EMOLTV

Agenda valórica: Los temas a abordar y el tono que debería tener la discusión en una eventual convención

Según distintos expertos, debido a que se trata de temas que han polarizado a la sociedad en los últimos años, es necesario dar una discusión serena para dar cabida a todas las posturas.

06 de Octubre de 2020 | 07:00 | Por Felipe Vargas Morales, Emol

El pleno del Tribunal Constitucional ha sido el escenario en el cual se han dirimido los asuntos valóricos en Chile.

El Mercurio.
Han sido motivo de masivas marchas y encendidos debates políticos, sociales e incluso judiciales, tensionando a la sociedad chilena sobre todo en los últimos años. Se trata de la denominada "agenda valórica", cuyos temas serán sin duda uno de los más complejos de discutir durante el proceso constituyente que se avecina en el país.

De acuerdo con la teoría constitucional, este tipo de asuntos están relacionados a la conciencia de las personas, por lo que no siempre hay consenso de cómo definirlos en la legislación. Entre los más mencionados, está el aborto, la eutanasia, la regulación del matrimonio y la familia, y la relación entre las religiones y el Estado.

En ese contexto, distintos expertos y académicos en esta materia comentaron a Emol y al programa Agenda Constitucional de EmolTV sus visiones sobre cómo debe abordarse estas materias en una nueva Constitución, coincidiendo todos en que la clave estará en debatir con altura de miras, de manera serena y tolerante al respecto.

A modo de introducción, el director ejecutivo del Instituto de Estudios de la Sociedad (IES), Claudio Alvarado, junto a la directora de Nodo XXI, Daniela López, debatieron sobre qué se entiende por agenda valórica y cómo creen que esta debiera ser considerada durante el debate que se desarrollará en el proceso constituyente.

Al respecto, la abogada señaló que al hablar sobre esta materia, "lo primero que pienso es en Derechos Humanos", destacando que la mayoría de los derechos asociados en este ámbito ya están considerados como derechos fundamentales por distintos tratados internacionales, algunos de ellos ya suscritos por Chile.

En contrapartida, Alvarado comentó que "me recuerda la discusión en torno a los derechos pero a su vez recordando que son temas muy debatidos (...) porque cuando hablamos de un derecho hablamos de una exigencia de justicia, pero muchas veces están redactados los tratados internacionales de modo abierto y puedan tener varias lecturas".

"Dicho de otra forma, tenemos acuerdos muy claros respecto de derechos que están redactados de forma prohibitiva, como la prohibición de la esclavitud, la tortura, pero cuando pensamos en derechos que están redactados de modo ambiguo como la libertad de expresión, pero a la hora de bajarlos surgen diferencias", añadió.

"Concordando con Claudio, son debates que generalmente sacan ronchas, porque depende de la ambiguedad en la cual se vea. Yo tocaba el tema de los tratados internacionales, pero se ha avanzado mucho y han ido cambiando las sociedades. Por ejemplo, con el debate de la familia. Yo estoy muy interesada en cómo se va a discutir", dijo López.

En esa línea, el abogado constitucionalista y académico de la Universidad Diego Portales, Javier Couso, comentó que las diferencias a la hora de tratar esta clase de derechos también se expresan en cómo son regulados entre distintos países, recalcando que no hay una fórmula exacta ni una bala de plata.

"Hay constituciones que dejan esto entregado a la ley, por ejemplo, la Constitución de los EE.UU. no menciona la palabra familia. Entonces, lo hacen y otras no. La de EE.UU. no lidia con esto, pero otras si, como en Chile, donde desde la Constitución de 1925, hay separación formal entre Estado e Iglesia", explicó el también investigador del Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social (COES).

En esa línea, también destacó que "la actual Constitución establece que hay que proteger la vida del que está por nacer, pero eso ha sido objeto de distintas interpretaciones. La mitad del Tribunal Constitucional, a propósito de la penalización de tres causales de aborto, decía que esa norma implicaba que no podía haber aborto en caso de violación o inviabilidad del feto, y la otra mitad dijo lo contrario".

"Me recuerda la discusión en torno a los derechos pero a su vez recordando que son temas muy debatidos".

Claudio Alvarado, director IES
"Entonces, me parecería sano que se zanjara. Yo soy partidario de que la autonomía reproductiva de la mujer debiera tener rango constitucional y eso implicaría que el aborto no estuviera circunscrito solo a tres causales, sino que fuera una decisión propia de la autonomía reproductiva de las mujeres", añadió.

Asimismo, Couso manifestó que "preferiría un minimalismo constitucional en materia de la definición de familia y entregaría al legislador la decisión. O sea, creo que por la vía de la garantía constitucional de la igualdad ante la ley uno debería llegar a que hubiera un matrimonio igualitario, cuyo concepto está íntimamente relacionado con el derecho a la igualdad constitucional, que ya está garantizado en todas las constituciones y en tratados internacionales y que son un límite para el nuevo texto".

"Pero si uno quisiera estar seguro, el matrimonio igualitario quizás debiera asegurarse constitucionalmente, para que no haya dudas. Respecto a la eutanasia, es algo que yo dejaría entregado a la ley, no creo que debiera haber una garantía. Aquí entra el debate de qué tan extensa quiere uno que sea una Constitución", enfatizó.

Cómo resolver los puntos clave


En cuanto a la regulación de la religión, el profesor indicó que en Chile "tenemos una situación que de acuerdo al derecho constitucional comparado calificaría de separación formal de Iglesia y Estado, pero con una cierta prioridad de facto de la Iglesia Católica, que se manifiesta en cuestiones simbólicas como el Tedeum".

"Yo reforzaría la separación y neutralidad absoluta del Estado en relación a todas las visiones. Yo enfatizaría la necesidad de la neutralidad total. O sea, ya hay separación, pero le agregaría una clausula de neutralidad al Estado en su relación con todas las religiones, eso reforzaría una razonable laicidad que hay en Chile", recalcó.

Una visión distinta planteó el abogado constitucionalista y académico de la Universidad de Chile y la Universidad San Sebastián, Jorge Barrera, quien expresó a este medio que "uno de los temas ineludibles va a ser el de la libertad religiosa y la dificultad para que esta sea incorporada tal cual la concebimos hoy, ello, dado el quorum de 2/3".

"Digo esto porque de seguro se va a tratar de discutir la formula del ‘estado laico’, siendo Chile actualmente un estado "aconfesional", esto es, sin religión, pero no laico ni anticlerical, por lo que todas las autoridades se ven obligadas a respetar toda expresión religiosa, aun cuando ella sea ejercida con fondos públicos", añadió.

En esa línea, advirtió que "si se intenta eliminar o no incluir el resguardo adecuado de la libertad religiosa, vamos a tener dos debates profundos pero igualmente importantes: Uno sobre ejercicio de la libertad religiosa con fondos públicos y otro sobre ejercicio de la libertad religiosa en la esfera privada aun sin fondos públicos y sus límites".

"Hoy ambos temas están protegidos por igualdad ante la ley, autonomía de los cuerpos intermedios y libertad de conciencia, y es por eso es que todo grupo que profese activamente alguna fe, debería estar muy alerta y preocupado si se llega a debatir desde cero una nueva Constitución", expresó.

"Todo grupo que profese activamente alguna fe, debería estar muy alerta y preocupado si se llega a debatir desde cero una nueva Constitución"

Jorge Barrera, abogado
. En ese contexto, Barrera recalcó que "todo lo demás, eutanasia, matrimonio homosexual y sus efectos en la filiación, y aborto, van a tener correlato de ese debate anterior, dado el peligro futuro para la objeción de conciencia, sea ejercida con o sin fondos públicos".

En cuanto a qué cosas hay que cambiar y cuáles mantener, Couso sostuvo que "es un tema de discusión calmada y tranquila. Algunos temas hay que dejarlos entregados a la ley y hay temas importantes en que el TC se ha expresado, como en el tema del aborto, donde hasta ahora tenemos una cierta incertidumbre constitucional".

"Temas como la eutanasia y matrimonio igualitario son el tipo de cosas que debieran ser resueltas por ley, teniendo en cuenta de que hay una clausula constitucional que garantiza la igualdad ante la ley. Ahora, mi impresión es que va a ser sano que la sociedad chilena tenga estas conversaciones sobre estos temas”, complementó.

A su juicio, "Chile se merece discutir con tranquilidad y mirándonos las caras. Ha sido siempre muy oblicuo el debate, el país está maduro para tener estas discusiones con tranquilidad. No hay que ser dogmático sobre qué debe estar en la Constitución al respecto, pero es bueno que se sinceren todas las posiciones".

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores