Reabierta investigación por muerte de Pedro Soto Tapia

Entre las nuevas diligencias que ministro Manuel Silva Ibáñez deberá realizar, figura la petición de la familia de que los restos del conscripto desaparecido en 1996 sean analizados por expertos del FBI.

15 de Mayo de 2001 | 11:21 | ORBE/emol.com
VALPARAISO.- Una serie de nuevas diligencias deberá cumplir el ministro porteño Manuel Silva Ibáñez, quien está a cargo de la investigación de la muerte del conscripto Pedro Soto Tapia, luego de que la Segunda Sala de la Corte Suprema decretara la reapertura del sumario por esta desaparición.

Entre los nuevos peritajes figura la petición de la familia en cuanto a que los restos de Soto Tapia, que aún se encuentran en el Instituto Médico Legal de Santiago, sean analizados por expertos del FBI de Estados Unidos.

La abogada de la familia del conscripto Soto Tapia, Julia Urquieta, dijo que el "pleno de la Corte Suprema revisará antecedentes para evaluar posibles medidas disciplinarias (en contra del ministro Silva Ibáñez) y nosotros vamos a hacer una petición ante la Corte Suprema y la Corte de Apelaciones para solicitar un cambio de ministro, porque con el actual no va a ser posible llegar al destino que queremos".

En julio del año pasado, la Segunda Sala de la Corte de Apelaciones de Valparaíso había sobreseído el caso, sin que se pudiera determinar si hubo asesinato o suicidio o si se contó con la participación de terceros.

Cabe recordar que el conscripto fue visto por última vez con vida el 15 de diciembre de 1996, cuando luego de despedirse de sus padres se dirigió al Regimiento Yungay, en la ciudad de San Felipe, donde cumplía su Servicio Militar Obligatorio.

Sin embargo, el conscripto no ingresó a la unidad militar, por lo que fue considerado como desertor. Tal situación se mantuvo hasta el 15 de marzo de 1997, cuando sus restos óseos fueron encontrados por un grupo de scouts en un socavón del cerro La Virgen.

Tras el hallazgo, la investigación inicial estuvo a cargo de la justicia militar. Dicho tribunal investigó la posible participación de un grupo de homosexuales y ordenó la detención de tres conscriptos, quienes se autoinculparon de haber dado muerte a Soto Tapia. Más tarde se retractaron y fueron puestos en libertad.

Especialistas en criminalística y tanatología realizaron diversos análisis, sin llegar a ninguna conclusión sobre la situación que afectó al recluta y que le costó la vida.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores