La gran autocrítica sólo fue de Salas

El delantero chileno se mostró molesto y decepcionado por el bajo nivel personal y del equipo frente a Argentina.

30 de Marzo de 2000 | 10:31 | El Mercurio
El vestuario chileno en el Monumental de Núñez era una corte de mudos. El silencio era total, sólo interrumpido por el ruido de las duchas y por un afónico ceacheí gritado a todo pulmón por un dirigente que intentó, vanamente, descomprimirle peso a la cruz que cargaban los seleccionados.

El primero en enfrentar la docena de cámaras y micrófonos destacados en el exterior del vestuario nacional fue Iván Zamorano. El capitán chileno dijo que "hoy (ayer) hemos dado un paso en falso. Fue lamentable, porque pensábamos que nuestra suerte sería otra. Sin embargo, creo que tampoco hay que dramatizar tanto: estoy convencido de que nos recuperaremos en el próximo partido frente a Perú".

Respecto de las dos ocasiones netas de gol que no pudo (ni supo) convertir, el atacante especificó: "Me parece que en la primera hubo un mérito del portero, porque me achicó muy bien el espacio; y en la segunda, creo que me precipité un poco por las ansias de ver rápido la pelota en el fondo del arco. Una pena. Quizás en otro partido son dos goles seguros. Pero está claro que no fue nuestra noche, porque a pesar de que el triunfo de Argentina fue merecido e inobjetable, a mi juicio el 4-1 fue un poco exagerado".

Algo más duro en sus intervenciones estuvo el otro referente de la "Roja", Marcelo Salas, quien admitió que "hemos arrancado muy mal, y no sólo por el resultado, que es lo más lamentable de todo". Luego, Salas agregó que "aquí cada uno tiene que hacer su autocrítica. No es que no hayamos metido. Se hizo el mejor esfuerzo, pero la autocrítica tiene que ir, porque nos superaron en varios pasajes. Nos marcaron goles evitables y tampoco pudimos convertir los que nos creamos. Javier Zanetti, por ejemplo, pasó mil veces por la banda derecha. Y eso no se produjo por la culpa de un lateral o de un volante, sino por culpa de todo el equipo".

Otro de los actores que tenía bastante que decir - por lo menos más de lo que finalmente dijo- era el portero Marcelo Ramírez, según la opinión de muchos, uno de los principales responsables de la "boleta" en Buenos Aires. Y aunque "Rambo" no se observó muy locuaz, igual se dio su tiempo para asegurar que "me voy tranquilo con mi cometido, porque a pesar de que no se logró el objetivo de sumar puntos, igual se dejó todo en la cancha por conseguirlo".

Se le preguntó derechamente a Ramírez por su responsabilidad en los goles. Y él, muy evasivo, respondió: "Cuando el equipo gana, ganamos todos. Y cuando pierde, también".

Claves para entender el desastre

1) Las franjas rojas: Nunca le encontraron la vuelta. La sociedad Tello-Contreras no funcionó. Para nada. Y eso fue bien aprovechado por Zanetti-Ortega. Crearon peligro hasta más no poder. Y en la derecha, Ormazábal-Maldonado también vivieron un infierno. Por ahí empezó a decidirse la jornada en Núñez.

2) Un mediocampo liviano: Faltó físico - en eso, Villaseca aportaba varios centímetros extras- y experiencia. Es cierto que los muchachos Sub 23 vienen de lograr un cupo en los Juegos Olímpicos, pero la diferencia con jugadores de mil batallas se nota. Eso sucedió anoche.

3) Los errores de Bam Bam: No podía fallar. No podía fallar. Y lo hizo. Dos veces. En momentos claves del juego. Cuando Argentina se quedaba y Chile salía con orden. No hubo caso con Zamorano.

4) Una Noche de Bruja: Si Juan Sebastián Verón anda inspirado, que se agarren todos. La Brujita habilitó con una precisión envidiable, aportó al pressing de su escuadra y se mostró por todos lados. La calidad de su juego - de primera, con clase- marcó una diferencia sideral.

5) Terror en el arco. Si se fijó en la transmisión televisiva, cada vez que Marcelo Ramírez sacaba desde el fondo, la gente gritaba "uuuuuhh" hasta que hacía el rechazo. Es una burla. Para decir que cada balón cerca de él, es peligro de gol. No es una exageración. Vox populi, vox Dei.

Hubo elogios del otro lado

Pese a la que comodidad con que se impusieron, los integrantes del equipo argentino elogiaron algunos aspectos del equipo chileno y le auguraron un buen futuro en las eliminatorias.

Por ejemplo, Javier Zanetti, para muchos la figura de la cancha, consideró que Chile sigue siendo un buen equipo. "Es una selección de cuidado y debiera clasificar al Mundial. Va a mejorar con el curso de los partidos porque tiene buenas figuras. No se puede decir que no tienen nada que hacer por este partido. Esto recién comienza", comentó, recordando de paso que le ganó a Iván Zamorano el asado que habían apostado.

Para Gabriel Batistuta, en tanto, "Chile tiene una forma de jugar que trata de imponer siempre, ya sea como local o como visita. No me parece malo el sistema de juego que tienen sólo que, esta vez, se encontraron con un equipo que jugó muy bien".

En lo que respecta al análisis del propio rendimiento, Marcelo Bielsa destacó su rol de seleccionador, más que de entrenador: "No tuvimos tiempo para practicar ni para ensayar y la única explicación de lo que pasó en la cancha fue el gran rendimiento individual. Pero no me animo a predecir lo que ocurrirá con Argentina en los próximos partidos, porque no se puede pretender que siempre ocurra lo mismo".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores