Montevideo lo espera...

Hace cuatro años, Acosta festejó ante la Celeste en el Nacional y los uruguayos se enojaron. Más tarde lo insultaron en el Centenario. El 4 de junio tendrá que volver a enfrentarlos.

28 de Abril de 2000 | 10:20 | El Mercurio
El 12 de noviembre de 1996, dos imágenes de Nelson Acosta golpearon el orgullo de los uruguayos: primero lo vieron con la mano en el corazón mientras se tocaba el Himno Nacional chileno (pese a estar nacionalizado, el técnico aún ha vivido más años en su país de origen que acá) y luego lo observaron gritar casi con furia el gol de Marcelo Salas.

No sirvió de mucho que, en la segunda rueda, Uruguay le ganara 1-0 a Chile con tanto de Marcelo Otero. Aquella noche del 20 de agosto de 1997, los lienzos y los insultos recordaban al técnico nacido en Paso de los Toros. Aquel triunfo, sin embargo, sólo enturbió el camino de Chile hacia Francia '98: como se sabe, la Roja llegó al Mundial y Uruguay quedó afuera.

Ahora, la historia es diferente porque una victoria de la Celeste sería la venganza esperada: podría dejar sin trabajo a Acosta, al mismo que trataron de traidor y vendepatria desde los lienzos que colgaron del Centenario aquella fría y lluviosa noche.

Pero no solamente el entrenador de Chile tiene problemas: Daniel Passarella, con la derrota ante Paraguay, sumó inconvenientes a su tarea. El fantasma de Víctor Púa (con sus triunfos en juveniles) y las pobres actuaciones de la selección ponen dudas sobre el futuro del entrenador argentino. El 4 de junio próximo, entonces, no sólo habrá tres puntos en juegan: habrá también dos técnicos con el piso en movimiento.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores