¡Atención nostálgicos! Cinco autos japoneses que marcaron la década de los 90

La década de los 90 es una época especial para muchos fanáticos de los autos ya que durante esos años nacieron superdeportivos como el Ferrari F50 o el McLaren F1. No obstante, hubo otros, mucho más asequibles, que definitivamente fueron el sueño de muchos y aquí los recordamos.

16 de Enero de 2019 | 17:06 | Por Carlos Valdés

Nissan Skyline R32

Shutterstock
SANTIAGO.- Hay automóviles que hacen historia y marcan una época. La década de los 90 no está al margen de eso y, por lo mismo, aquí te presentamos 5 autos que fueron el sueño de niños y grandes.

Lo especial de esta selección es que sólo está limitada a autos "nacidos" en Japón y que llegaron a las carreteras y pistas de todo el mundo para ruborizar incluso a deportivos de alta gama como Ferrari y Porsche.

Al final de la lista te invitamos a votar por tu preferido.

    • 1.- Mitsubishi Lancer Evolution

      Se conoció popularmente como Evolution o simplemente Evo. Fue producido entre 1992 y 2016. Para muchos este automóvil forjó su leyenda con increíbles presentaciones y resultados en el Mundial de Rallyes, lo que le permitió extender su linaje durante 10 generaciones, cada una de ellas perfeccionando aún más una propuesta que era sinónimo de éxito.

      Cada una de estas generaciones se identificaba con un número romano (Evo I, Evo II, Evo III, etc.). El primer Evo se desarrolló en 1992 sobre la quinta generación del Mitsubishi Lancer ya que la idea era buscar al reemplazante del Galant VR-4 que por esos años era calificado como un auto grande y pesado para estar en el WRC. Se tomó como punto de partida la variante GSR, de corte deportivo, y se le instaló un motor del Galant, un bloque que entregaba 250 CV. De esta forma se logró conjugar la potencia de uno y la ligereza del otro.

      El resultado fue un verdadero monstruo de competición. Se construyeron 2.500 unidades, las que eran estrictamente necesarias para la homologación del mundial. La exitosa dinastía del Evo se despidió con una edición limitada de 1.600 unidades llamada “Mitsubishi Lancer Evolution Final Edition” que se presentó con muchos detalles exclusivos en cuanto a diseño además de tener un motor que disparó su potencia hasta los 300 CV.

    • 2.- Toyota Supra

      El Toyota Supra es para muchos otro de los autos que dan cuenta del espíritu deportivo de los japoneses en la década de los 90. Presentado oficialmente en 1992 ofrecía bajo su capó un motor 2JZ-GTE de doble turboalimentación, un propulsor de tres litros limitado por ley a 280 CV pero capaz de mucho más en las manos de un preparador.

      Actualmente es calificado como un “clásico moderno” y prueba de eso es su alta cotización en el mercado. Su leyenda se grabó a fuego en las nuevas generaciones tras protagonizar la franquicia conocida en Chile como “Rápidos y Furiosos”.

      Tan solo esta semana Toyota lanzó una nueva generación del Supra luego de 17 años de silencio. Se trata de la quinta generación de este icónico modelo, la más rápida alguna vez construida. Su valor ronda los 33 millones de pesos y ha sido calificado como un deportivo entretenido de manejar. Puede ir de 0 a 100 km/h. en 4,1 segundos para alcanzar un registro máximo de 250 km/h.

    • 3.- Mazda RX-7

      Este impresionante deportivo proveniente de Japón es considerado como uno de los automóviles con mejor equilibrio dinámico de la historia. Además de tener un diseño que enamora gracias a sus potentes curvas, este auto – ícono del juego de consola Gran Turismo, también lanzado en la década de los 90- ofrecía un motor rotativo de 1,3 litros , dos rotores y doble turbo que erogaba increíbles 280 CV que generaban, además, un sonido único y característico.

      Si bien sus primeras unidades se fabricaron a partir de 1978 hasta 2002, lo cierto es que su máximo esplendor lo alcanzo en la década de los 90 marcando la infancia o adolescencia de muchos fanáticos tuerca.

      La segunda generación, conocida como “FC3S” (FC) se fabricó desde 1986 a 1991. Dos años más tarde (1993) se presentó la tercera generación llamada “FD3S” (FD) la que se extendió hasta 2002 comercializando más 800 mil unidades en todo el mundo. En 1991 el RX-7 ganó las icónicas 24 Horas de Le Mans convirtiéndose en el primer y único auto japonés en conseguir ese título.

    • 4.- Nissan Skyline

      Pese a que este deportivo nace allá por 1955, es calificado como uno de automóviles que mejor refleja el espíritu de los años 90, periodo en el que estuvo disponible con tres generaciones conocidas como los R32, R33 y R34.

      Si bien este nombre data de mediados de los 50, su popularidad se disparó en occidente luego de ser uno de los autos elegidos para correr el juego de Play Satatión Gran Turismo. Sus versiones GT-R se convirtieron en objetos de deseo gracias a que montaba un motor RB26DETT con doble turboalimentación de seis cilindros que erogaba 280 CV de serie, pero que podía ser modificado para incrementar mucho más su potencia.

      El modelo producido desde 1989 hasta 1995 se denominó Skyline GT-R R32, creándose posteriormente diferentes versiones mejoradas (V-SPEC y V-SPEC II). Fue tal la entrada del R32 en aquel tiempo que incluso se creó el JGTC (Japanese Gran Turismo Championship) donde corrían junto a deportivos como el Honda NSX, el Mitsubishi Lancer o el Toyota Supra. En 1996 se introdujo en el mercado el modelo GT-R R33, mucho más largo que su predecesor y además equipado con un LSD activo. El R33 fue reemplazado en Japón durante 1999 por el GT-R R34 el que en 2002 cerró la producción de este icónico coche.

    • 5.- Honda NSX

      Este modelo ha sido calificado como "el rey de los autos japoneses de la década de los 90", la que precisamente fue inaugurada con la producción de este deportivo que asombró a todo el mundo motor. Se le conocía como el "Ferrari japonés" y en su historia incluso aparece Ayrton Senna quien colaboró en su puesta a punto. Destacaba por su rendimiento y su increíble relación peso-potencia que le permitía superar autos de la talla del Ferrari 348 y el Porsche 911.

      Básicamente era un superdeportivo con un chasis de aluminio que pesaba tan solo 208 kilos. Tenía un motor 3.0 V6 atmosférico en posición central con un sistema de distribución variable VTEC que lograba compensar, en parte, la ausencia de un turbocompresor. Este bloque desarrollaba 280 CV que le permitía ir de 0 a 100 km/h. en tan solo 5 segundos.

      Uno de los aspectos más destacados de este “superdeportivo” es que era un auto para ser usado tanto en el día a día como en un circuito de competición sin perder la comodidad y fiabilidad que lo caracterizaba. este auto no dejó de evolucionar hasta el 2005, año en que se decidió terminar con su producción.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
Encuentra
tu próximo vehículo

Palabras clave

Región

Categoría

Marca

2000Rango de años 2016

Precio

Fecha de publicación

Buscar
Limpiar
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores