Momias chilenas son dos mil años más antiguas que las egipcias

Los científicos determinaron que las momias de Chinchorro son las más viejas del mundo, con unos 9.000 años de antigüedad.

01 de Mayo de 2001 | 16:04 | DPA
WASHINGTON.- Que las momias egipcias sean las más famosas del mundo, no quiere decir que sean las más antiguas. De hecho, 2.000 años antes que en Egipto supieran cómo hacerlo, en América Latina ya se utilizaban elaboradas técnicas de momificación.

"Dos milenios antes de que los egipcios comenzaran siquiera a pensar en la momificación, el Chinchorro, una cultura perdida en el Desierto de Atacama, en lo que hoy es el norte de Chile (y el sur de Perú) ya practicaba elaborados métodos de preservación de sus muertos", dice hoy la edición Mayo-Junio de la revista Américas, que edita la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington.

Los científicos determinaron que las momias de Chinchorro son las más viejas del mundo, con unos 9.000 años de antigüedad.

Cientos de estas momias continúan siendo descubiertas hoy en la ciudad de Arica, situada en el extremo norte de Chile, en la frontera con Perú, sobre la costa del Océano Pacífico.

A través de análisis de ADN y otros métodos científicos, estas momias están contándole al mundo contemporáneo cómo se vivía en el año 7000 antes de Cristo.

"Los chinchorros momificaban los cuerpos con propósitos mágico rituales, y el medio ambiente natural aquí es perfecto para preservar las momias durante miles de años", dijo un cirujano e historiador local de Arica, Renato Aguirre.

"Arica es el paraíso de la arqueología", agregó Aguirre, quien escribió un libro sobre la historia de su ciudad.

Arica es el epicentro de la investigación sobre momias de la cultura Chinchorro, ya que la ausencia de lluvias, el bajísimo porcentaje de humedad y las altas temperaturas que reinan en el Desierto de Atacama, donde la ciudad está ubicada, hace que las condiciones sean óptimas para su conservación.

"No se puede construir una casa en Arica sin toparse con cráneos y huesos y cosas como ésas", aseveró Aguirre.

Las primeras momias en esta zona fueron descubiertas en 1917, en la actualmente muy concurrida playa ariqueña del Chinchorro, pero el arqueólogo Max Uhle, el primero en estudiarlas, no contaba con la tecnología del carbono 14 para datarlas, y erróneamente estimó su antigüedad en sólo 2.000 años.

En 1983, obreros que trabajan en El Morro de Arica descubrieron numerosas piezas de los cuerpos ancestrales, y arqueólogos de la Universidad de Tarapacá, de Arica, llegaron a recobrar 96 momias de lo que se determinó había sido un gran cementerio de la cultura Chinchorro.

Desde entonces, El Morro de Arica ha sido el lugar donde se encontraron más momias, pero también se encontraron en el resto del territorio que alguna vez ocuparon los chinchorros, que según los expertos se extendía por una larga franja de 800 kilómetros de largo, desde la peruana ciudad de Ilo hasta Antofagasta, en Chile.

En la Universidad de Tarapacá hay una colección de unas 300 momias, y la arqueóloga Vivien Standen, directora de investigación física antropológica del museo universitario, se ha dedicado a estudiarlas en profundidad.

"Esta es una sociedad igualitaria. Las momias de Chinchorro no son como las incas o egipcias, que momificaban sólo a sus reyes o reinas; estas momias son de todos los tipos y de todas las edades. Son los líderes, los mejores pescadores, los mejores cazadores, y también fetos, niños y madres", dijo la experta.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores