Epstein pasó sus últimos días en reuniones de 12 horas con sus abogados y le transfirió dinero a tres reclusos para protegerse

El empresario que se quitó la vida al interior de la cárcel antes de enfrentar un juicio por tráfico sexual de menores, según el relato de los guardias, se quejaba constantemente de la insalubridad de su celda y tenía miedo de ser atacado por otros reclusos.

18 de Agosto de 2019 | 00:42 | EFE/ Editado por Pía Larrondo, Emol
Reuters
El magnate Jeffrey Epstein, que manifestó que odiaba su celda estrecha, húmeda e llena de insectos en la cárcel federal donde esperaba su juicio en Nueva York, pasó sus últimos días teniendo extensas reuniones privadas con abogados, asegura un artículo publicado este sábado en el The New York Times.

Epstein, que estaba en la unidad 9 Sur de la Metropolitan Correctional Center en Manhattan tras ser acusado por tráfico sexual de menores, fue encontrado colgado en su celda el pasado 10 de agosto y, de acuerdo con la Oficina del Médico Forense de la ciudad, el multimillonario se suicidó ahorcándose.

De acuerdo con el artículo "Recluso 76318-054: Los últimos días de Jeffrey Epstein" que cita a oficiales de la cárcel que pidieron anonimato, el financista, de 66 años, había contratado varios abogados para su defensa, con los que se reunía al menos 12 horas al día y muchas veces durante esos encuentros parecía "aburrido".

El juicio contra Epstein estaba previsto para inicios de 2020.

"Fue un trabajo por turnos, diseñado por alguien que tenía infinidad de recursos para tratar de obtener la mayor comodidad posible", dijo al diario uno de los abogados que lo visitaba.

The New York Times, citando sus fuentes de la cárcel, indica además que Epstein hizo lo posible para evitar ser víctima de otros reos.

Para esto, agrega el artículo, transfirió dinero a la cuenta que tienen al menos otros tres reos con la tienda de la cárcel -donde compran ciertos artículos de primera necesidad-, lo que se hace regularmente en la cárcel para tener protección.

El diario destaca que contrario a la vida de lujos, en la que se rodeó de muchas personas de poder y que lo llevó a adquirir una isla en el Caribe, así como una mansión valorada en 56 millones de dólares en Nueva York y un avión privado, a Epstein sólo se le permitía recreación una hora al día y podía bañarse cada dos o tres días.

Explican además que en la unidad 9 Sur donde Epstein esperaba por su juicio, está plagada de roedores y cucarachas, y con frecuencia los presos tienen que lidiar con agua estancada, heces fecales y orina por la tuberías defectuosas, dijeron ex reos y abogados.

Epstein fue arrestado el pasado 6 de y fue traído a Nueva York para enfrentar los cargos de la Fiscalía federal para el distrito sur de Nueva York y desde entonces estuvo en la Metropolitan Correctional Center en Manhattan.

Previo a la muerte del empresario, este tuvo un primer intento de suicidio el 23 de julio pasado, por lo que estuvo en vigilancia preventiva las 24 horas pero a los pocos días se le retiró y se le impuso un estatus especial por el cual debía recibir visitas cada 30 minutos y tener un compañero de celda, que no estaba presente el día que se quitó finalmente la vida.

Epstein tampoco contó con la vigilancia cada media hora el día de su muerte, según reveló el mismo diario. El Departamento de Justicia de EE.UU. se encuentra llevando a cabo dos investigaciones sobre la muerte de Epstein, una el FBI y otra la Oficina del Inspector General.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores