Talibanes vuelan la cabeza a uno de los budas milenarios

Cumpliendo con los anuncios de destruir todas las estatuas que están en el país por considerar que van contra las creencias del Islam, el movimiento Talibán -gobernantes en Afganistán- destruyeron este viernes la cabeza de uno de los budas milenarios y prometieron seguir con el resto de la escultura mediante la utilización de potentes explosivos.

09 de Marzo de 2001 | 10:02 | Reuters
KABUL.- El gobernante movimiento Talibán de Afganistán cumplió este viernes sus amenazas y voló la cabeza a una de las estatuas de los Budas milenarios de Bamiyán, informó el servicio de noticias de Paquistán con sede en Afganistán.

El grupo islámico utilizó el jueves un "potente explosivo" para destruir la parte superior de una de las gigantescas estatuas, dijo la agencia de prensa AIP. "Fuentes bien informadas dijeron a AIP que el movimiento Talibán habían reanudado la demolición de las estatuas el jueves y que, mediante un potente explosivo, había destruido la parte superior de la estatua de 53 metros de altura", dijo la agencia.

Las citadas fuentes dijeron que el viernes continuarían las explosiones para destruir el resto de la estatua. El movimiento Talibán había anunciado su intención de destruir los monumentos, de unos 2.000 años de antiguedad, lo que causó la condena internacional.

AIP dijo que la parte baja de la estatua había sido destruida "previamente" y que sólo se mantenía la zona central. Los dos Budas situados en el centro de la provincia de Bamiyán miden 53 y 38 metros de altura cada uno y se esculpieron en piedra hace unos 2.000 años.

"Están usando tanques, artillería y mecanismos explosivos para destruirlos completamente", dijo a Reuters Mohamed Ashraf Nadeem, un portavoz de la oposición dirigida por el comandante Ahmad Shah Masood. "Los talibán han permitido a los habitantes ver el acontecimiento", añadió.

La agencia AIP dijo que no había ningún comentario inmediato del gobernante movimiento Talibán, que se encuentran bajo una intensa presión internacional para proteger los famosos tesoros arqueológicos. A pesar de las peticiones internacionales, los líderes del movimiento Talibán han insistido en que no cambiarán su política de demolición de estatuas, que consideran contrarias al Islam.

Una delegación japonesa de cuatro miembros del Parlamento está de camino hacia la ciudad de Kandahar, en el sur del país, en un intento de última hora para salvar las estatuas. Japón, uno de los principales donantes internacionales de Afganistán, un país asolado por la guerra, ha amenazado con retirar la ayuda ante la campaña de destrucción de los monumentos.

El ministro de Relaciones Exteriores del movimiento Talibán, Wakil Ahmad Muttawakil, rechazó las propuestas realizadas para salvar los Budas, entre ellas varias ofertas de museos extranjeros para comprarlas y una propuesta de construir un muro gigante que los oculte a los ojos islámicos.

La orden de destruir el conjunto monumental se aprobó un mes después de que la Organización de las Naciones Unidas impusiera nuevas sanciones contra el gobernante movimiento Talibán, para forzarlo a entregar al militante saudí Osama bin Laden, que está acusado de volar dos embajadas estadounidenses.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores