Byron Moreno: Un "Castrilli" moderado

Este juez de 29 años dirigirá hoy el encuentro entre Argentina y Chile. Es severo y tiene facilidad para mostrar tarjetas. El ecuatoriano arbitrará por primera vez en Buenos Aires y sus antecedentes son fatales: en sus tres partidos de la Copa Libertadores, los locales ganaron por goleada.

29 de Marzo de 2000 | 10:23 | Por Leonardo Burgueño, El Mercurio
Cuando Byron Aldemar Moreno Ruales llegaba al mundo en su Quito natal, Iván Zamorano ya tenía dos años. Es decir que este ecuatoriano que hoy dirigirá en el Monumental tiene 30 años y es más joven que varios de los jugadores que estarán esta noche en la cancha de River (Gabriel Batistuta, Javier Margas y Nelson Tapia, por ejemplo). No es poco para la autoridad de este juez que es internacional desde 1996 y que por primera vez en su vida arbitrará en Argentina.

Byron Moreno jugó en los cadetes de Deportivo Quito hasta los 18 años, edad en la que se retiró para dedicarse a su carrera de árbitro y a los estudios de Derecho - que abandonó hace siete años- .

Su trayectoria comenzó en 1988 en la cuarta categoría del fútbol ecuatoriano. Pero fue en la segunda (tercera división) cuando tuvo su primer problema por su estilo "tarjetero". "Tuve que salir del estadio de Cayambe escoltado por la policía porque los jugadores y los fanáticos estaban enardecidos".

Su crecimiento y su popularidad fueron en ascenso como su espejo en aquel entonces: Javier Alberto Castrilli. "Siempre lo admiré, pero ahora tengo un estilo más moderado. Me parezco más a otro argentino, a Horacio Elizondo".

De todas maneras, aquellos tiempos en los potreros fueron duros, igual que cuando llegó a la máxima categoría. "En Manta (equipo que hasta hace tres años estaba en la Serie A) me tocó salir dos veces protegido por la policía".

Desde hace un lustro es el presidente de los árbitros de la provincia de Pichincha y en los últimos cuatro es el número uno en el escalafón ecuatoriano. Por eso, desde que en su país se instaló la posibilidad de que los clubes pidan árbitros para su partidos, él siempre figura arriba en la lista, a pesar de su perfil polémico.

EL MUNDIAL,
A LA VISTA

Su primera gran alegría en el fútbol la recibió Moreno en 1997 cuando dirigió la primera final de la Copa Libertadores de América en Lima cuando Sporting Cristal y Cruzeiro empataron a cero el 6 de agosto de ese año. Aunque ningún juez de su país llegó a Francia '98, él tenía claro su objetivo. "Mucha gente me preguntó si estaba desilusionado pero siempre respondía lo mismo: mi objetivo es el Mundial del 2002".

Más tarde llegó su gran posibilidad, arbitró el Mundial Sub 17 de Nueva Zelanda. Allí estuvo en tres partidos: Mali-Alemania (dos amonestados), España-México (tres amarillas) y la semifinal entre Estados Unidos y Australia (cuatro amonestados y una expulsión). Su estilo "castrillista" seguía. Por ejemplo, su promedio hasta el último año (donde dirigió 20 partidos por el campeonato ecuatoriano) arrojaba números fuertes: siete amarillas y una roja por encuentro.

Pero ese promedio bajó ostensiblemente en la pasada Copa América de Paraguay '99. En ese torneo actuó en tres partidos y sólo mostró cinco amarillas, dos rojas y cobró un penal. Aunque parece que el cambio de milenio lo devolvió al anterior Moreno, al que no es contemplativo. Si no, repase estos números del Preolímpico de Brasil: estuvo en tres encuentros (dos de ellos fueron triunfos de Argentina), con 12 amonestados y dos expulsados. Pero aún peor es su currículum en la actual Copa Libertadores. Dirigió tres cotejos (uno de ellos fue la visita de Universidad de Chile a Atlético Nacional de Medellín), donde ganaron siempre los locales por goleada (4-1, 5-1 y 5-1), sacó 11 amarillas y siete rojas a los visitantes, mientras que los dueños de casa recibieron cinco amonestaciones y dos penales a favor. Un dato para tener en cuenta, especialmente porque este partido se jugará en Buenos Aires.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores