Taxis autónomos: ¿el fin de los fabricantes de automóviles?

El avance en el desarrollo de vehículos autónomos estaría forzando a los fabricantes a convertirse en proveedores de servicios de movilidad.

20 de Noviembre de 2017 | 12:22 | AFP
Shutterstock
PARÍS.- Hoy la industria automotora está viviendo una verdadera revolución. Ante el ingreso de nuevos actores tecnológicos como Google, Apple o Tesla, y el vaticinio de la llegada del auto autónomo, eléctrico y conectado, los fabricantes de vehículos estarían forzados a convertirse en proveedores de servicios de movilidad, lo que además amenaza la supervivencia de quienes no se adapten a este cambio.

La razón tras este cambio sería que se espera que en el futuro cada vez sean más las personas que opten por utilizar taxis autónomos a través de su teléfono móvil cada vez que necesiten un vehículo, en vez de comprar su auto propio.

De hecho, a principios de año el fabricante de Mercedes-Benz, Daimler, anunció que iba a colaborar con la empresa tecnológica Bosch para poner en circulación vehículos autónomos desde el inicio de la próxima década.

Esto como una manera combatir la contaminación, congestión vehicular y de responder a la presión de China, que clama por vehículos más limpios. Pero Daimler no es el único fabricante que avanza en este sentido, ya que todas las empresas del sector tienen proyectos similares.

Volkswagen presentó a finales de 2016 Moia, su marca de servicios de movilidad. “Aunque no todo el mundo sea propietario de un auto en el futuro, queremos que, con Moia, todos puedan ser clientes de nuestra empresa de una forma u otra”, explicó el director ejecutivo de la compañía, Matthias Müller.

El Grupo PSA, por su parte, también insiste en el desarrollo de servicios de movilidad como los vehículos compartidos. A raíz de esto, la compañía se instaló a principios de octubre en Estados Unidos con su marca Free2Move.

Adaptarse o morir

Según un estudio de la consultora Roland Berger, los taxis autónomos podrían representar en 2030 el 40% de los beneficios del sector automovilístico. Informe que además anticipa que la demanda de vehículos particulares caerá cerca del 30% en el mismo periodo. Sus expertos advierten que los constructores incapaces de adaptarse corren el riesgo de “extinguirse”.

Mientras se preparan para la llegada del auto autónomo, los gigantes del sector están invirtiendo miles de millones de dólares en vehículos eléctricos, sin garantías de rentabilizar rápidamente su inversión con una demanda que no termina de despegar.

De hecho, el viernes recién pasado Volkswagen anunció que invertirá más de 34 mil millones de euros (unos 40.090 millones de dólares) de aquí a 2022 para diseñar el auto del futuro.

Sin embargo, hasta la fecha los vehículos eléctricos no han sido capaces de competir con los autos térmicos en cuanto a facilidad de uso, debido a su autonomía limitada y a su largo tiempo de recarga.

Pese a esto, el Bank of America Merril Lynch afirmó a finales de octubre que los autos 100% eléctricos, cada vez más competitivos, representarán el 12% del mercado automovilístico mundial en 2025, el 34% en 2030 y el 90% en 2050.

Objetivo lejano para Renault, marca pionera en el mundo de los autos eléctricos que en 2012 estrenó el pequeño modelo Zoe, ya que sus vehículos limpios representaron menos de l% de sus ventas mundiales el año pasado y prevé aumentar esa cifra hasta el 5% en 2022, según su director ejecutivo, Carlos Ghosn.

Ghosn apuesta por una próxima oferta “low cost” en China, país en el que el mercado de los vehículos eléctricos creció en un 50% entre enero y septiembre de 2017, alcanzando las 325.000 unidades comercializadas, lo que representa el 1,6% del mercado total.

El último informe sobre tendencias del sector publicado por PwC advierte que esta carrera tecnológica “aumenta la dificultad y el costo de fabricar coches”. Añadiendo que “para los fabricantes el precio es alto, hasta un 20% más elevado que el costo de ensamblar la generación anterior de automóviles”. Por lo mismo, la consultora teme “graves problemas” de retorno de la inversión.

Los fabricantes europeos también temen a la ventaja de las marcas asiáticas, especialmente chinas, en lo que se refiere a baterías y motores eléctricos. Motivo por el que la Comisión Europea hizo un llamado a crear un “Airbus de las baterías”.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
Encuentra
tu próximo vehículo

Palabras clave

Región

Categoría

Marca

2000Rango de años 2016

Precio

Fecha de publicación

Buscar
Limpiar
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores