China ofendida por visitas de Presidente taiwanés y Dalai Lama a EE.UU.

Las anunciadas visitas del Presidente de Taiwan Chen Shui Bian y del líder espiritual del Tíbet, el Dalai Lama, a Estados Unidos, tiene preocupadas a las autoridades chinas, quienes consideran este acto como una ofensa calculada de Washington hacia Beijing.

22 de Mayo de 2001 | 10:25 | AFP
BEIJING.- China consideró este martes como una doble ofensa calculada por parte de Estados Unidos el servir de anfitrión al Presidente taiwanés Chen Shui Bian y al líder espiritual tibetano Dalai Lama, pese a sus airadas protestas, estimaron los analistas.

Beijing denunció este martes la visita "en tránsito" a Nueva York del Mandatario taiwanés, quien después de estar en Nueva York comienza su gira por América Central y Paraguay.

El portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino, Zhu Bangzao afirmó que con esto Washington viola sus compromisos con Beijing. En rueda de prensa, Zhu también pidió a Washington que no reciba al líder espiritual tibetano, horas antes de la reunión prevista entre el Dalai Lama y el secretario de Estado estadounidense, Colin Powell.

El miércoles el Dalai Lama será recibido por el Presidente norteamericano George W. Bush.

Beijing acusa al Dalai Lama y al Presidente taiwanés Chen de alentar la independencia de Tíbet y Taiwán respectivamente, considerados por China como partes integrantes de su territorio. Las dos visitas aprobadas por Washington, pese a las advertencias chinas, corren el riesgo de aumentar aún más las tensiones existentes con la nueva administración norteamericana que ve en Pekín un rival donde el ex Presidente Bill Clinton quería ver "un asociado estratégico".

"China considera (tales visitas) como deliberadas ofensas y como el resultado de la actitud de confrontación adoptada por Bush", estimó el politólogo Lau Sui Kai, de la Universidad de Hong Kong.

China se opone por principio a todo contacto entre responsables taiwaneses y terceros países, viendo en ello un escollo al "principio de la China única", según el cual Taiwán forma parte de China y no es considerada por ésta sino como una provincia rebelde.

Durante su escala en Nueva York, Chen no se reunirá con miembros de la administración Bush, pero sí será recibido por parlamentarios y por el alcalde de Nueva York, Rudy Giuliani. Esto difiere sobremanera con la actitud del gobierno anterior de Clinton, cuando en una escala precedente en agosto, Chen estuvo prácticamente consignado en su hotel por consideración hacia Beijing.

Para el sinólogo Jean-Pierre Cabestan esto era "ridículo". "¿Por qué temer a los chinos cuando se es la primera potencia mundial?", interrogó.

Para Cabestan estas dos visitas revelan "una nueva orientación en la política de Washington, que no se deja impresionar más por los furores de Beijing".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores