Los bombarderos a la cancha

Chile pretende iniciar su recuperación en las eliminatorias para la Copa del Mundo 2002 con una victoria sobre Perú. Y las esperanzas recaen en Iván Zamorano y Marcelo Salas. Su temible capacidad goleadora otra vez se pone a prueba.

26 de Abril de 2000 | 09:39 | El Mercurio
Sólo una vez Iván Zamorano y Marcelo Salas han enfrentado conjuntamente a la selección peruana. Fue el 25 de mayo de 1994 en el Estadio Nacional, cuando Mirko Jozic hizo ingresar al entonces emergente zurdo de la U por Rodrigo Barrera. Chile se impuso por 2 a 1 y Zamorano anotó el tanto del triunfo. Esta noche la dupla que catapultó al combinado nacional a un Mundial después de 16 años vuelve a medirse con el tradicional rival del norte.

Y no es en una jornada cualquiera. El equipo de Nelson Acosta, más allá del discurso oficial, juega un partido clave. Sólo el triunfo vale. Otro resultado implica hipotecar tempranamente la opción de acceder a una de las cuatro plazas y media que Sudamérica tiene reservada para la cita de Japón-Corea.

Los números indican una superioridad abrumadora de la Roja en casa. Sobre 23 partidos, la bitácora registra 19 victorias, tres empates y una derrota. Datos que el análisis no puede despreciar, sobre todo cuando Chile tiene la opción de salir al campo de Ñuñoa con un poder de fuego envidiable. No es poco tener a dos delanteros que actúan cada semana en el fútbol italiano (no en vano en el calcio militan varios de los mejores zagueros del planeta), que tienen la ventaja de complementarse de manera natural Zamorano es derecho y Salas es zurdo, que no pecan de egoísmo en la hora de la definición y que en la selección tienden a levantar su nivel.

Como en las clasificatorias pasadas, las miradas están puestas en esta dupla que se instala como la más efectiva de la historia del fútbol local. Con 30 goles cada uno, Iván Zamorano y Marcelo Salas son capaces de apurar y causar temor a cualquier rival. En el Nacional no perdonan. La gente lo sabe. De ambos depende, en gran parte, que la ilusión mundialista vuelva a instalarse en el corazón de la hinchada.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores