de la invasión israelí del Líbano en 1982 y que el Ejército del Estado judío ha ocupado el territorio libanés hasta mayo pasado. "Será muy difícil, incluso imposible, que la paz avance con Sharón. Es un hombre de guerra. Su presencia alentará a los extremistas", dijo el Primer Ministro libanés, Rafic Hariri. Otra profunda herida libanesa es la matanza en 1982 de cientos de palestinos en los campos beirutíes de refugiados de Sabra y Shatila, por las milicias cristianas, con el consentimiento del ejército israelí de Sharon.

Su "historia negra" con los árabes se remonta a cuando comenzó a destacar como aguerrido soldado en la primera guerra árabe-israelí, de 1948, en la que resultó herido. En 1953, encabezó un cruento ataque de represalia contra la población jordana de Qibbiya, donde murieron casi 70 civiles, lo que provocó la primera condena a Israel del Consejo de Seguridad de la ONU.

Tampoco olvidan los árabes que entre 1977 y 1981, al frente del ministerio de Infraestructura, promovió la idea de rodear con asentamientos judíos las áreas palestinas, para frustrar las aspiraciones de un Estado palestino independiente.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores