Ola de frío en Argentina cobra 27 víctimas

Según el Servicio Meteorológico, las bajas temperaturas se mantendrán con intensidad durante todo el fin de semana.

27 de Julio de 2001 | 18:18 | AFP
BUENOS AIRES.- La ola de frío polar, nevadas e inundaciones del invierno austral argentino provocó 27 muertos en las dos últimas semanas hasta este viernes, y las previsiones meteorológicas son de agudización del fenómeno desde mañana sábado.

La policía informó hoy de siete nuevos fallecidos (hasta ayer eran 20) en las últimas horas en distintos lugares del país, entre ellos una mujer peruana.

La mujer peruana, Julia Tejada Sandoval (de 68 años), murió la mañana de este viernes en la localidad bonaerense de Burzaco, intoxicada por monóxido de carbono de un brasero encendido que dejó en la habitación de su casa, mientras que su pareja y su nieto de cinco años sufrieron principio de asfixia y fueron hospitalizados.

Otras dos mujeres, sobre quienes no se proporcionó identidades, murieron asfixiadas con monóxido de carbono en un departamento de la ciudad balnearia de Mar del Plata (400 Km al sur).

También dos hombres fueron encontrados sin vida esta madrugada en la ciudad capital de Catamarca (provincia del mismo nombre, noroeste), víctimas de las bajas temperaturas, que marcaron 2,2 grados bajo cero y una sensación térmica (frío, viento y humedad) de 8 grados bajo cero.

Uno de ellos fue identificado como José Quiles, de 58 años, marginal que dormía bajo unos cartones en el patio del viejo edificio de Hospital San Juan Bautista. El otro, Carlos Rivadeneira, de 60 años, trabajaba como vigilante nocturno en una obra en construcción.

Asimismo, un indigente no identificado que dormía habitualmente en la calle cubriéndose únicamente con diarios y cartones, fue encontrado muerto hoy en Buenos Aires, cerca del Hospital Fernández en el barrio Palermo.

La policía también informó que el cadáver de un indigente de cerca de 40 años de edad, sin mayores datos filiatorios, fue encontrado esta mañana por obreros municipales al borde la ruta nacional 22. Los médicos determinaron que el deceso se produjo por congelamiento.

Por otro lado, en la localidad de Maquinchao (4.000 habitantes, en la provincia patagónica de Río Negro) hubo esta madrugada una mínima de 23 grados bajo cero y una sensación térmica de 25 grados bajo cero, informó Mario Gariglio, titular de la estación meteorológica local.

"No tengo agua porque se me congelaron las cañerías, como le pasó a mucha gente", dijo Gariglio a la prensa.

En los últimos días en esa región de estepa, las temperaturas se mantuvieron siempre por debajo de los 20 grados bajo cero e incluso alcanzaron 25 grados bajo cero el miércoles.

Por otro lado, en Salta (noroeste), Córdoba (centro), Mendoza (oeste), Santa Rosa (centro), y Viedma (sur), entre otras regiones las marcas de los termómetros fueron este viernes de pocos grados sobre cero.

En la Capital Federal y el Gran Buenos Aires, la intensa ola polar batió su propio récord en lo que va del año, con sensación térmica de 3 grados bajo cero.

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) anunció que las bajas temperaturas persistirán con intensidad durante todo el fin de semana, con heladas.

El SMN alertó también sobre la posibilidad de lluvias y lloviznas en zonas bajas y costeras, además de nevadas en áreas precordilleranas y cordilleranas, el sábado y el domingo.

Esto agravaría aún más la difícil situación de los habitantes de la Patagonia, con problemas por la gran cantidad de nieve acumulada y desbordes de ríos.

Gran cantidad de habitantes de la zona cordillerana y la costa atlántica de la Patagonia continúan rodeados de nieve y los habitantes del valle rionegrino y de Neuquén sufren las inundaciones provocadas por el desborde de ríos y arroyos de la región.

El jefe de Defensa Civil de Caleta Olivia (Santa Cruz), Miguel Galán, expresó su preocupación porque "hay sectores donde hay hasta un metro de nieve" y los equipos de salvataje no pueden llegar con sus vehículos.

"Pedimos la asistencia de helicópteros para asistir a los campos más comprometidos e inaccesibles", porque a muchos pobladores rurales "se les están acabando los víveres", agregó.

Esta mañana, el río Negro había descendido en su caudal, pero se mantenía crítica la situación en las inmediaciones de los ríos Neuquén y Limay.

En la capital neuquina, cerca de 50.000 personas de los barrios del oeste padecieron los inconvenientes que provocó la salida de servicio de dos bombas de agua potable que fueron arrasadas por el desborde del Limay.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores