Ramírez dio rebote

El tema de quién debe ocupar el arco de la Roja, lejos de amortiguarse con el paso de los días, sigue encendido. Y el que lo avivó ayer fue Marcelo Ramírez: "No me gustan los jugadores nacionalizados en la Roja", dijo el golero, en abierta alusión a Sergio Vargas.

05 de Abril de 2000 | 09:47 | El Mercurio
Marcelo Ramírez fue simple y directo: "No me gustan los jugadores nacionalizados en la selección". Punto y aparte. El guardapalos de Colo Colo reaccionó ante la presión ambiente con una declaración que lejos de distender generará sobre seguro más asperezas. Porque con las palabras del arquero el tema de la nacionalización de Sergio Vargas ya deslindó las siempre saludables discusiones de fútbol - aquellas que el seleccionador Nelson Acosta y la mayoría de los futbolistas tanto evaden- e ingresó en un campo donde las consideraciones son de un registro bastante más amplio que la mala fortuna, el bote en falso y las desconcentraciones defensivas.

Es cierto: esta vez Ramírez habló sin rodeos. Dijo lo que pensaba y lo hizo con respeto. Incluso reconoció que ante Argentina no tuvo una buena noche. Pero el guardavallas de la selección debe asumir que tras su declaración de principios, el cuento adquiere ahora una connotación peligrosa, que podría originar interpretaciones poco convenientes.

Más allá de las preferencias por Nelson Tapia, Ramírez o Vargas, claramente el arquero colocolino traspasó ayer el límite guardado hasta ahora por sus otros colegas, más reservados y conocedores que ciertas afirmaciones de este rango a veces pueden jugar en contra.

El dilema, en caso de que Vargas alcance a obtener su carta de ciudadanía antes del partido ante Perú, deberá ser resuelto por Acosta, quien podrá disponer de los tres metas. Como si el seleccionador no tuviera bastante problemas para conformar un equipo que en los pastos trasandinos no dio pie con bola.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores