Viajes sobre el bajo

El bajista chileno inició 2012 con un viaje a California y ya tiene planes de reanudar su actividades internacionales en Frankfurt, Madrid y Nueva York. "Lo importante es haberme sentido como músico chileno y sudamericano que soy, tratado al mismo nivel", explica, a propósito de su agenda internacional.

08 de Marzo de 2012 | 18:17 |

Además del instrumento de su vida, el bajo eléctrico es el vehículo sobre el que se ha movido el músico chileno Igor Saavedra. Con veinticuatro años de carrera como bajista activo tanto en el jazz como en otras áreas de la música popular, este ejecutante chileno ha profundizado en el último tiempo en su itinerario internacional, y en 2012 está en medio de esta agenda de viajes.


Con visitas a países como Bolivia, Argentina y EE.UU. cumplidas desde 2009, Saavedra ya tuvo su primera incursión extranjera del año con su viaje a Anaheim, California, donde en enero se presentó en la feria musical internacional The Namm Show. Y en marzo está invitado a hacer dos presentaciones en la Feria Mundial de la Industria de la Música Musikmesse 2012 en Frankfurt, Alemania, donde actuará el 21 y el 24 de marzo, para cumplir una siguiente parada con una master class y un concierto que ofrecerá en Madrid el 28 de marzo.


La opción para tocar en The Namm Show surgió por medio de las diversas firmas internacionales relacionadas con el bajo eléctrico que tienen a Saavedra como uno de sus representantes o endorsers, entre firmas de cuerdas y de amplificadores como La Bella y Markbass. Y en ese encuentro el músico chileno se presentó en los diversos stands o booths de esas marcas.


-Lo importante es haberme sentido como músico chileno y sudamericano que soy, tratado al mismo nivel que bajistas como Jeff Berlin, Alain Caron, Michael Manring y Hadrien Feraud -explica, con mención a cuatro reconocidos bajistas mundiales-. En el booth de Markbass sólo había cinco bajistas presentándose oficialmente este año, de entre los más de cien bajistas que esta marca auspicia en todo el mundo. De los cinco, cuatro figurarían en cualquier lista de los "top ten" en el mundo, y son Jeff Berlin, Michael Manring, Hadrien Feraud y Alain Caron… y el quinto soy yo, que aún no soy "top ten" pero sigo estudiando y trabajando duro para estar a la altura de las circunstancias.


-¿Qué destacarías en las trayectorias de Berlin, Caron, Manring y Feraud?
-Son cuatro monstruos. Jeff Berlin fue elegido en dos oportunidades "bassist of the year" ("bajista del año") por la revista "Bass player", es un mito viviente del bajo eléctrico y poseedor de uno de los discursos improvisacionales lineales más impresionantes que se han visto en la historia del instrumento. Probablemente es el bajista más virtuoso, y no digo "el mejor" ya que eso no existe, que ha tomado un bajo eléctrico de cuatro cuerdas en sus manos. El mismo Jaco Pastorius le dijo que lo encontraba mejor improvisador que él. Michael Manring tiene un estilo único basado en las afinaciones alternativas del instrumento y una discografía impresionante. Alain Caron es un bajista canadiense creador del legendario grupo Uzeb y una mítica figura que heredó el legado de Jaco Patorius junto a Jeff Berlin y Gary Willis llevándolo al siguiente nivel. Finalmente, Hadrien Feraud es un bajista francés que, para hacer una analogía futbolística, equivaldría a Leo Messi. Es el más joven, con mayores perspectivas y el más requerido bajista del mundo en estos momentos sin lugar a dudas.


Técnica Global de Estructuración y Síntesis


Igor Saavedra Valenzuela, bautizado con ese nombre de pila por la iniciativa de su padre de rendir tributo al científico chileno Igor Saavedra Gatica, ya en 1990 estaba tendiendo lazos con bajistas internacionales, de acuerdo con la información de su detallado sitio oficial en Internet.


Ese año fue al aeropuerto de Santiago a recibir al citado bajista estadounidense Jeff Berlin, quien vino con la banda del baterista Billy Cobham, y le mostró las transcripciones que había hecho de piezas de Berlin como "Mother load", "Joe Frazier", "Five G" y "Dixie". A raíz de eso el músico norteamericano encargó a Saavedra una transcripción de la canción nacional de Chile, que en el mismo viaje tocó en una clase en la Casa de la Constitución y en el concierto en el Estadio Chile, según consigna el bajista chileno.


Saavedra había tomado por primera vez en su vida un bajo eléctrico apenas dos años antes, en 1988. De acuerdo con su bitácora, en 1989 era bajista de Kameréctrica, el grupo de jazz fusión de Roberto Lecaros, y entre 1989 y 1994 trabajó para gente tan variada como Miguelo, el cantautor Óscar Andrade, el humorista Checho Hirane, la banda pop Pie Plano, el saxofonista Roberto Lacourt, los baladistas Alejandro de Rosas y Pablo Herrera, el grupo De Kiruza, los rockeros Andrés Godoy, Rudy Wiedmaier y Mauricio Redolés y sus propios grupos de jazz y fusión Igor Saavedra Jazz Trío e Igor Saavedra Triunvirato.


Después de establecerse en EE.UU. entre 1995 y 1999, volvió en 2000 a Chile para reanudar su trabajo como acompañante de diversos músicos de jazz como la cantante Rossana Saavedra, los guitarristas Ricardo Arancibia, Jorge Díaz, Emilio García y Jorge Vidal, el saxofonista Marcos Aldana y el grupo Nexus. Y en su discografía hay grabaciones como Presentes (1991), del grupo De Kiruza; Repercusión (1993), del percusionista Juan Coderch; Mitología privada (2001), de la cantante pop argentina Lorena Taibo; One day (2005) y Ultrablues (2003), de los guitarristas de jazz Ricardo Arancibia y Emilio García respectivamente.


En paralelo a esos discos, Saavedra es autor de libro "T.G.E.S. - Rítmica aplicada al bajo eléctrico vol 1" (2008), donde "T.G.E.S." es la abreviatura de "Técnica Global de Estructuración y Síntesis"; es un músico auspiciado por las marcas de cuerdas La Bella Strings (desde 2006), de micrófonos Nordstrand Pickups (desde 2007) y de amplificadores Markbass (desde 2010), y ha tenido menciones en revistas especializadas como la estadounidense "Bass Musician Magazine" y la inglesa "Bass Guitar Magazine", en una cobertura que coincide con su decisión de consagrarse a su propia carrera en lo que denomina la "música instrumental de vanguardia".


Desde entonces ha emprendido giras a Bolivia (2009 y 2010), un tour de conciertos y clases en EE.UU. (septiembre de 2010) y otros por Canadá  y Argentina (2010 y 2011). Se presentó en Santiago con el trío B3L de bajistas latinoamericanos, formado junto al argentino Guillermo Vadalá, de la banda de Fito Páez, y al mexicano Gerardo Carrillo, de la banda de Luis Miguel (agosto 2009). También tocó con los jazzistas argentinos Óscar Giunta, Álvaro Torres y Andrés Pellican en Buenos Aires (julio de 2010), con Óscar Giunta Trío y el tecladista estadounidense David Garfield en Santiago (abril de 2011), y en octubre del mismo año fue invitado al festival "Bass player live 2011" organizado en Los Angeles, California, por la revista musical "Bass player", donde coincidió con diversos colegas internacionales.


-¿Cómo fue tocar en "Bass Player live 2011"?
-Fue una experiencia mágica y surrealista que surgió a través de David Garfield, un legendario pianista de jazz fusión que además trabajó con la banda Toto, y con quien anduve de gira por el Cono Sur a principios del 2011 -explica. Garfield recomendó a Saavedra con Chris Jisi, editor de la revista "Bass player", quien invitó al músico chileno como uno de los dieciséis bajista convocados al encuentro.


Entre esos músicos figuran ejecutantes como Abraham Laboriel; Lee Sklar, el característico bajista barbudo de Phil Collins; Jack Cassady, de Jefferson Airplane; el sueco Jonas Hellborg, ex bajista del guitarrista inglés John McLaughlin; Darryl Jones, integrante de los Rolling Stones, de la banda de Miles Davis y Steps Ahead; y el francés Bunny Brunel, ex bajista de Chick Corea.


-Es la fiesta más importante del bajo eléctrico en el orbe -define el músico chileno-, y reúne a quienes son considerados los referentes mundiales del instrumento. Pude compartir, tocar y relacionarme de una manera completamente horizontal con con los bajistas más importantes del planeta, esos a los que siempre había seguido, escuchado y admirado.


-¿Fue una continuidad volver este año a The Namm Show?
-La experiencia fue maravillosa. Tuve el privilegio de tocar oficialmente en el booth de Markbass Amplification a trío con Damien Schmitt, baterista de Jean Luc Ponty, y con Cristophe Raymond, que es un destacadísimo violinista francés. Además toqué en el booth de La Bella Strings, y una de las anécdotas sabrosas es que el mismísimo Allan Holdsworth, en mi opinión probablemente el más importante guitarrista de fusión de los últimos cuarenta años, estuvo escuchando mi presentación y su recepción fue fantástica.


Entre sus planes para 2012, Igor Saavedra tiene previsto impartir una master class en la escuela Bass Collective de Nueva York, nuevamente por invitación de Chris Jisi. "Es considerada una de las tres escuelas más serias y emblemáticas dedicadas especificamente a la enseñanza del bajo eléctrico. Ahí han impartido master classes John Patitucci, Anthony Jackson, Victor Wooten y muchos más bajistas de ese nivel", dice. Y un segundo plan es integrarse a la banda Karizma, por invitación del citado pianista David Garfield, en una alineación junto a Mike Miller (guitarrista de Chick Corea Elektric Band II), Eric Marienthal (saxofonista de Chick Corea Elektric Band) y Chad Wackerman (baterista de Frank Zappa y Allan Holdsworth).


-Se está planeando una gira para mediados de año, y por supuesto es de mi mayor interés y motivación que se concrete. De todos modos el hecho de ya haber sido considerado e invitado para mí lo es todo -concluye-, porque los bajistas que me han precedido en esa banda han sido Nathan East (de Eric Clapton) y Jimmy Johnson (de James Taylor y Allan Holdsworth), que es mi bajista preferido de toda la vida.

Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores