Free flow, terceras pistas y tren Santiago-Valparaíso: Las ideas de expertos para evitar futuros colapsos en la Ruta 68

Tres especialistas evalúan las causas del atochamiento vial del fin de semana largo. Baja inversión en infraestructura vial, falta de telepeajes y el alza en los ingresos de los chilenos son alguna de las razones de lo ocurrido.

03 de Abril de 2018 | 07:02 | Por Pía Larrondo, Emol
El Mercurio
SANTIAGO.- La tarde del domingo se produjo un colapso vial en la Ruta 68 en dirección a Santiago, calificado por las autoridades como un "histórico", ya que se contabilizaron más de 4.400 vehículos por hora en la vía a las 18:00, siendo que la capacidad es de 3.400.

Según los expertos, este "peak histórico" demuestra que existen falencias que deben ser arregladas a corto, mediano y largo plazo para evitar que se vuelva a producir un nuevo colapso de esta magnitud.

Lo anterior obligó al Ministerio de Obras Públicas (MOP) a crear una mesa de trabajo entre sus autoridades, el Ministerio de Transportes, las concesionarias y Carabineros, para evaluar los planes de contingencia de aquí en adelante.

"Esperamos que los resultados (de la mesa de trabajo) estén en operación en el próximo fin de semana largo que corresponde al 21 de mayo", comentó al respecto el titular de la cartera, Juan Andrés Fontaine.

Carlos Cruz, Iván Poduje y Fernando Bravo entregan su opinión sobre las causas del tránsito y proponen distintas soluciones a los problemas viales que presentan las infraestructuras actuales.


Expertos explican el peak histórico de Semana Santa y proyectan soluciones:
Lo ocurrido ayer (domingo) se debe a que hay más autos que los que habían, (…) por lo tanto, atochan cualquier infraestructura disponible para su circulación. En segundo lugar, dado el aumento del ingreso económico de las personas, tienen más movilidad. Por lo que hay más gente que se desplaza de un lugar a otro, y eso incrementa aún más la presión a nuestra infraestructura vial. La tercera razón es que nuestra infraestructura vial se diseñó a mediados de los noventa y está subdimensionada a lo que necesita el país. Por lo que hay que hacer una revisión más profunda, no solo de la infraestructura vial, sino que de los medios de transporte que se utilizan.

Hay que mejorar la infraestructura Santiago-Valparaíso y mejorar la Ruta 68, pero esto no va a resolver el problema de los dos cuellos de botella de los túneles. Por lo tanto, es muy difícil dotar a la Ruta 68 de toda la capacidad necesaria para solventar el tránsito que se está produciendo. Hay que pensar en la Cuesta La Dormida, que descongestiona mucho la presión sobre la Ruta 68.

La tercera alternativa es intensificar la idea del ferrocarril, no solo de pasajeros, sino que fundamentalmente de carga. Lo que permitiría sacar una cantidad importante de camiones de la ruta y alivianaría el desplazamiento de vehículos particulares.
Carlos Cruz, ex ministro de Obras Públicas
La capacidad de la autopista está colapsada, no solo en los fines de semana, sino que todos los días en los accesos de Valparaíso y Santiago. Hubo un problema estructural muy explosivo entre la interacción de las dos grandes ciudades y esto tiene que ver con que la carretera es prácticamente la misma que hace 15 años, pero ha aumentado el ingreso económico en las personas y la compra de autos. Asimismo, el litoral central se ha convertido en el lugar de esparcimiento de los santiaguinos, incluyendo la clase media.

La solución a corto plazo es arreglar urgente los accesos a Santiago y a Valparaíso, esto implica hacer terceras pistas, eliminar los peajes manuales y que sean 'free flow'. Se deben mejorar los dos puentes que hay (Mapocho y Estero de Lampa), ya que generan cuellos de botella en Santiago, y arreglar la llegada al camino Las Palmas y la bajada de Agua Santa en Viña del Mar.

La solución a mediano plazo es ampliar a tres pistas toda la capacidad de la vía, y también sus accesos. Y tener una vía paralela por la Cuesta la Dormida, que genera otra alternativa al acceso a Santiago. En tanto, la solución a largo plazo es tener el tren que conecte ambas ciudades, para desahogar la demanda de autos y buses, que fallan "recurrentemente".
Iván Poduje, arquitecto y urbanista. Socio de Atisba y director Espacio Público
Hay una demanda que ha superado la oferta radicalmente, porque las tasas de motivación en el país han subido mucho. Hay mayor motorización y nivel de ingreso, y el crecimiento en infraestructura no ha ido acorde al aumento de la demanda. En 15 años no ha habido mejoras estructurales en la Ruta 68. (…).

Hay contratos en las vías concesionadas que deberían revisarse porque no siempre obligan al concesionario a invertir en infraestructura. Por lo tanto, hay que revisar las nuevas licitaciones de las autopistas, para que se exija que inviertan en infraestructura cuando los niveles de servicio son inadecuados.

La solución a corto plazo sería el 'free flow', es impensado que todavía no exista en las autopistas directas a Santiago, como la Ruta 68 y la Ruta 5 norte; los autos no deberían parar. Por lo tanto, los concesionarios deberían llegar a un acuerdo para automatizar los peajes.

La solución del tren a Valparaíso ayudaría, pero no evitaría el colapso ya que es demasiada la demanda de automóviles. También ayudaría cobrar considerablemente más barato en los peajes fuera de las horas punta, como en las mañanas, para que la gente las ocupe.
Fernando Bravo, ex presidente de la Sociedad Chilena de Ingeniería de Transporte y consultor de CIS Transportes
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores