Fin al sistema binominal: Los cambios que instaurará el nuevo modelo electoral

Más diputados y senadores para mejorar la representatividad y el establecimiento de una cuota de género son parte de los principios del ahora modelo electoral chileno.

27 de Abril de 2015 | 11:45 | Por Felipe Vargas Morales, Emol

SANTIAGO.- Después de veinticinco años y 26 proyectos de ley que intentaron modificarlo, el sistema electoral binominal dejó de regir en Chile tras la promulgación del nuevo modelo proporcional inclusivo por parte de la Presidenta Michelle Bachelet.


El nuevo modelo aumenta a 155 el número de diputados y a 50 el de senadores, con el objetivo de mejorar la representatividad de los distritos y circunscripciones del país, los cuales también fueron rediseñados.


Asimismo, reduce los distritos de diputados de 60 a 28 y se resolvió que cada región constituirá una circunscripción senatorial.


Con ello, las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Atacama, Aysén y Magallanes elegirán 2 senadores; Antofagasta, Coquimbo, O'Higgins, Los Ríos y Los Lagos, 3; y la Metropolitana, de Valparaíso, Maule, Biobío y La Araucanía, tendrán 5 representantes cada una.


El 75% de los nuevos senadores -es decir 9 de los 12 senatoriales adicionales- van a regiones. La Región Metropolitana queda con 3 nuevos senadores, un 15% del total a pesar de que tiene el 39% de los ciudadanos del país.


El 57% de los nuevos escaños adicionales van a regiones: Valparaíso y Biobío suman 4 cada una y los otros van uno a cada una de las 12 regiones restantes.


La capital elige 15 adicionales, aumentando levemente su representación en la Cámara del 26,6% al 30,3%. Aun así, queda subrepresentada en relación al 39% de su población electoral.


Cuota de género


La nueva ley establece que el 40 por ciento de las candidaturas deberán ser femeninas. Y los partidos que promuevan esas candidaturas recibirán un incentivo extra, además del normal reembolso del gasto electoral.


Con el binominal, un diputado independiente o de un partido no alineado debía acercarse al 30% de la votación para obtener un escaño.


Con la reforma desciende al 25% en los distritos de 3, baja al 20% en los de 4 escaños, al 17% en los de 5, al 15% en los de 6, al 13% en los de 7 y al 11% en los de 8 escaños.


Cada partido puede realizar primarias hasta un 40% de los cargos que debe inscribir en la respectiva candidatura y debe reservarse el otro 60% para efecto de poder compensar, en el evento de que no haya la suficiente cantidad de mujeres inscritas.


Por cada candidata electa, las colectividades recibirían 500 UF ($12 millones aproximadamente), como una manera de asegurar que inscriban candidaturas competitivas y no para cumplir meramente con la exigencia legal.


Finalmente, se instauró la fórmula N+1, que indica que cada lista podrá llevar un número de competidores igual al número de escaños disponibles más uno y la indicación que establece que los independientes deberán contar con un número de firmas igual al 0,5% de los electores que participaron en los últimos comicios.

Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores