El día a día la única ex frentista que cumple condena en la cárcel por el crimen de Jaime Guzmán

En el penal de mujeres de San Joaquín, Marcela Mardones imparte el taller de masoterapia a sus compañeras, dentro de las que se encuentran "la Quintrala" y la madre de los hermanos Rojo. Va a misa y también le gusta leer.

15 de Noviembre de 2018 | 09:50 | Por Tamara Cerna, Emol
Emol.
SANTIAGO.- Hace un año y cinco meses que está recluida por un delito que cometió en abril de 1991. Según ella, quería volver a Chile tras una vida en el extranjero. Quería entregarse. Sin embargo, las circunstancias de su detención en junio del año pasado pusieron en duda dicha aseveración.

En la última década, había visitado Guatemala, Ghana, Francia, Brasil, El Salvador y Cuba con un pasaporte falso. Así también fue encontrada en el suelo nacional cuando pisó el muelle de Petrohué con un grupo de turistas que conocía desde Argentina bajo el nombre de Patricia Férnandez.

Pero su nombre no era ese. Ni tampoco Ximena, como le decían en el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR). Sino que Marcela Eugenia Mardones Rojas, una de las personas buscadas por el asesinato del ex senador y fundador de la UDI, Jaime Guzmán.

En marzo pasado la justicia finalmente dictó sentencia: fue condenada a 10 años y un día como autora del delito de "atentado terrorista contra una autoridad política con resultado de muerte". Actualmente, es la única de los casi diez requeridos por este hecho que está cumpliendo pena efectiva. En tanto, su ex pareja y supuesto autor material del crimen, acaba de ser detenido en México por el hecho.

Mesoterapia, libros y misas


Tras su traslado a la capital en junio de 2017, Mardones fue encerrada en la Unidad Especial de Alta Seguridad. Ya en mayo de este año, ingresó al Centro Penitenciario Femenino de Santiago, ubicado en la comuna de San Joaquín.

Allí, su día en la sección de custodia directa parte a las 6:30, al igual que el de las otras nueve presas con las que comparte pabellón. El lugar es pequeño y cuenta con una funcionaria encargada de la seguridad de las presas, además de vigilancia las 24 horas del día. También, alberga algunas internas cuyos casos fueron mediáticos.

10años y un día fue la pena decretada para Mardones por su participación en el asesinato de Jaime Guzmán.
Una de ellas es María del Pilar Pérez, conocida como "la Quintrala" tras acreditarse que contrató a un sicario para asesinar a su ex marido y la pareja de este. También se encuentra la madre de los hermanos Rojo, Jeanette Hernández, condenada a 32 años por el asesinato de uno y agresiones al otro.

El sector se reparte en dos piezas con camas de una plaza, y cada residente debe cumplir tareas cotidianas ligadas a la limpieza y orden. Además de estas, informaron fuentes de Emol, Mardones imparte el taller de masoterapia a sus compañeras, que consiste en un método curativo de algunas enfermedades a través de la aplicación de masajes.

Años antes, y bajo el nombre de Patricia, la ex guerrillera fue voluntaria del movimiento del sanador y vidente francés René Mey, motivo por la que pasó semanas en un campamento para refugiados en Ghana. También lo hizo en Liberia.

Con motivo de su detención, el medio News San Miguel de México aseguró que la madre de dos hijos "dedicó varios años de su vida a realizar terapias de sanación, promover la paz, meditar y convertirse en un ser de luz", y que a través de estas "ayudó a cientos de personas a sanar, a transmitirles un mensaje de esperanza”.

Fuentes de este medio también indicaron que a Mardones le gusta leer en el encierro. Frecuentemente solicita libros a la biblioteca del Liceo Santa María Eufrasia, ubicado al interior del penal.

También, añadieron, la ex frentista cuenta con "muy buena conducta" y, al igual que "la Quintrala", asiste a misa todos los domingos.

El resto de los compañeros


El 1 de abril de 1991, la compañera "Ximena" tenía una misión. Según se estableció en su condena, debía cuidar el auto, robado días antes a un taxista, en el que escaparon Ricardo Palma Salamanca, condenado como autor de los disparos, y Raúl Escobar Poblete, procesado por lo mismo.

Con este último, conocido como "Comandante Emilio", tuvo una relación de años y dos hijos. Con él, aseguró durante el proceso en su contra, salió del país en un bus hasta Buenos Aires, luego de pasar por un camping de Colliguay, donde se reunieron con otros ex frentistas.

Finalmente, la pareja se ocultó en Guanajuato, donde Escobar -hoy detenido por la justicia mexicana tras ser sindicado como presunto líder de una banda de secuestradores- se presentó como un fotógrafo. En dicho pueblo Mardones estuvo 12 años pese al término de la relación. Tras la detención del "Comandante Emilio", en junio del año pasado, salió de país en dirección a Chile.

Acá la justicia nacional pidió la extradición del exfrentista y en las últimas horas las autoridades mexicanas accedieron a detenerlo por el caso del fundador de la UDI.

En cuanto al resto de los involucrados, Mauricio Hernández Norambuena, condenado por el homicidio de Guzmán y el secuestro de Cristián Edwards a principios de los noventa, además de ser uno de los que escapó desde la Cárcel de Alta Seguridad en 1996, está cumpliendo pena en Brasil por el secuestro del publicista Washington Olivetto.

Recientemente, Francia otorgó asilo político al también fugado Palma Salamanca, apodado por sus ex compañeros como "el Negro" y también sentenciado por ambos hechos, frenando así las pretensiones de extradición.

Por su parte, Galvarino Apablaza, alias "Comandante Salvador", está procesado como líder del FPMR al momento de los hechos. A fines de diciembre el gobierno argentino le quitó el estatus de refugiado, a lo que apeló.

A "Rambo", o Alexis Soto Pastrián; y Miguel Ángel Peña Moreno se les señala como los que habrían proporcionado el auto usado ese día. Por el primero, el ministro Mario Carroza pidió la extradición a Cuba y por el segundo a Bélgica. .

En tanto, el gobierno francés rechazó la misma petición sobre Marie Verhoeven, procesada por el hecho como miembro de la cúpula del Frente y apuntada como la "Comandante Ana".

Quien sí cumplió condena como autor intelectual del homicidio ocurrido a las afueras del Campus Oriente de la Universidad Católica es Enrique Villanueva Molina. El llamado "Comandante Eduardo" fue procesado tras ocupar la cuarta jerarquía en la organización y se le impuso una pena de cinco años, con el beneficio de la libertad vigilada intensiva.

Consultado hace unos meses sobre los paraderos de los involucrados, el ministro Carroza aseguró a "El Mercurio": "La justicia ha hecho todos los esfuerzos posibles para ubicar a los involucrados y traerlos al país para que puedan ser juzgados".
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Ajedrez

Prueba el nuevo ajedrez y comparte tus resultados

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores