Madres de víctimas de abuso en colegio: "No saben la magnitud del daño que nos causaron"

Las apoderadas de los pequeños presuntamente afectados por el caso ocurrido en el colegio Apoquindo, que investiga una fiscal con dedicación preferente.

22 de Junio de 2012 | 23:27 | emol

Las denuncias de presuntos abusos en el colegio Apoquindo son investigadas por la fiscalía.

Luciano Riquelme, El Mercurio (imagen de archivo)
SANTIAGO.- Las apoderadas de dos de los pequeños que sufrieron abusos sexuales en el colegio Apoquindo, según una denuncia presentada recientemente, entregaron un estremecedor testimonio de las consecuencias de dichas acciones sobre los niños y sus familias.

El caso, que afecta a al menos 10 alumnos de prekinder y kinder del establecimiento educacional situado en el sector oriente, es investigado por la fiscal Liada Secchi, quien tendrá dedicación preferente.

En una entrevista al noticiario 24 Horas de Televisión Nacional (TVN), dos de las madres de las víctimas entregaron un testimonio en el que explican cómo detectaron los abusos y los efectos que el hecho ha tenido sobre las víctimas y sus grupos familiares.

"Nuestra familia está destruida enteramente. Desde los abuelos, los tíos, los primos, todos están deshechos. Nadie puede entender todavía la magnitud del daño que nos causaron y del dolor que estamos sintiendo", afirmó una de ellas.

"Me quise morir"

Otra madre señaló que había comenzado a sospechar los abusos luego de asistir a una reunión de apoderados en la que varios de ellos relataron las primeras revelaciones hechas por las pequeñas víctimas.

"Supe el nombre de uno de ellos: era un amigo muy cercano de mi hijo. Y me di cuenta de que si ese niño había sido vulnerado, lo más probable es que el mío también lo hubiera sido", explicó.

"Me lo llevé, cuando íbamos en el auto le pregunté si él jugaba a los 'secretos', que es un poco lo que relataban otros papás, y él me dijo que sí. Entonces le respondí que con la mamá no podía tener secretos, y me empezó a relatar los mismos hechos", relató.

"Entonces detuve un poco la conversación con él, para sacarlo un poco del tema, porque para los niños no es fácil hablar de esto. Llegamos a la casa y pedí hora con una psicóloga experta en abuso sexual infantil", añadió.

Agregó que luego de una sesión, la profesional llegó a la conclusión de que habrían existido los abusos.

La otra apoderada dijo que, según lo que había conversado con su hijo, él había vivido el terrible episodio "como un juego, nunca lo vio como algo malo", debido a que su corta edad no le permitió darse cuenta de la gravedad del hecho.

"Cuando lo supe me quise morir", dijo la madre de la pequeña víctima con la voz quebrada. "Me mantuve por él, para que no viera lo que yo estaba pasando".

"Lo llevé a su camita, lo hice dormir en brazos y después con mi marido nos abrazamos y lloramos", añadió.

Según las apoderadas, los niños les contaron que los llevaban a una "casita" que estaba dentro del recinto del colegio donde residían los auxiliares sindicados hasta el momento como los presuntos autores de los abusos.

Allí se realizaban "juegos de alta connotación sexual". "No era un niño ni dos: eran muchos niños y durante mucho tiempo. Se convirtió en algo habitual, que se hacía diariamente", denunciaron.

"Esta pareja abusó de la confianza que el colegio les entregó", enfatizaron.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores