Senado aprobó reducción de penas a reos condenados por delitos menores

El ministro de Justicia, José Antonio Gómez, señaló que mediante este recurso se liberarán recursos que permitirán mejorar la infraestructura y gestión penitenciaria para aquellos delincuentes "que merecen estar en la cárcel".

06 de Junio de 2001 | 20:19 | EFE
VALPARAISO.- El Senado aprobó hoy por unanimidad un proyecto de indulto de reos que pondrá en libertad a 1.600 reclusos condenados por delitos menores.

El proyecto responde a una petición formulada por la Iglesia Católica en el marco del Jubileo 2000.

El ministro de Justicia, José Antonio Gómez, señaló que mediante este recurso se liberarán recursos que permitirán mejorar la infraestructura y gestión penitenciaria para aquellos delincuentes "que merecen estar en la cárcel".

"Nos interesa focalizar los dineros hacia la delincuencia dura. La idea es que el sistema penitenciario sea lo riguroso que corresponde para los violadores, homicidas y los que roban o asaltan casas particulares", dijo.

La autoridad indicó que 600 de los 1.600 reos que podrán acogerse a este indulto quedarán automáticamente en libertad.

Esta cifra está compuesta en su mayoría por personas que cometieron infracciones menores, como manejo en estado de ebriedad sin consecuencias mayores o ilícitos de carácter económico.

No podrán acceder a este beneficio los condenados a más de 5 años de prisión, los reos que hayan cometido delitos contra la propiedad o las personas y aquellos que hayan traficado drogas o cometido abusos sexuales o contra menores de edad.

Tampoco se acogerán al indulto los autores de delitos que ocasionaron la muerte o lesiones graves a terceros, los reincidentes y a quienes se les haya revocado su libertad condicional.

El proyecto rebaja a dos meses por año las penas privativas de libertad iguales o menores a 5 años y reduce en 30 días la pena a los condenados con menos de 6 meses de prisión.

Asimismo, disminuye en 6 meses las condenas a mujeres con hijos menores de 18 años y otorga un indulto total a los enfermos incurables graves, a excepción de aquellos que fueron sentenciados por delitos terroristas, quienes serán expulsados del país.

Tras su aprobación en la Cámara Alta, el proyecto fue despachado al Ejecutivo para su promulgación.

Esta iniciativa, junto con la construcción de 10 nuevas cárceles al 2005, fue uno de los principales anuncios del Ministerio de Justicia para terminar con el hacinamiento en las cárceles chilenas tras el incendio que costó la vida de 26 reos de la cárcel de Iquique, el 21 de mayo pasado.

El hacinamiento es uno de los principales problemas de las prisiones chilenas. La población penal se eleva a los 36.000 internos, mientras que la infraestructura tiene capacidad para albergar sólo a 20.000.

La mitad de las 104 prisiones que hay en el país está sobrepoblada y algunos de los penales tienen un hacinamiento sobre el 400 por ciento.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores