EmolTV

Marco Rubio, el senador "apasionado del sueño americano" que recibirá a José Antonio Kast en EE.UU.

Hijo de cubanos, la política latinoamericana es uno de los puntos clave en el discurso del parlamentario republicano que en 2016 buscó ser el candidato presidencial de su partido.

30 de Noviembre de 2021 | 12:44 | Por Ramón Jara A., Emol
Reuters
"El senador Rubio es un apasionado del sueño americano porque él mismo lo ha vivido". Así se define Marco Rubio, el parlamentario estadounidense que ha seguido una carrera política marcada por su ascendencia cubana, por lo que la situación en Latinoamérica y el rol que pueda jugar Washington en ella son uno de sus puntos centrales. Y es en esa línea que este martes recibirá en la capital norteamericana al candidato presidencial José Antonio Kast, a 19 días de la segunda vuelta presidencial en Chile.

La reunión con Rubio es uno de los encuentros importantes que el abanderado del Frente Social Cristiano sostendrá durante su gira de dos días en Estados Unidos. No se trata de una elección al azar: el senador norteamericano también sabe de estas experiencias al haber participado como candidato en las primarias del Partido Republicano de 2016, donde perdió ante Donald Trump. Eso, sumado a sus conocimientos sobre la política latinoamericana, son factores que pueden seducir al electorado de Kast.

Marco Rubio nació en Miami, Florida, el 28 de mayo de 1971. Sus padres, Mario Rubio y Oria García, son cubanos que llegaron a Estados Unidos en 1956, tres años antes del triunfo de la Revolución liderada por Fidel Castro en la isla. Un dato no menor y que el propio senador tuvo que rectificar, ya que en sus primeros años políticos decía que su familia huyó de la dictadura castrista, lo que fue desmentido por un reportaje de The Washington Post en 2011, que aclaró que el viaje de los Rubio García al país norteamericano fue antes y por motivos netamente económicos.

Con estudios superiores en la Universidad de Florida y la Universidad de Miami, donde se graduó de abogado, siempre ha estado ligado al Partido Republicano, vínculo que comenzó, según aseguró él mismo en su libro "Un hijo americano", por su admiración al Presidente Ronald Reagan. En esta formación, ha estado relacionado principalmente al ala más conservadora, el llamado "Tea Party". Mientras estudiaba trabajó para la congresista Ileana Ros-Lehtinen y también participó en 1996 en la campaña presidencial de Bob Dole, quien perdió ante el demócrata Bill Clinton.

"A través del amoroso y poderoso ejemplo de sus padres, aprendió la importancia del trabajo y la familia y se dio cuenta que todo es posible en Estados Unidos. Ahora, más de tres años después de su segundo mandato, continúa ese importante trabajo de hacer que el sueño americano esté al alcance de todos"

Biografía de Marco Rubio
Su carrera política despegó en 1998, como comisionado de West Miami. Dos años después, fue electo miembro de la Cámara de Representantes de Florida, cargo que ejerció hasta enero de 2009. El gran salto lo dio en 2010, cuando se quedó con un cupo en el Senado federal, apoyado principalmente por el Tea Party.

La llegada de Marco Rubio (casado por la iglesia católica y con cuatro hijos) a la Cámara Alta vino de la mano de un discurso conservador, a favor de la tenencia de armas y contrario al aborto y el matrimonio homosexual, pero también con un mensaje que él mismo enfatiza en su biografía: "Ayudar a traer el sueño americano al alcance de quienes sienten que se les está escapando", ya que asegura, él mismo ha vivido este sueño.

"A través del amoroso y poderoso ejemplo de sus padres, aprendió la importancia del trabajo y la familia y se dio cuenta que todo es posible en Estados Unidos. Ahora, más de tres años después de su segundo mandato, continúa ese importante trabajo de hacer que el sueño americano esté al alcance de todos", dice la biografía del parlamentario en su sitio web, que está en inglés y español, idiomas que él maneja a la perfección.

En el Senado, Rubio integra los comités de Pequeñas Empresas y Emprendimiento; de Relaciones Exteriores; de Inteligencia y el de Asignaciones, así como también el Subcomité sobre el Hemisferio Occidental, Delincuencia Transnacional, Seguridad Civil, Democracia, Derechos Humanos y Asuntos Globales de la Mujer.

Sin embargo, su llegada a la primera línea política no ha estado exenta de polémicas. Durante sus campañas, Rubio ha recibido más de 3 millones de dólares por parte de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), uno de los aportes más altos que ha hecho la agrupación. Emplazado por este tema en 2018 por un sobreviviente de un tiroteo en una escuela, el senador aseguró que "siempre aceptaré la ayuda de cualquiera que esté de acuerdo con mi agenda".

La aspiración presidencial

Tras su llegada al Senado, Marco Rubio experimentó un notable ascenso y popularidad. En 2012, apenas dos años después de su triunfo electoral, fue sondeado para ser compañero de fórmula del candidato presidencial Mitt Romney, quien posteriormente perdió con Barack Obama, que logró la reelección.

Sin embargo, cuatro años después, decidió postular como candidato en las primarias presidenciales del Partido Republicano en 2015 y 2016. Se enfrentó, entre otros, al senador Ted Cruz y al ex gobernador de Florida Jeb Bush, uno de sus mentores y que también aspiraba a obtener el apoyo de la disidencia cubana y el resto de los migrantes identificados con la línea conservadora, ya que su esposa es mexicana.

Partió relativamente bien, pero poco a poco su candidatura fue diluyendo, mientras la popularidad de Donald Trump crecía a pasos agigantados. Los enfrentamientos entre ambos en la campaña fueron de alto calibre: "Donald Trump quizás ha sido la persona más vulgar —no, no creo que quizás— que alguna vez haya aspirado a la presidencia en términos de cómo ha llevado a cabo su candidatura", dijo a CNN el senador, quien quería asomar como la carta partidista para vencer al entonces magnate, cuyo ascenso preocupaba a la cúpula republicana.

El gran golpe para Rubio ocurrió en su natal Florida, donde cayó inapelablemente ante Trump -27% de los votos versus el 45% de su adversario-, lo que fue calificado de "humillante" por los medios locales. Tras ello, el senador dio un paso al costado: "No es el plan de Dios que sea presidente en 2016 o quizás nunca y, aunque hoy suspendo mi campaña, el hecho de que he llegado tan lejos es una prueba de lo especial que es Estados Unidos".

Semanas después, con el triunfo de Trump confirmado, Rubio se cuadró tras su candidatura. Incluso, durante el Gobierno del líder republicano, el senador apoyó sus iniciativas y también rechazó el "impeachment" en su contra que buscaba responsabilizarlo por el asalto al Capitolio ocurrido en enero de este año.

Latinoamérica y la pandemia

Durante su estadía en el Senado, el discurso de Marco Rubio se ha centrado principalmente en política exterior, con Latinoamérica como factor central. En 2015, criticó duramente al entonces Presidente Barack Obama por la restitución de las relaciones diplomáticas con Cuba después de más de cinco décadas, asegurando que con esto le estaba dando "legitimidad a un Estado patrocinador del terror".

También ha sido un crítico del Gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, al punto de que en 2019 fue uno de los políticos (como el Presidente Sebastián Piñera) que llegaron a la ciudad fronteriza colombiana de Cúcuta para enviar ayuda humanitaria. "Más de 50 países se han unido a esta causa de ustedes (venezolanos). Estamos aquí para apoyarlos", dijo el senador, quien también reconoció al opositor Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela.

Sobre Chile, Rubio se ha mostrado cercano al Presidente Piñera, con quien ha sostenido reuniones en Estados Unidos. El 2 de diciembre de 2018, casi un año después del inicio del segundo periodo del Mandatario, el senador escribió en el Miami Herald que "el gobierno del Presidente Piñera presenta una oportunidad para que los Estados Unidos fortalezca las relaciones con nuestro aliado democrático y resuelva los problemas en la región".
"El Hemisferio Occidental enfrenta muchos desafíos, incluyendo la creciente producción de cocaína, el tráfico ilegal y la expansión de organizaciones criminales. Resolver estos y otros problemas requerirá que los Estados Unidos coopere estrechamente con Chile y otros aliados regionales en temas de economía y de seguridad", agregó.
"Mi deseo es que la relación existente con la administración de Piñera fortalezca aún más nuestros lazos económicos y conduzca a una mayor prosperidad para ambos países. Con ese fin, Estados Unidos también debería trabajar con Chile para desarrollar mejores leyes de protección en temas como la propiedad intelectual, regímenes regulatorios y fiscales menos costosos", enfatizó.

"El gobierno del Presidente Piñera presenta una oportunidad para que los Estados Unidos fortalezca las relaciones con nuestro aliado democrático y resuelva los problemas en la región

Marco Rubio
"En materia de Relaciones Exteriores, Rubio ha hecho noticia también últimamente por bloquear en el Senado la elección por parte del Presidente Joe Biden de Julyssa Reinoso como embajadora de Estados Unidos en España, principalmente por su rol de mediadora en la liberación de un agente estadounidense detenido hace dos décadas, a cambio de la expulsión a la isla de tres espías cubanos que cumplían condena en cárceles estadounidenses.

Por otro lado, Rubio también ha hecho polémica por su rol en la pandemia de covid-19. En diciembre de 2020, recibió la vacuna contra el coronavirus, justo en momentos que escaseaba el fármaco y muchos adultos mayores y funcionarios de la salud aún no se inoculaban, acaparando las acusaciones de abuso de poder.

El senador ha sido defensor acérrimo de las vacunas, pero en esa línea ha criticado lo que él considera uso excesivo de mascarillas. "Paren con el fetiche de las mascarillas. Si quiere usar una mascarilla como cortesía a los que están a su alrededor o porque no quiere enfermarse ni un poquito, úsela. Si quiere que sus hijos lleven mascarilla a la escuela, es su derecho. Pero no vamos a salir de esto con mascarillas", dijo en un video subido a su cuenta de Twitter.

"Paren con el fetiche de las mascarillas. Si quiere usar una mascarilla como cortesía a los que están a su alrededor o porque no quiere enfermarse ni un poquito, úsela. Si quiere que sus hijos lleven mascarilla a la escuela, es su derecho. Pero no vamos a salir de esto con mascarillas"

Marco Rubio
En la misma red social, criticó al secretario de Defensa de EE.UU., Lloyd Austin, quien en una visita oficial llegó a Filipinas luciendo mascarilla y protector facial. "Nuestro secretario de Defensa está vacunado, pero llega a Filipinas con mascarilla y protector facial. Vergonzoso teatro covid", escribió el senador, quien no sabía que el funcionario sólo respondía al protocolo exigido por el Gobierno del país asiático.

Ahora, Rubio espera a José Antonio Kast, cita que dará que hablar en nuestro país.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores